Domingo 26 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Región
Patrocinado por:
Lunes 18 de Marzo de 2013 - 02:52 PM

Así se aprende español en Bucaramanga

Javier Gutiérrez/VANGUARDIA LIBERAL
Así se aprende español en Bucaramanga
(Foto: Javier Gutiérrez/VANGUARDIA LIBERAL)
La ciudad es cada día más apetecida por los extranjeros que buscan aprender o perfeccionar el idioma español. El Gobierno incentiva a que las universidades se preparen para esto con el programa ELE Colombia, Español como Lengua Extranjera. Así aprenden este idioma los estudiantes de diversos países que vienen de intercambio y que buscan nuevas oportunidades laborales.

El punto de encuentro es la Plaza de Mercado Central. Raúl, un estudiante chino de español y literatura de la Universidad de Comunicación de China, vestido con ropa deportiva y un morral, espera la llegada de su compañera de clase de español, Laurence Stevens, de Bélgica.

Vendedores de minutos y de lotería, ‘coteros’, indigentes y curiosos ven con extrañeza la presencia de este joven de 20 años. Sus ojos rasgados, su timidez y su pausa al hablar le dicen a los curiosos que “este chino no es de aquí”.

Junto a él está la profesora Dilma Imara Becerra Rozo, amante de las lenguas extranjeras, formada para educar en idiomas como el inglés y el francés, pero que esta vez se le midió al reto de enseñarle a Raúl y Laurence el español.

Por un momento Raúl, que adoptó este nombre porque en su idioma, el mandarín, es difícil pronunciar su nombre real, se ríe al ver pasar a un hombre cargando unas cajas que llevan inscripciones en chino. Los presentes le preguntan: “¿Chino qué dice ahí? ¿Usted sabe?”. Raúl les responde: “Llevan jabón con aroma a rosas”.

Inician el recorrido sin Laurence. Ella no ha podido salir de las oficinas de la Unab donde adelanta su práctica relacionada con economía y comercio. Raúl entra al lugar y de inmediato dirige su mirada a las uchuvas, fruto exótico, rico en vitaminas A y C, que también se cultiva y se comercializa en su país. “Allá es muy costoso, solo en mi pueblo, Tan-Tung, ubicado al noreste de China, se consigue más barata”, cuenta a Dilma y los vendedores de fruta.

La profesora lo deja que interactúe con todas las personas que se le acercan. “Raúl pregunte todo lo que no sepa o que vea raro que la gente le contestes”, afirma Dilma. Ella sabe que de esta forma él, como el resto de estudiantes de otros países que han llegado a la Unab, este es un buen método para desarrollar la competencia del español.

Estas y otras estrategias utilizadas por los docentes e instituciones de educación superior, hacen parte del programa ELE Colombia, adelantado por el Gobierno Nacional como parte de su plan de desarrollo. ‘Español como Lengua Extranjera’ agrupa a 28 universidades avaladas por el Ministerio de Educación Superior,      que ofrecen cursos de español para extranjeros.

La idea es “convertir a Colombia en el destino más importante de Latinoamérica para el aprendizaje del español, ofertar a las universidades colombianas y visibilizarla ante el mundo”.

Tal vez el color, el olor o la amabilidad de la gente hicieron que este estudiante de español “soltara la lengua” y aprovechara la práctica para aprender más sobre lo que ha leído en obras como Cien Años de Soledad, de Gabriel García Márquez. “Mi propósito es leer lo máximo que pueda de las grandes obras de la literatura colombiana, porque así puedo aprender más español y conocer bien este país”, asegura.

La llegada de Laurence

Laurence Stevens llegó apurada, buscando un encargo que le había hecho su jefe de la Unab. Con su pronunciación un poco enredada contó a los vendedores de frutas y verduras que ella buscaba un fruto largo, café, con ‘pepitas’ negras en una punta, que se utilizaba para acariciar la piel.

Nadie le entendía, pero uno de los comerciantes le dijo: “¡Tranquila monita! Aquí tiene lo que busca. Eso se llama papaya”. Ella le dijo que no, pues ya conocía ese fruto.

Mientras caminaba en busca de su encargo, Laurence contó que tiene 23 años, que estudio ciencias económicas y que tiene una maestría transporte y comercio marítimo. Desde hace dos meses llegó a Bucaramanga para adelantar una práctica y así mejorar el español.

También contó que aprendió este idioma en España, pero cuando llegó a Latinoamérica encontró que los acentos, la pronunciación y muchas palabras eran bastante diferentes a las que se conocen en ese país. “He tenido que trabajar duro en esto, pero me he sentido muy bien porque la gente en esta ciudad es amable”, explica. 

El recorrido junto a Raúl se extendió durante hora y media. Esa tarde se eligió al nuevo Papa y algunos vendedores le contaron al ‘chino’ lo que ocurría en las pantallas de sus televisores, pero a él le pareció poco importarle. Laurence no prestó atención, pues buscaba con desespero el fruto que le habían encargado. Finalmente, los curiosos supieron que la blanca y rubia mujer buscaba un estropajo.

Raúl por su parte se concentraba en aprender más sobre la yuca, en el pimentón (que pronunciaba pi-men-tong), en el brocolí y la coliflor (que según le dijo una joven vendedora “son hermanos”), en el tamarindo y las arvejas.

 “A ellos hay que darles confianza y después, traerlos al ambiente, relacionarlos con cosas cotidianas, con la gente del común para que aprendan el idioma. En esto se basan mis clases, un recorrido por la ciudad, un acercamiento a la cultura y las costumbres de Bucaramanga”, explica la profesora Dilma.

Colombia, entre los más buscados

Un estudio realizado en el continente en 2010 por universidades afiliadas al Sistema Internacional de Certificación de Español como Lengua Extranjera, Sicele, reveló que Colombia se ubica dentro de los cinco países elegidos por los extranjeros para aprender español, junto a México, Costa Rica y Ecuador.

Por esto, desde hace dos años, el Gobierno, junto a los ministerios de Educación y de Relaciones Exteriores trabaja en la estrategia ELE Colombia, que figura en el punto número 61 del plan de desarrollo de la administración del presidente Juan Manuel Santos.

Según Édgar Mendoza López, docente de la Unab y doctor en Educación, el programa busca visibilizar en el ámbito internacional a las instituciones que tienen el programa ELE, crear estrategias turísticas y de formación junto con la marca Colombia, hacer investigaciones entre universidades y crear páginas web que muestren a los futuros estudiantes las actividades culturales del país, su gastronomía, arquitectura y museos.

“Las universidades deben aunar esfuerzos porque se trabaja de manera aislada. La idea es que todas compartan y presenten el mismo tipo de información. Además, se busca difundir los requisitos que necesitan los foráneos para saber cómo entrar al país como estudiante y dónde pueden encontrar información”, añadió este docente, que también es licenciados en Idiomas.

Carlina Arenas Rojas, directora del Instituto de Lenguas de la Unab, comenta que existen dos tipos de extranjeros que quieren aprender español en la ciudad: los que llegan por razones laborales o de negocios, y los estudiantes de intercambio.

“Con los primeros se hacen planes de trabajo de acuerdo a la disponibilidad de tiempo que tengan, y a los estudiantes de intercambio se les matricula en una clase de español intensiva, porque deben tomar materias de las carreras y aprender a comunicarse con sus compañeros de clase.

Por su parte, Mariela Gómez, directora del Instituto de Lenguas de la Universidad Industrial de Santander, UIS, explica que el flujo de extranjeros que llegan a Bucaramanga ha aumentado. No obstante, la demanda aún  no se dispara y los foráneos llegan con visa de turistas y no de estudiantes, y esto es un requisito que deben traer.

“Por ahora nosotros trabajamos clases personalizadas con estudiantes de Alemania y Canadá. Bucaramanga es una ciudad tranquila, que no tiene desplazamientos complicados y que goza de un buen clima. Sin embargo, más allá de la oferta de programas de español, si queremos ser líderes en su enseñanza, debemos mejorar la infraestructura de servicios de alojamiento”, concluye Mariela Arias de la UIS.  

 Razones por las que llegan extranjeros a estudiar español a Colombia:

  1. Tienen amistades en este país.
  2.  Entablan relaciones sentimentales.
  3. Consiguen un trabajo estable.

DATOS:

* España es el país que más recibe foráneos que buscan aprender el idioma español. En América, México, Costa Rica, Colombia, Ecuador, Chile y Argentina, son los más visitados, según el Sicele.

* 1.270 estudiantes, según el estudio de Sicele, se inscribieron en el curso de español como lengua extranjera ofertado por instituciones de educación superior de Colombia, en  2010.

* Bogotá, Medellín, Barranquilla, Cartagena, Bucaramanga, Manizales y Tunja son las ciudades más apetecidas por los foráneos para aprender español en Colombia.

* A pesar de que la demanda de los extranjeros que vienen al país aprender español es poca, según los expertos, los programas y la capacidad instalada par atenderlos es mucho mayor.  No obstante, la violencia y las drogas son temas que aún afecta la imagen de Colombia en el exterior.

Publicada por
XIOMARA MONTAÑEZ MONSALVE
Su voto: Ninguno (4 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Patrocinado por:
 
BOYACA
Sorteo del 25 de Oct
5
5
6
4
MOTILON NOCHE
Sorteo del 25 de Oct
0
7
8
7
Astro Luna
Sorteo del 25 de Oct
capricornio
6
8
0
4

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones