Sábado 20 de Diciembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Región
Patrocinado por:
Martes 04 de Diciembre de 2012 - 04:16 PM

El lugar donde los próceres no pueden descansar

Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
El lugar donde los próceres no pueden descansar
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)
Sumida en el abandono y cerrada para los visitantes se encuentra la Capilla de Jesús de Nazaret, también conocida como el Panteón de los Próceres en El Socorro. Según relatos populares, allí se conservarían los restos de héroes de Revolución Comunera, de la independencia de la Provincia de El Socorro y de los protagonistas de los hechos ocurridos el 20 de julio de 1810.

Una placa en mármol blanco, que no tiene nada que ver con la edificación de piedra tallada de la época de la colonia, con un grafiti escrito en negro que dice “amor del bueno”, recibe a los turistas y curiosos que preguntan cómo pueden entrar a la Capilla de Jesús de Nazaret del Socorro, también conocida como el Panteón de los Próceres, el lugar donde, se dice, reposan los restos de los héroes de la Revolución de Los Comuneros y la independencia de la Provincia del Socorro, desaparecidos y fusilados, como Antonia Santos Plata, Manuela Beltrán y Francisco Obregón Plata.

“Llamen al cura que tiene la llave”; “pregunte en la Casa de la Cultura que allí le dan información”; “venga a las 2:00 de la tarde que de pronto está el sacristán”; “pídale permiso a la curia”. Estas son algunas de las respuestas que dan a los turistas.

Poca es la información que logra encontrarse sobre el lugar, pero sí muchas críticas, especialmente, por el estado de abandono en el que se encuentra –según la comunidad por una restauración a medias que se le hizo hace más de una década– y por la falta de proyectos culturales y arquitectónicos que permitan que esta antigua e histórica edificación no termine, como muchas, siendo escombros.

El custodio de los próceres

Uriel Castillo es el sacristán de la parroquia Nuestra Señora del Socorro, ubicada en el parque principal de este municipio, y el encargado de vigilar el sepulcro de los próceres. Lleva tres años en este oficio y 20 viviendo en este pueblo. Asegura que desde que le fue encomendada la labor de custodiar el sueño de los ‘héroes caídos’, no pasa un sólo día sin visitar el Panteón y sin hacer las reparaciones que se necesiten.

Al ingresar al Panteón y evidenciar el mal estado en el que se encuentra, Uriel relata que, según dice la gente, hace más de 20 años este lugar fue destruido por un grupo de “expertos”, quienes llegaron con picos, palas, baúles y todas las intenciones de llevarse el supuesto oro que se conservaba bajo las paredes y los pisos.

El grupo, al parecer de arqueólogo y expertos en patrimonio inmueble, fue enviado por Colcultura –hoy Ministerio de Cultura– y tenía como misión realizar la restauración del Panteón. “Se dice que aprovecharon para destruir todo a su paso. Fue así como movieron los restos de los héroes y heroínas y lo dejaron prácticamente en ruinas”, cuenta Uriel.

Pero, ¿dónde están los restos de la heroína Antonia Santos Plata?, ¿se sabe cuál es el punto exacto dentro del Panteón donde está sepultada Manuela Beltrán?, ¿mártires del Socorro como José Antonio Ardila Plata y el capitán Pascual Abreo reposan en este lugar, como lo afirma la placa de mármol que se ubica en la entrada de este viejo panteón? No hay evidencia de que esto sea así. Sin embargo, Uriel cuenta que durante la restauración muchos osarios con los supuestos restos de estos personajes fueron sacados de las paredes del lugar y enterrados frente a su altar.

Los restos mortales de Antonia Santos Plata, líder de la guerrilla de Pinchote que murió fusilada en julio de 1810 por prestar apoyo a tropas rebeldes, al parecer, no fueron tocados. Se sospecha que se encuentran detrás de una pared de ladrillo que resalta en uno de los muros de piedra de la capilla.

“Quise reparar los marcos de madera de la entrada, porque están a punto de caerse, y fortalecer algunas vigas, pero me dijeron que no invirtiera nada en ese lugar, pues si hace parte el Patrimonio de la Nación, son el Estado y la Administración Municipal los encargados de preservarlo”, afirma Uriel.

¿Túneles?

Mucho se ha especulado alrededor de si existe o no una serie de túneles que atraviesan El Socorro y que, supuestamente, llevaron a tropas y monjes españoles a escapar por la serranía de Los Cobardes el 9 y 10 de julio de 1810, durante los enfrentamientos que le dieron la independencia a la Provincia del Socorro.

El Panteón de los Próceres, por su ubicación, estaría construido sobre una parte del supuesto sistema de corredores, los cuales, por los cambios urbanísticos del municipio, la construcción del alcantarillado y las vías, están tapados y no tienen acceso.

“Detrás del altar existe una entrada. Un día, por curiosidad, logré entrar y llegué hasta la mitad del Panteón, pero me faltó el aire y tuve que salir”, cuenta Uriel Castillo.

Milena Casteblanco, guía de la Casa de la Cultura  ‘Horacio Rodríguez Plata’ de este municipio, narra que durante sus años de bachillerato en el Colegio Avelina Moreno, junto a sus compañeras de clase, ingresaban a estos pasadizos secretos a jugar a las escondidas. Según dice, se ubicaban debajo del monumento.

“De repente nos encontrábamos con los restos de humanos esparcidos por el suelo. El susto nos sacó a perder despavoridas. Nunca supimos si eran huesos de personas que estuvieron enterradas en el antiguo cementerio o si hacían parte de los túneles secretos”, añade Casteblanco.

Sin embargo, Ana Isabel Urrea, profesora de historia y quien adelanta estudios sobre la Independencia en Socorro, testifica que no existen documentos que avalen la existencia de estos túneles. Lo mismo afirma Emilio Arenas, quien durante décadas ha estudiado diversos temas en esta zona y quien afirma que todo hace parte de mitos y relatos populares.

“Es posible que allí se encuentren los restos de los próceres de la patria, pero lo único cierto es que no hay nada claro. Lo triste es que este es un patrimonio arquitectónico desperdiciado”, dice Urrea.

Otros datos

Según Ana Isabel Urrea, el Panteón de los Próceres  es una construcción colonial de 1809. Por su parte, Pedro Manuel Pérez Villareal, director de la Casa de la Cultura, dice que el lugar fue la ermita o capilla de los Gómez, una familia tradicional de este municipio durante la lucha independentista, y que fue la primera iglesia que se construyó en el pueblo.

Sin embargo, “todo se conoce desde la tradición oral, no existen documentos que lo aseguren y mucho menos investigaciones. Al parecer, la familia Gómez hizo la iglesia dentro del campo santo, hoy Colegio Avelina Moreno, para sepultar allí los cuerpos de los católicos”, comenta Pérez Villareal.

Ana Isabel Urrea respalda la versión del sacristán Uriel Castillo. Añade que para 1990, Colcultura envío un grupo de curadores para adelantar un estudio del Panteón y el Gobierno Nacional destinó una partida de dinero para arreglarlo.

“En 1971 un arquitecto santandereano de apellido Mantilla Romero ya había analizado el lugar. Dejó unos planos que fueron conservados durante años por el Ministerio de Vías y Transporte, en su momento”, recuerda esta curiteña.

Al crearse Invías, asevera Urrea, los planos desaparecieron, pero ella, en un intento desesperado por recuperar la historia del Panteón, viajó hasta Bogotá y logró recuperarlos. “Se los entregué a la Alcaldía del entonces mandatario Plinio Ordóñez y supe que se destinó una partida para la restauración, pero no volví a saber del tema”, afirma esta estudiosa del tema.

Esta experta agrega que en una carta que reposa en la Biblioteca de la Casa de la Cultura El Socorro, se cuenta que el lugar fue construido por un sacerdote finalizando el siglo XVIII, que hasta 1884 fue la capilla del cementerio del pueblo, que luego pasó a ser parte del Batallón del Socorro y finalmente, en 1964, fue entregado al Colegio Avelina Moreno.

Gerardo Martínez, director de la Casa de la Cultura de Floridablanca y estudioso del tema, afirma que muchos de los héroes y heroínas de la época fueron fusilados en la plaza de este municipio comunero por traidores. Esto significa que, “al llevarlos a las tumbas o fosas para su sepultura, nunca fueron identificados, como escarmiento para los pobladores que decidieran revelarse. A lo mejor, sí reposan los restos de estos próceres en el lugar”, complementa Martínez.

El rompecabezas sigue sin armarse. A lo mejor, como afirman muchos de los consultados por Vanguardia Liberal, nunca logre reconstruirse la historia completa de este lugar. Lo única verdad es que con el pasar del tiempo y lo mal que se encuentra la edificación, podría desaparecer para siempre y llevarse consigo cientos de relatos que jamás se conocerán.

 

Publicada por
XIOMARA MONTAÑEZ MONSALVE
Su voto: Ninguno (7 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Patrocinado por:
 
culona
Sorteo del 20 de Dic
1
5
5
5
dorado tarde
Sorteo del 20 de Dic
3
6
8
9
Astro Sol
Sorteo del 20 de Dic
piscis
2
0
3
6

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones