Domingo 21 de Diciembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Región
Patrocinado por:
Miércoles 02 de Enero de 2013 - 06:25 PM

El reciclaje ilegal: una mafia que se esconde en el Centro de Bucaramanga

Mauricio Betancourt/VANGUARDIA LIBERAL
El reciclaje ilegal: una mafia que se esconde en el Centro de Bucaramanga
(Foto: Mauricio Betancourt/VANGUARDIA LIBERAL)
Vanguardia Liberal hizo un recorrido por las calles del centro de Bucaramanga y conversó con habitantes de calle, recicladores, ‘escobitas’ y personajes de la noche, quienes narraron cómo funciona la compra y venta ilegal de materiales reciclados, cuya transacción se hace, casi siempre, con drogas y tragos de mala calidad.

 

Más de tres toneladas de basura esparcida por andenes, calles, entradas de locales comerciales, semáforos y decenas de rincones del Paseo del Comercio, entre las carreras 15 y 19, son la muestra de que allí horas antes de las 9:00 de la noche se libró un ataque contra el medioambiente, donde los protagonistas fueron los vendedores ambulantes, los comerciantes formales y los transeúntes.

El escuadrón de ‘escobitas’, 42 en total, trabajadores de la Empresa Municipal de Aseo de Bucaramanga, Emab, empieza su labor bajo la tenue luz naranja que alumbra los residuos dejados después de una intensa jornada de ventas en el último mes del año.

El sonido de las motocicletas, los carros, los buses, los camiones que transportan carnes y verduras, la música de los bares de mala muerte y uno que otro borracho discutiendo con su pareja siguen los pasos de los ‘escobitas’, quienes cada noche y hasta el amanecer, limpian esta zona de la ciudad.

Pero los ‘personajes de amarillo’ no están solos. Los acechan hombres y mujeres, algunos vestidos con harapos, descalzos, ansiosos y malhumorados, quienes como fieras a su presa buscan aferrarse a los residuos antes de que sean llevados por el escuadrón de barrenderos hasta el carro recolector.

Son los recicladores nocturnos, los que ‘sin ley’ recorren las calles de la ciudad, buscando el sustento diario, que encuentran en los residuos que todos botan.

Cada uno guarda cientos de historias, como la de Manuel*, un reciclador que ejerció esta actividad de manera informal y que ahora está empleado en una empresa dedicada a este oficio. Él, como muchos de los personajes que recorren el centro en las noches, conoce a los llamados ‘parches’ de la 23 y el centro, encargados de controlar el microtráfico de estupefacientes, detrás de la compra y venta ilegal de cartones, botellas, plásticos, latas y papeles. 

“Les mantienen el vicio”

“Un alcalde que tuvo esta ciudad, no bien recordado por muchos, me dijo que trabajara para una empresa de aseo cuando era un reciclador informal. Entonces pensé, pero si he estado desde los 13 años metido en la basura y ahora este señor me manda a trabajar otra vez en ella, ¿qué me estará diciendo? No entendía el mensaje, pero me di cuenta de que los seres humanos somos como los carros recolectores. Llenamos nuestra cabeza con odios y envidias, hasta que encontramos un sitio donde descargar lo que guardamos y poco a poco vamos cambiando nuestra existencia y nuestra vida”.

Parado sobre un tapete de verduras podridas, charcos que expelen olores irritantes, sacos con botellas de trago de $1.000 y $3.000 vacías, cáscaras de plátano y papa, hojas de mazorca y manojos de cebolla junca podridos, Manuel, de 52 años, recuerda los días en los que como reciclador deambulaba por esta colorida zona aledaña a la Plaza de Mercado, llena de prostíbulos baratos, graneros y residencias por $5.000.

Asegura que llegó a ser casi un indigente y que como muchos de los niños, jóvenes y ancianos que hoy buscan cartones, latas, plásticos, botellas y toda clase de objetos en la basura, él también estuvo en su lugar, tratando de ganarse la vida.

Hoy, a pesar de tener un trabajo formal, tiene que recorrer estas mismas calles, donde ve a los ‘parceros’ que a causa de la droga y el alcoholismo no han podido abandonar la indigencia y, como él dice, no han descargado la basura que les atormenta la cabeza.

A él le preocupa el terreno que han ganado los ‘parches’ del centro y de la 23, reconocidas agrupaciones que se disputan la venta de drogas al menudeo y que utilizan el intercambio de toda clase de desechos recolectados por los habitantes de la calle para atraerlos a las sustancias alucinógenas.

“Uno ve por las calles a los indigentes corriendo con cartones, plásticos y latas de bóxer, rumbo a la Quebradaseca y los alrededores de la calle 25 con carrera 18, y nadie se imagina que tienen una cita con el ‘jíbaro’ que les paga con ‘bichas’ de bazuco y trago barato los kilos de reciclaje que ofertan”, asegura Manuel.

“A mí me han llamado al orden muchas veces”, narra este reciclador. Y todo tiene lógica: no les sirve que las calles estén limpias, porque es en la basura donde esconden las ‘bombas’ (paquetes de droga), que los recicladores nocturnos a veces transportan en sus cartones o zorras, y que son entregadas a otros distribuidores. Así es que se maneja esto. Al ‘gamín’ se le paga con droga, es la mula de las calles de la ciudad”, dice Manuel.

‘Taolamba’ y el de la camioneta

El ‘parche’ de la 23 se extiende desde la carrera 18 con avenida Quebradaseca hasta la carrera 14, según contaron algunos recicladores.

Por su parte, el parche del Centro adelanta la venta de estupefacientes desde la avenida Quebradaseca, cobijando la carrera 15, hasta el sector del parque Centenario. “El que pasa las fronteras está ‘quiñao’ (chuzado)”, dicen los recicladores de una carreta mientras organizan los cartones que llevan para la venta.

“El duro del ‘parche’ la 23 es ‘Taolamba’, un negro alto y fornido, que con el solo apodo asusta”, dice un hombre que lo ve cada noche cuando saca una báscula y la ubica en un poste de la carrera 16 con calle 23, listo para comprar a los habitantes de calle todo lo que lleven.

A las 10:00 de la noche ‘Taolamba’ aún no ha llegado a su puesto de trabajo. Sin embargo, un grupo de aproximadamente 15 habitantes de calle, entre ellos varias mujeres, lo esperan tirados en los andenes del sector.

La calle está poco iluminada. Solo unos cuantos camiones se ven parqueados. “Nadie baja por esa calle y menos de noche. Se arriesga uno a que lo chucen”, afirma Manuel.

En este punto se da uno de las mayores intercambios de estupefacientes, licor de mala calidad y materiales reciclados.

Según contaron algunos testigos de lo que allí ocurre y que pidieron a Vanguardia Liberal reserva de sus nombres, los habitantes de calle van hasta seis veces en una noche donde compradores como ‘Taolamba’ y por cada viaje de cartones, latas, maderas y plásticos ganan $5.000. Pero nunca reciben el dinero, les pagan con alucinógenos. 

“Casi siempre esta actividad se da entre las 8:00 de la noche y las 2:00 de la mañana. Cada ‘bicha’ de bazuco vale en promedio $1.000. Es decir, que por cada 20 o 30 kilos que venden en reciclaje los ‘gamines’, reciben cinco dosis. ¿Se imaginan la fiesta que hacen si ‘coronan’ los cinco viajes?”, explica este testigo. 

El ‘parche’ del centro opera distinto. Según afirman los recicladores, un hombre que se desplaza en una camioneta y que carga un peso en el platón del vehículo es el que compra el reciclaje. “A veces paga en dinero y otras con trago de $1.000”, añade el reciclador.

“He visto como los ‘gamines’ amarran los cables que se roban a los postes y lo queman para sacar el cobre. Arman casi incendios y nadie les dice nada, ni la Policía, que sabe y está enterada de todo lo que ocurre en estas calles en las noches”, comenta un comerciante de la carrera 15 con calle 23.  

La compra y venta de reciclaje no siempre es ilegal. Algunos comerciantes, quienes tienen grandes bodegas y venden a empresas de fuera de la ciudad, pagan a los habitantes de calle y recicladores el dinero que se merecen. Sin embargo, no existe una tarifa estandarizada para el pago.

“Lo que más consigue el habitante de calle en la noche es el plástico, el cartón, el aluminio o la lata. En esta época el cartón bajó de precio y los indigentes lo utilizan como cama, pero cuando incrementa su valor, todos pelean por venderlo. ¿Quién regula el precio? No sabemos quién impone las reglas, pero es evidente que sin control la ciudad nunca estará limpia del todo”, concluye uno de los recicladores nocturnos.

¿Qué dicen las autoridades?

Según el comandante (e) de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, el coronel William Boyacá Zambrano, detrás de la venta de estupefacientes conocida como microtráfico se esconde una problemática social grave, pues la mayoría de recicladores son consumidores.

“La Policía adelantó este año el plan ‘Corazón Verde’, el cual incluía una estrategia dedicada a contrarrestar el tráfico de estupefacientes en menores cantidades y conseguimos buenos resultados. Sabemos lo que ocurre con los recicladores informales, pues hace un año detectamos 80 sitios dedicados a esta actividad y hemos destruido el 50% de estos, emblemáticos por la venta y consumo de estupefacientes”.

Sobre los ‘parches’ de la 23 y el centro, aseguró Boyacá Zambrano, “los tenemos georeferenciados y sabemos que estos como otros ‘parches’ de la ciudad operan en parques como Antonia Santos y Centenario. Estamos adelantando un trabajo mancomunado con la Fiscalía para atacarlos”.

DATOS

* 846 habitantes de calle existen actualmente en Bucaramanga, según la Secretaría de Desarrollo Social del municipio. Se estima que 360 sobreviven reciclando en el centro de la ciudad.

* En promedio, según la Empresa Municipal de Aseo de Bucaramanga, un habitante de calle dedicado al reciclaje recoge entre 10 y 15 toneladas de residuos.

Publicada por
XIOMARA MONTAÑEZ MONSALVE
Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Patrocinado por:
 
BOYACA
Sorteo del 20 de Dic
6
4
5
5
EXTRA NAVIDAD
Sorteo del 20 de Dic
1
7
1
3
Astro Luna
Sorteo del 20 de Dic
acuario
2
0
4
7

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones