Miércoles 23 de Abril de 2014
Publicidad
Publicidad
Región
Patrocinado por:
Viernes 01 de Febrero de 2013 - 09:09 AM

Nubia sigue buscando justicia

Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
Nubia sigue buscando justicia
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)
Nubia Patricia Carreño está tratando de recuperar la vista y salvar su ojo izquierdo, luego del ataque con ácido que sufrió en 2010. Nubia asegura que la Eps no ha cumplido con la tutela que falló a su favor y que la obliga a apoyarla con el tratamiento. La Eps Solsalud la controvierte.

Nubia Patricia Carreño está desesperada por salvar su ojo izquierdo, el único que le queda. Después del ataque con ácido que sufrió a manos de un celador que se prestó para el plan macabro de un vendedor envidioso, Nubia empezó una valiente cruzada para identificarlos y capturarlos. Y para salvar algo de su rostro. Los dos hombres, David Mosquera, autor material, y Edison Díaz, autor intelectual, pagan 27 y 24 años de cárcel, respectivamente.

Pero su ojo no ha obtenido la misma justicia. Justicia que la Eps Solsalud le niega, afirman ella y su abogado, Fabián Serrano.

“El peor ataque que Nubia sufrió no fue solo de parte de esos tipos, sino también de la Eps”, dice Serrano, frustrado de pelear contra una entidad que se mantiene en la misma posición en cada nota de prensa que cuestiona la situación desde el año pasado.

Con cada mes que corre, la esperanza de Nubia de volver a ver se nubla más.  

Reconstruir el rostro y la vida

Nubia habla tranquila, sonríe mucho. Está acostumbrada a luchar, ese es su temperamento. Es una mujer sencilla que le da la bendición a su hijo mayor cuando sale de la casa. “Juicioso”, le dice mientras le hace la señal de la cruz en el pecho antes de que él salga. Los cinco hijos de Nubia han correspondido a la fortaleza de su mamá y a pesar de que aún son adolescentes, están muy conscientes de los procedimientos médicos que requiere para reconstruir su rostro y también su vida.

El domingo pasado, la necesidad obligó a Nubia a volver a Girón para vender mandarinada, naranjada, pinchos y mazorcas, como solía hacer antes del ataque. Fue una sensación agridulce, porque la familia del agresor aún la mira con rabia.

Nubia está cobijada bajo una medida de protección. Está tranquila, pero ahora revisa siempre quién llega a su casa, quién llama por teléfono, quién la busca. Los gastos no esperan, claro, este año los muchachos volvieron a estudiar, hay que pagar el arriendo, la comida. Hay que salir a buscar el dinero con o sin temor.

En el colegio le han colaborado para que los hijos estudien, los vecinos, amigos y donaciones le han ayudado a subsistir estos dos años. El padre de sus hijos se fue, no les pasa un centavo. Después de tener incluso dos empleados, ahora solo  le quedan las deudas que adquirió para operarse el ojo izquierdo. Debe casi 10 millones que prestó para realizarse dos cirugías de córnea. Una se la pagó Solsalud, pero el dinero para las otras lo ha conseguido con bazares y caridad.  

En total se ha practicado nueve cirugías en el ojo. La más importante, la que podría devolverle la vista, está en espera. El oftalmólogo Juan Carlos Abad, especialista en trasplante de córnea artificial en Colombia, le aseguraba, hace un año, una recuperación de más del 90% de su visión. Doce meses, después la efectividad de la cirugía disminuye. En Solsalud no le han aprobado esta operación, dice ella, porque es muy costosa, porque no hay convenios. Tampoco le dan las medicinas que requiere. Ni siquiera genéricos.

La meta es salvar el ojo

El tratamiento de Nubia en el ojo es permanente y empieza con la aplicación constante y sin interrupción de la medicina necesaria para que no se pierda, como pasó con el derecho. Nubia no sale con frecuencia y es su hija de 16 años quien reclama la medicina genérica que desde octubre no recibe. “Hace 15 días se estuvo (la niña) un día allá. Ocho días después se estuvo desde las 11 hasta las 6 de la tarde. La semana pasada mandé a una auxiliar de enfermería para que hiciera la fila y estuvo desde temprano en la mañana hasta las dos de la tarde con los papeles y le dijeron que no, que esa medicina no estaba radicada en el sistema, que fuera el día siguiente a las siete. Desde las seis se fue a hacer fila ese día y a la una de la tarde le dijeron que ya habían radicado la medicina, que la reclamara el 25 de este mes”, explica Nubia. Han dilatado el proceso de entregarle las gotas estos tres meses. Le dicen que regrese al mes siguiente y así. La dosis le alcanza para un poco más de 20 días.

El miércoles 23 de enero llamó para cerciorarse de que, en efecto, esta vez la medicina estuviera radicada, es decir, apareciera en las listas de la Eps después de ser aprobada por la entidad. Le contestaron que no, que no estaba radicada. Nubia dice que así ha sido siempre con Solsalud. Tutelas, peleas.

Los problemas comenzaron a finales de 2010, pocos días después del ataque con ácido. Solsalud tiene convenio con el Instituto Médico oftalmológico de Colombia, Imoc y allí remitieron a Nubia para que trataran el daño que sufrió en sus ojos. El ojo derecho era el más afectado. Nubia y su hija aseguran que las medicinas que le recomendaron para ese ojo no eran suficientes para salvarlo y las citas demoraban tanto en ser concedidas, que nada se pudo hacer por él. Desesperada  por el dolor, su familia llevó a Nubia al Hospital Universitario de Santander, donde le practicaron exámenes y ocho días después le notificaron que ese ojo estaba perdido y que si quería hacer algo por el otro, debía ser remitida a la Fundación Oftalmológica de Santander, Foscal.

En diciembre, comenzó el tratamiento con el Centro Oftalmológico Virgilio Galvis. El diagnóstico era complicado: acartonamiento severo de la piel y anexos, retracción severa de ambos párpados que le ocasiona un ectropión severo (el borde de uno de los párpados se pliega o se tuerce), secreción purulenta abundante, necrosis del 50% de la conjuntiva bulbar, córnea opaca con adelgazamiento inferior e hipopion (existencia de leucocitos y fibrina cámara anterior del ojo) del 20%. En la historia médica se puede leer que el oftalmólogo le explicó a la familia de Nubia el pésimo pronóstico: podría perder el globo ocular.

Los médicos trabajaron duro, le realizaron un trasplante de córnea e iniciaron un tratamiento. Nubia puso también de su parte –y de su plata- y  compró las medicinas que le recetaron, porque en Solsalud seguían entregándole las genéricas que, asegura, no es que no le sirvan, pero no hacen lo suficiente por su ojo. Nunca les han autorizado un medicamento de la marca solicitada por el oftalmólogo.

Nubia y su hija pelearon para que Solsalud autorizara sus citas en la Foscal. Hasta el momento, Nubia afirma que la entidad solo ha pagado una cita y un procedimiento quirúrgico y no ha cumplido a cabalidad con la tutela interpuesta el 7 de febrero de 2011 contra la secretaría de salud de Santander y Solsalud, en la cual se obliga a la Eps a “realizar las gestiones necesarias tendientes para autorizar, practicar y suministrar todos los servicios de manera integral” que ella requiere.

Después de nueve cirugías, los esfuerzos realizados por los profesionales dieron sus frutos y para el 12 de mayo de 2011, Nubia ya veía más clara la luz y los colores, pero los médicos de la Foscal le dijeron que solo existía un procedimiento más que podría salvarle la visión: una cirugía de córnea artificial. Le recomendaron al Doctor Juan Carlos Abad, en Medellín, y Nubia se aferra a esta esperanza.

Tres veces acudieron en 2012 a citas médicas con el Doctor Abad. Angustiada y sin saber qué hacer, Nubia acudió nuevamente a Solsalud para que le autorizaran la cirugía, que cuesta un poco más de 20 millones de pesos. La negativa de Solsalud y su insistencia en que debía ser revisada por un profesional de Imoc, vinculado a la red de la entidad, convencieron a Nubia, quien aceptó durante una reunión con los directivos de la Eps el 24 de octubre de 2012, que acudiría a las consultas oftalmológicas en este centro médico. La Eps, por su parte, aceptó revisar la cuenta de gastos de Nubia, que ascendía a 14 millones de pesos, de los cuales solo han desembolsado cerca de cuatro.

Un día después, los profesionales que la atendieron en el Imoc ratificaron la recomendación de los oftalmólogos de la Foscal: “Requiere de manera prioritaria procedimiento de colocación de queratoprótesis –la córnea artificial- en Medellín por el Doctor Abad”.

Nubia espera. Desde esa fecha nada más se ha podido hacer por su ojo izquierdo, pero no se rinde. En enero Nubia cumplió 37 años. Se ha realizado 22 cirugías en la totalidad de su rostro. Si se opera, podrá volver a trabajar, a levantarse. A los 30 años, de la mano con sus cinco hijos, vino a Bucaramanga para eso. Ellos la ayudaban con la venta. Lo estaban logrando.

La versión de Soldalud

La Eps Solsalud asegura que las reclamaciones de Nubia Patricia Carreño se limitan a unas medicinas que solicita a la entidad y unas reclamaciones por unos pagos.

“Nos reunimos personalmente con ella y con la hija y quisimos destrabar el proceso. Nosotros tenemos que cumplir unos requerimientos administrativos para pagar y lo podemos hacer sobre certezas, entonces le dimos su tiempo para que pudiera buscar otros soportes. Lo que consiguió, se le pagó. Se le ha ofrecido ir escalonadamente en la red de servicios, tenemos una Ips especializada en oftalmología llamada Imoc. El médico que la ve a ella es un oftalmólogo oculoplástico. Entendemos que tiene cierta afinidad con un médico en Foscal, pero en este momento no es un sitio de referencia de nosotros. En Imoc le hemos dado las citas, pero ella se niega a ir. Posteriormente con la hija fueron a una cita y autorizamos lo que le mandó el médico. Pero ella consulta nuevamente particular. No recibe la medicina, porque ella no va a las citas. Y eso nos perjudica porque el sistema se mueve entre servicios y pagos. Sabemos que habrá que hacerle más procedimientos, pero hasta ahora no se los han mandado.

"Cuando han venido aquí directamente se les ha atendido. Estamos abiertos a seguirlo haciendo. En cuanto a la medicina, nosotros le damos lo que dice el médico, aprobadas por el Invima. El tema de las medicinas las debe hablar con el médico. No podemos rebatir esa formulación. En cuanto a la operación, la realizan en diferentes partes del país y no solo en Medellín. Nosotros buscamos en la red si se le puede hacer, pero en el Imoc no se la han ordenado, ni en la Foscal se la han ordenado. Sí coinciden en que hay que hacerle la cirugía eventualmente. Cuando nos traiga la solicitud, la aprobaremos. Se sabe que no la hacen aquí, pero ella no necesita que se la haga equis persona, sino que le hagan el procedimiento. Hay instituciones también en Bogotá”.

Publicada por
BELKYS P. ESTEBAN
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Patrocinado por:
 
CRUZ ROJA
Sorteo del 22 de Abr
3
2
4
5
MOTILON NOCHE
Sorteo del 22 de Abr
3
2
5
6
Astro Luna
Sorteo del 22 de Abr
piscis
4
6
1
8

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones