Sábado 19 de Abril de 2014
Publicidad
Publicidad
Región
Patrocinado por:
Viernes 11 de Enero de 2013 - 11:10 AM

Golondrino: el perro por el que se va a perder una casa

Nelson Díaz/VANGUARDIA LIBERAL
Golondrino: el perro por el que se va a perder una casa
(Foto: Nelson Díaz/VANGUARDIA LIBERAL)
Benedicto Sánchez tiene embargada su casa porque Golondrino, un perro al cual alimenta desde hace casi siete años, estuvo involucrado en un accidente que lastimó el dedo de un hombre de 68 años. Vecinos de Benedicto dicen que es injusto, porque el animal no le pertenece, pero amigos del afectado aseguran que está reclamando su derecho. La deuda asciende a seis millones de pesos.

Golondrino es un perro viejo, sin dientes. Los gatos que habitan el barrio España, por donde deambula, le pasan por encima sin que se inmute. Amparo Laitón, vecina y defensora de los animales, dice que Golondrino no es agresivo. No lo parece, tampoco.

Es un perro callejero que hace siete años apareció por el lugar. Los vecinos le dieron comida. Varios son dueños de mascotas y no les molesta darle un plato de sopa a uno más.

Golondrino, agradecido, siente el deber de defender el territorio y ladrarles a ciclistas y motociclistas que pasan por el terreno escarpado.

Y como si supiera que es el perro de la discordia, se echa con las orejas gachas en una esquina de la casa de Benedicto Sánchez y su esposa María del Tránsito Candela. Apenas comienza el año, pero la situación de ambos ya pinta muy complicada: la casa que compraron luego de toda una vida de trabajo está a punto de ir a remate, por culpa de un accidente que Golondrino provocó y que terminó afectado una falange de su exvecino, Hernando Cañas.

El 27 de septiembre de 2007, a las 11:30 a.m. Hernando iba en moto por la vía donde viven Benedicto y su esposa. A unos 20 metros, estaba Golondrino subido en un peñasco. Al verlos pasar, ladró, bajó la peña corriendo y chocó contra la motocicleta.

A partir de aquí comienza la controversia. ¿Hernando se lastimó el dedo con la caída? ¿Fue con la moto? ¿El perro lo mordió? ¿Golondrino tenía dientes en ese entonces? ¿Era agresivo? Testigos hay de parte de Benedicto y de Hernando. Pero el perro también tiene sus defensores: la fundación Fanat (Fundación amiga de los animales y la naturaleza), que asegura ser la encargada del perro, que levanta la cabeza cada vez que lo nombran.

-¿Ahora detestan a Golondrino?

-No –dice María del Tránsito sin dudar-. El perro no tuvo la culpa, fue un accidente.  

Pero Hernando dice lo contrario y además, contradice el argumento que ha esgrimido Benedicto durante estos cinco años y por el cual no se defendió legalmente a tiempo: que el perro no es suyo, que solo le da comida.

1. La versión de Benedicto

Benedicto y María del Tránsito son dos campesinos nacidos en Floridablanca. Tienen tres hijos, dos ya organizados y uno que vive con ellos. Cursaron hasta quinto primaria y toda la vida han tenido animales.

Están casados hace 40 años. Ya no tienen cerdos, porque están construyendo edificios alrededor y el olor era insoportable, pero se las arreglan con las cabras. No habitan la casa embargada, la tienen en arriendo. Prefieren vivir en una parcela.

Ese día de septiembre de 2007, María del Tránsito estaba preparando la comida de los cerdos. De pronto, escuchó al perro chillar. Al asomarse, vio que tanto Hernando como Golondrino estaban debajo de la motocicleta. Asegura que no vio al perro abalanzarse o morder. No vio sangrar a Hernando y supone que pudo haberse cortado con una lata de la moto o lastimarse con una piedra.

Hernando siguió su camino. María del Tránsito volvió a lo suyo. Benedicto estaba afuera vendiendo carbón.

A las seis de la tarde, Hernando regresó. Interpeló a Benedicto y le advirtió, dice el campesino, que tenía que pagarle, pero no le dijo cuánto, pero que tenía que hacerlo “por las buenas o por las malas”, por el perjuicio ocasionado por el perro. Benedicto replicó que el animal no era suyo.

 Durante los años siguientes recibió citaciones para conciliar. Nada se logró, cada uno empeñado en sus argumentos, y el proceso siguió adelante. Benedicto insiste en que nunca le dijeron cuánto tenía que pagar.  

Manuel, vecino del barrio donde el caso se ha hecho famoso, considera que la situación es injusta: perder la casa por un perro.

El juzgado 19 municipal de Bucaramanga falló en contra de Benedicto y dispuso el embargo de su casa, para lograr que Benedicto pague los seis millones de pesos, además de los intereses.

El abogado de Benedicto desde el año pasado, Roberto Flórez, señala que hay dos salidas: conciliar o interponer una tutela para anular el fallo. Encuentra que la demanda no debió haberse interpuesto contra Benedicto, sino contra el Estado, que es el encargado de velar por los animales callejeros a través de las fundaciones.

Sin embargo, hay una cosa clara, un error  por ignorancia por parte de Benedicto, que la ley no exime: no se defendió adecuadamente. Alguna vez  acudió a una cita de conciliación con un conciliador externo, pero ni siquiera conserva papeles del proceso que se adelanta en su contra.   

¿Es demasiado tarde? Benedicto no puede pagar ese dinero. Asegura que no lo tiene. Fanat sugiere un acuerdo, pero Hernando no está dispuesto.

2. La versión de Hernando

Hernando Cañas tiene 68 años. Trabajó toda su vida como maestro de obra. Ese día de septiembre iba camino al Centro de Salud Toledo Plata para recibir oxígeno. Hernando padece una enfermedad pulmonar llamada Epoc Severo, que representa un alto costo, pues debe recibir oxígeno permanentemente.  

Según el expediente, Golondrino, “propiedad de Benedicto Sánchez”, se les atravesó a él y al motociclista que lo llevaba al centro de salud y los derribó. Hernando quiso levantarse, pero el perro “le agarró la mano izquierda, causándole una lesión grave en la primera falange”. Hernando le dijo a Vanguardia Liberal que Golondrino se le lanzó al rostro y él se protegió con las manos.

El Doctor Sergio Andrés Flórez, que lo atendió en el Hospital Universitario amparado en el seguro de la motocicleta, diagnosticó la amputación de la falange distal 1 de la mano izquierda.

Hernando vive de la colaboración del gobierno y de una de sus hijas, porque no tiene trabajo. En el expediente dice que se vio afectado en sus intenciones de conseguirlo, debido a la mordida del perro. Recuerda que Golondrino antes sí tenía dientes y era muy agresivo, pero Fanat y Benedicto lo niegan.

También manifiesta que la salud de su esposa está tan deteriorada como la suya.  

Hernando fue vecino durante año y medio de Benedicto Sánchez. Asegura que el perro es del campesino y por eso demandó. Una de sus hijas permanece en el barrio. Dice que trató de conciliar, pero Benedicto no quiso.

Contradice a Benedicto cuando aquel asegura que no le dijeron cuánto debía pagar. Hernando dice que en una primera conciliación le dijeron a Benedicto que pagara un millón de pesos por los perjuicios materiales y morales.

Ahora, Hernando está reacio. Y temeroso también. Dice que durante un tiempo, Benedicto fue agresivo con él. Benedicto lo niega. Hernando dice que Benedicto sí se asesoró, pero no lo hizo bien.

Tampoco odia al perro. “La culpa la tiene el dueño, porque no lo mantiene en las condiciones adecuadas para que no ataque a la gente. Si me hubiera mordido la cara, habría sido peor”.

¿Y qué le pasará a Golondrino? Golondrino está al amparo de Fanat. No es agresivo, pero si fuera determinado así, se podría resocializar, explica Alejandro Sotomonte, veterinario y director de Fanat. En algunos casos, los animales agresivos son sacrificados. Incluso lo son aquellos que no encuentran hogar.

¿Qué pasa si un perro callejero comete un daño, un accidente? ¿Quién se encarga de ellos? Vecinos del sector temen que darle comida a un perro pueda tener unas implicaciones demasiado grandes.

Dicen que los animales no son tan inteligentes como los humanos. Pero lo único cierto es que Golondrino ya no les ladra a las motos.

¿Quién cuida a golondrino?

Alejandro Sotomonte, director hace 10 años de la Fundación amiga de los animales y la naturaleza, Fanat, dice que la Fundación se encarga de Golondrino. Amparo Laitón, integrante de Fanat, le lleva la comida, cuida de él y de otros gatos y perros abandonados en el sector del barrio España. Ella dice que es injusta la forma como se decidió el caso de Benedicto Sánchez.

Sotomonte busca una conciliación. “No porque esté en la calle, un perro es agresivo. Algunas reacciones agresivas son espontáneas. Los perros ladran ante la invasión del espacio, custodian la casa donde les dan comida aunque no vivan allí”.

Alejandro, dentro de su conocimiento de las leyes de protección animal, señala que el Juzgado 19 no tuvo en cuenta la ley 497 de 1973 antes de fallar en contra de Benedicto. La ley señala que los animales abandonados deben ser protegidos por las alcaldías, en conjunto con los centros de bienestar animal. 

La responsabilidad por las mascotas

La Ley 746 de julio 19 de 2012 señala que los propietarios de perros deben:

1. Mantenerlos en un lugar higiénico y sanitario, alimentados y custodiados.

2. Se podrán tener perros en los edificios privados y públicos, siempre que pertenezcan a alguien.

3. En la vía pública deben ir con su correa.

4. Hay que recoger las heces.

5. En caso de incumplimiento: el animal será decomisado por la policía y el propietario pagará una multa de cinco salarios mínimos diarios por no portar la correa, 10 salarios mínimos legales diarios por no portar el bozal en el caso de los ejemplares agresivos y 15 salarios mínimos diarios por no portar el respectivo permiso.

Publicada por
BELKYS P. ESTEBAN
Su voto: Ninguno (6 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Patrocinado por:
 
CULONA
Sorteo del 17 de Abr
6
0
1
9
MOTILON
Sorteo del 17 de Abr
9
4
2
2
Astro Luna
Sorteo del 17 de Abr
cancer
2
3
3
4

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones