Lunes 22 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Bucaramanga
Patrocinado por:
Viernes 19 de Abril de 2013 - 12:01 AM

Adiós Hermano Querido

Adiós Hermano Querido
Ahora que el Querido Hermano Alfonso Gómez Gómez atiende el llamado del destino y funde su existencia digna, prolífica y valerosa con la del Gran Arquitecto del Universo, se han oído, con razón y justicia, innumerables voces que exaltan su vida y su obra.

Se subraya su cabal sentido de la honestidad, principio al que nunca faltó porque de haberlo hecho, así fuera por un instante y en cualquier nimiedad, se hubiera puesto del lado de quienes ahora hacen de la desvergüenza un estilo de vida y una deplorable forma de ejercer los cargos públicos.
Es justo también que se haya destacado su indeclinable amor por el trabajo, al que entregó cada hora de su existencia que dedicó al servicio de los demás. Repitió siempre que solo valía la pena una vida cuando esta se dedicaba a servir y para firmar esto, puso el indeleble sello de su ejemplo.
Dignificó la política porque la ejerció con verticalidad moral y amplia sensibilidad humana. Ejerció en lo público con el esmero que el pueblo lo requiere, con el cuidado que los bienes ajenos lo demanda y con la mira puesta en los principios liberales que siempre inspiraron su quehacer político.

El Instituto Caldas
Pero hubo, sobre todo, una obra y un carácter suyo que marcaron su vida y la de muchas personas. Su obra máxima, la que le dio esa paz sonriente y desprendida de los últimos años, fue el Instituto Caldas, como matriz que fue y es de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Y su carácter fue el del sigiloso Maestro Masón que desde el ámbito secreto de la Logia Renovación 1-12 del Oriente de Bucaramanga, en octubre de 1951, decidió fundar un colegio que diera asilo laboral a los profesores marginados por el régimen conservador de la época y así mismo fuera emplazamiento para los hijos de los liberales a quienes, en ese entonces, se les marginaba de la posibilidad educativa.
En su doble condición de hombre público y Masón, Gómez Gómez comenzó una lucha titánica en contra de la intolerancia política y la idea inadmisible de negar el derecho a la educación a quienes comulgaran con ideas liberales. De ese esfuerzo, hecho en compañía especialmente de Alejandro Galvis Galvis y Armando Puyana Puyana, y junto a sus Hermanos de Logia, aunque muchas veces en solitario en el Congreso de la República y otras instituciones del Estado que entonces casi en su totalidad le eran adversas, hizo lo necesario para que pudiera nacer el Instituto Caldas.
De allí, de lo solemnemente pactado en una Logia y como una manera de promover con hechos la libertad, la igualdad y la fraternidad, Gómez Gómez y varios masones que entregaron gratuitamente su trabajo a los primeros años del colegio, cimentaron con la invulnerable amalgama de la fraternidad, una obra educativa que parió luego a la Universidad Autónoma de Bucaramanga que ha formado a decenas de miles de personas, luego de que este hombre titánico se decidiera a derrotar la barbarie.
Queda en quienes dirigen estas instituciones el inexorable encargo de representar su espíritu sereno e indoblegable y transferir su savia a estas nuevas generaciones, para que hagan de la práctica de principios como la honestidad, el trabajo y el servicio, que le caracterizaron a él, el renacimiento de una filosofía limpia y fecunda para que podamos rescatar el futuro, hoy refundido, de nuestra ciudad y nuestra región.

Epílogo
Ahora que el Maestro ha partido hacia el Oriente Eterno; ahora que ha comenzado a conocer los más recónditos misterios del ser junto al Gran Arquitecto del Universo; ahora que su vida encarnada ha dado su último paso y ha quedado escrita en letras de oro su historia sobre esta tierra, quienes lo quisimos y tuvimos el privilegio inmenso de aprender de su mano, de su palabra y de su ejemplo, lo despedimos con el corazón tibio y anhelante por recibir hoy la última perceptible vibración de su espíritu liberado.
Y sobre el pecho invicto de este Hermano Masón habrá siempre una rama de acacia como emblema de la inmortalidad de su espíritu y la frase ritual, el mantram final, el último contacto mientras alista su último viaje, desde el vestíbulo celestial de su nueva existencia: “Adiós Hermano Querido, id y descansad en paz”.

Publicada por
Carlos G. Martínez Gómez
Su voto: Ninguno (18 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Patrocinado por:
 
Dorado Festivo
Sorteo del 21 de Sep
6
7
8
2
Culona Festivo
Sorteo del 21 de Sep
5
5
3
5
Astro Luna
Sorteo del 21 de Sep
geminis
8
4
5
5

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones