Jueves 24 de Julio de 2014
Publicidad
Publicidad
Bucaramanga
Patrocinado por:
Sábado 20 de Abril de 2013 - 12:01 AM

846 indigentes de los 1.290 que hay, están identificados

Nelson Díaz / VANGUARDIA LIBERAL
Imágenes como esta captada en el Boulevar Bolívar con Carrera 18 son frecuentes en la ciudad. Los habitantes de calle revisan tanto en material de construcción como de residuos sólidos elementos para vender y con ese dinero comprar sustancias alucinógenas.
(Foto: Nelson Díaz / VANGUARDIA LIBERAL)
“Aspiré y ahora estoy aquí en la calle”. Así resume Eduardo la forma como llegó a ser uno de los 1.290 habitantes de calle que hay en la capital santandereana.

Y es que la vida de Eduardo, un bumangués que estudiaba Química Farmacéutica en una importante universidad de la ciudad, dio un giro trascendental cuando empezó a probar las drogas.

“Yo era un estudiante muy ‘pilo’… en el colegio me ascendieron de octavo a décimo y salí muy joven del bachillerato… en la universidad me iba muy bien, pero en segundo semestre empecé a consumir y ahora estoy aquí”, narra Eduardo tendido en un andén de la Carrera 13.

Asegura que una de las razones que lo llevaron a probar las sustancias alucinógenas, además de la curiosidad, fue la poca atención por parte de sus padres.

“La falta de afecto y diálogo me llevó también a estar  sumergido en el mundo de las drogas que se vive en la calle”, agregó Eduardo, quien hace tres semanas cumplió 29 años y lleva 11 como habitante de calle.

De hecho, contó que “antes veía a mi padre y me saludaba y me mandaba a alguien para que me diera comida, ahora no tengo ni su saludo”.

De la misma manera ‘Palito’, quien se la pasa por inmediaciones de la Avenida Quebradaseca con un palo pegándole a las llantas de los buses para medirles el aire y pedirles una moneda a los conductores, asegura que el consumo de sustancias como el pegante, la marihuana y el bazuco lo llevaron a la condición de habitante de calle.

De hecho, esa respuesta fue el común denominador de más de veinte indigentes consultados por esta Redacción durante un recorrido realizado por sectores como el Parque Centenario, la Carrera 15 y la Avenida Quebradaseca.

Sobre esta situación la secretaria de Desarrollo Social, Martha Lucía Oliveros Uribe, sostuvo que de los casi mil 300 habitantes de calle que hay en la ciudad, 846 ya fueron caracterizados.

Esto quiere decir, según la Funcionaria, que están plenamente identificados, tienen su cédula de ciudadanía y se les ha brindado atención de limpieza y salud a través de brigadas articuladas con la Secretaría de Salud del municipio.

Además, a cerca de 300 de esas personas en condición de indigencia se les brindó atención de rehabilitación a través de convenios con instituciones dedicadas a esa labor, sostuvo.

“Sabemos que el 90% de los habitantes de calle son consumidores de sustancias psicoactivas. Ellos tienen papá y mamá viviendo en la ciudad, pero el mundo de la adicción los sacó de sus hogares y los absorbió… ellos ya no aceptan normas ni reglas sino que los rige el consumo de esas sustancias”, afirmó Oliveros Uribe.

En mayo habrá hogar de paso
Oliveros Uribe aseguró que pese a que continuará este año atendiendo a algunos habitantes de calle a través de instituciones dedicadas a esa labor, el próximo mes se garantizará un hogar de paso para estas personas.

“Desde el año pasado hemos aportado a fundaciones para llevar a cabo, de manera conjunta, un proyecto social que entregue atención integral al habitante de calle, especialmente en la rehabilitación”, afirmó.

En este sentido, informó que mediante Shalom Casa de Paz, el Municipio está atendiendo a 80 habitantes de calle; en Hogar Jerusalén son 45 personas las beneficiadas y en Consentidos son 100 los habitantes de calle que reciben atención integral.

No obstante, aseguró que “como controlar el consumo de sustancias psicoactivas después de que una persona lleve más 20 años en adicción es muy difícil, lo que queremos garantizar es un hogar de paso”.

Según Oliveros Uribe, este hogar sería una realidad el próximo mes y estaría ubicado en inmediaciones a la Avenida Quebradaseca.

“Estamos en la etapa precontractual pero ya en mayo debe estar funcionando”, dijo la Funcionaria, sin ofrecer más detalles sobre ese proyecto.

Sin embargo, aseguró que lo que se pretende con ese hogar es que los habitantes de calle puedan tener un lugar definido dónde dormir, bañarse y recibir alimento.

“Nosotros no podemos obligarlos a estar recluidos en un solo sitio… por eso el hogar de paso es para que tengan un lugar donde ellos tengan garantizado por lo menos un baño y un mejor lugar para dormir”, dijo.

La labor está en la prevención
Según la secretaria de Desarrollo Social, Martha Lucía Oliveros Uribe, otra de las acciones que está haciendo la Administración Local para evitar que el problema del habitante de calle se incremente en la ciudad, es prevenir el consumo de drogas.

“Ya tenemos un proyecto de acuerdo para que se establezca como obligatorio realizar talleres a niños y padres en los colegios para tratar las formas como se pueden prevenir las diferentes adicciones desde el hogar”, afirmó.

Sostuvo además que programas como ‘Bucaramanga crece contigo’ y ‘Jóvenes tolerantes’ también le están apostando a evitar el consumo de drogas en los menores.

El habitante de calle se dedica al reciclaje
Algunos de los habitantes de calle que hay en la ciudad se valen de la labor de ser recicladores para obtener dinero para comprar las sustancias psicoactivas.

Según la secretaria de Desarrollo Social, Martha Lucía Oliveros Uribe, esta situación ya se tiene plenamente identificada a través de la tarea que viene adelantando la Administración Local con los comandos ambientales.

“Ellos revisan las basuras y buscan cartón o material reciclable para venderlo y con lo de la venta es que compran la droga… pero ya los estamos interviniendo también mediante los comandos ambientales, con personal de la Secretaría invitándolos a participar en un programa de rehabilitación… pero no es tarea fácil porque ellos, por la misma adicción, se resisten a mejorar… aunque hay algunos que sí toman esa decisión”, relató la funcionaria. 

No dar dinero a los habitantes de calle
Las causas que llevan a una persona al infierno de la droga son la carencia de afecto, de autoridad, educación y el problema de las familias disfuncionales.

La afirmación la hizo Jorge Enrique Zafra, miembro de la Policía Metropolitana que trabaja con los habitantes de calle.

Para Zafra resulta importante que los padres de familia tomen las riendas en la formación de sus hijos.

“Hay papás que quieren hijos exitosos, pero ellos son mediocres; quieren hijos respetuosos, pero ellos no respetan; entonces todo empieza desde la casa”, afirmó.

Además, sostuvo que de las experiencias que conoce de personas que han llegado a la indigencia, hay casos de jóvenes que “le sacan la factura a los papás por sus malas acciones y creen que auto-eliminándose en la calle van a castigar a los papás”.

Es por esto que lanzó la invitación a la ciudadanía a no sentir lástima sino comprensión por los habitantes de calle. Igualmente, instó a los bumangueses a no dar dinero a estas personas, ya que ellos aunque digan que es para comida, lo utilizan para comprar droga.

“Los que quieran ayudar lo pueden hacer con bonos solidarios o en las fundaciones”, agregó.


Publicada por
SONIA GAMBOA
Su voto: Ninguno (3 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Patrocinado por:
 
Dorado Tarde
Sorteo del 24 de Jul
7
7
4
9
Culona
Sorteo del 24 de Jul
7
4
6
8
Astro Sol
Sorteo del 24 de Jul
aries
1
0
4
7

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones