Viernes 1 de Agosto de 2014
Publicidad
Publicidad
Región
Patrocinado por:
Sábado 13 de Julio de 2013 - 02:24 PM

El gran luchador por dejar de estar en el último lugar de fútbol

César Flórez / VANGUARDIA LIBERAL
El gran luchador por dejar de estar en el último lugar de fútbol
(Foto: César Flórez / VANGUARDIA LIBERAL)
Casi dos décadas dando instrucciones desde la línea. Reconocido en el mundo del fútbol, por sacar del anonimato a la jugadora más representativa del fútbol colombiano, Yoreli Rincón. Este es el santandereano que quiere reescribir la historia del Real Santander.

El día menos señalado, don Eduardo Villamizar y sus amigos le pidieron a Víctor Hugo González Prada que asumiera la dirección técnica del equipo de fútbol profesional Real Santander. Víctor sintió como un punzón en el esófago, una lombriz con patas candentes en el estómago y una conmoción sanguínea pues, al mismo tiempo, una repentina alegría que estalló como una bomba de colores brillantes ante sus ojos, le hizo recordar que él ya conocía los grandes retos y el lado oscuro de la luna.

Las aguas grises y las multicolores de las derrotas y las glorias en las competencias ya han pasado muchas veces bajo sus puentes y ahora tener que recoger un lastimero punto negro del último lugar de la tabla era como hurgar en la escoria para buscar azahares.

El niño que a los 10 años estuvo por primera vez en el estadio ‘Alfonso López’ viendo ganar al Atlético Bucaramanga su clásico ante Cúcuta y que se deslumbró como un jugador de parqués de visita en Las Vegas ahora está de titular en un camerino lúgubre, que huele a formol de difuntos y parece una bodega para orines y presagios inciertos.

El maestro de escuela rural que se levantaba entre las sombras del amanecer para irse diariamente a atravesar los umbrales de la incertidumbre en la Avenida Quebraseca a tomar el bus hasta los confines de El Nogal ahora está de licencia.

Sus chicos de nuestra Colombia campesina le escuchaban sus cátedras de sumas, restas y divisiones, adobadas con las gestas comuneras y la conjugación de los verbos en un desdoblaje multivitamínico, agotador, para el que se requieren o héroes o apóstoles. Para no olvidarlos, un jueves de estos se llevó a todo el Real Santander, regalaron balones y camisetas en una pequeña fiesta de integración de todas las subsedes de la escuela de Vijagual. Ustedes no han visto el fulgor de los ojos de un niño ante un balón nuevo y de regalo. Nuestra cámara de la memoria es más que digital.

Ahora, en su camerino, ya no habla de hojas lanceoladas y pretéritos pluscuamperfectos, sino de sus códigos de juego y de disciplina, de su integración como equipo, de familia. Habla caminando, peripatético, como los antiguos maestros griegos.

Da dos pasos hacia adelante, dos hacia atrás, uno a los lados y cada palabra parece un balón rebotando contra las paredes. Julián Aguilar y Nelson Camacho, estudiantes de las Unidades Técnológicas de Santander, UTS, y que parecen siameses, lo miran expectantes; Nicolás Rodríguez, un duro hecho con siete cueros, oye con la cabeza baja; sus asistentes Julián Moreno, Diego Fernando Londoño, Fernando Galvis, Jonathan Buitrago y Alirio Vega, asienten sin mover la cabeza; Elkin Granados no sabe dónde poner sus manos que no le caben en sus guantes.     

Víctor les lubrica el cerebro con textos que clava con cuatro chinches en una tabla que se salvó del naufragio en el vestuario. Son temas para la reflexión, la vida armoniosa, el don de gentes, y tienen tanto de parábola bíblica como de fábula de Esopo con moraleja.

Sus estudios y sus sueños

Es su talante de pedagogo. Aunque también es profesional en Gestión Empresarial de la Universidad Industrial de Santander, UIS,  estuvo en canjes en el BCH, en uno de esos trabajos poco placenteros y que nos dejan más aburridos que una vaca en una cancha de grama sintética, digo, ya que estamos en esto.

Terminó Entrenamiento Deportivo en la Universidad INCCA y una especialización en pedagogía en la UIS. Parte de eso lo financió cantando en el grupo Némesis y dándole martillazos al teclado. Porque también tiene su voz: cuando les habla a sus muchachos se oye como un saxo tenor y cuando contrata mariachis les arrebata el micrófono y Jorge Negrete, José Alfredo y Pedro Infante parecen aprendices del grupo Éxodo. Su voz tiene textura, tesitura, color. In profundis. 

Sus grandes satisfacciones: el subcampeonato nacional infantil con Santander, los grandes trofeos en casi todas las categorías con el Nantes F.C, el combo de sus amores; Yorely Rincón la iluminada número 10 de Colombia, que salió de sus fértiles tierras y para allá van Natalia Rodríguez y Adriana Ojeda, convocadas a la selección Colombia sub-17, de su escuela AFFYR (Academia Femenina de Fútbol Yorely Rincón), de grandes avances.

Creo que sus grandes sueños lo dejan dormir plácidamente. Para la segunda jornada de este año, que comienza el 13 de julio de visita ante Valledupar, ha planificado un sistema de juego distinto al del primer torneo que era 4-3-1-2 donde Camilo Campo o Alex Pérez eran el enganche; ahora quiere un 4-2-3-1 donde en el 3 hay dos volantes abiertos. Por allá arriba debe de andar Sebastián Herrera. Esto, por supuesto, como un esquema táctico que se irá modificando con el discurrir del juego adversario. Nada es definitivo pero sí esencial.

Apuntes familiares

Este exjugador infantil, puntero izquierdo con Conucos de Mario Amado, que ahora pretende ser el iconoclasta del fútbol de la B, es el más joven- 40 años- de los técnicos profesionales en Colombia. Ahora que se pasea por todo el país arrastrando esperanzas en un bus y por el camerino viendo deambular, con parsimonia, sus 30 guerreros con unos toallones atornillados en la cintura después de la ducha, que le dibuja en un papel a su asistente Diego Londoño el trabajo técnico de la jornada, dibujo que es más un hormiguero despavorido, fuera de allí también pasa feliz.

Maria Cecilia de la Cruz, que en un comprimido verbal es Mariacé para todos sus conocidos, es su compañera de vivencias, ocurrencias y menudencias.

Detrás de esa personalidad que parece un carácter hecho de piedra pómez, tal vez se esconde un ser reflexivo, que mira fijamente hacia el frente, sin parpadear, como quien piensa cómo atravesar un puente colgante al que le falta la mitad de su andamiaje. Es lo enigmático hecho mujer.

Paola Valentina con largos cinco añitos es el centro de sus afectos. En la tienda de Wilson Mateus se atraganta de galguerías, juega fútbol frente a la vitrina y baila sin música. Pronto dejará ese trono de consentida solitaria porque viene Salomé en camino.

Don Hugo Ferney, padre de Víctor, quien se desparrama cual jardín florido de Versalles en su pequeña finca, cuando Víctor le consultó si debería aceptar la dirección del Real Santander, él, con su sabiduría proverbial, le aconsejó con otra pregunta: ‘¿ Y qué más opciones tiene’?

Doña Miriam Prada, su madre, ahora le gusta  y sabe de fútbol.’ Ya sabe que PJ son partidos jugados’, me dice Víctor entre  risas demoníacas, malévolas, pérfidas, señalando con el índice, sobre su mano izquierda, una tabla de posiciones imaginaria.

Ahora que sueña con quedarse en este paraíso frondoso de espinas que es el fútbol, donde recogió un punto y entregó dieciocho, también seguirá con sus placeres: los espaguetis, el cine agitado y estruendoso y los libros de Coelho, para que la vida no lo coja en’ fuera de lugar’.

Publicada por
CÉSAR AUGUSTO ALMEIDA R.
Su voto: Ninguno (2 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Patrocinado por:
 
Dorado Tarde
Sorteo del 31 de Jul
6
2
5
6
Culona
Sorteo del 31 de Jul
0
6
6
1
Astro Sol
Sorteo del 31 de Jul
sagitario
1
9
1
3

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones