Jueves 21 de Agosto de 2014
Publicidad
Publicidad
Región
Patrocinado por:
Martes 16 de Julio de 2013 - 11:23 AM

La historia de Santander contada con imágenes cotidianas

César Flórez / VANGUARDIA LIBERAL
La historia de Santander contada con imágenes cotidianas
(Foto: César Flórez / VANGUARDIA LIBERAL)
El Archivo Fotográfico de Santander se ubica en el cuarto piso del edificio de la Biblioteca de la Unab y alberga un gran tesoro: más de siete mil imágenes, en distintos formatos, que muestran las costumbres, el desarrollo urbanístico de las ciudades, los personajes cotidianos de la región, incluso, momentos íntimos de los dueños de las fotografías.

Una imagen en blanco y negro, casi amarillenta, que deja ver sobre el débil papel en el que fue captada tal vez una tarde o una mañana de caminata por el parque García Rovira, cuenta a los curiosos que la detallan que el 10 de mayo de 1915 un hombre llamado Laureano le escribió a su amigo Arturo un curioso mensaje.

Detrás de la fotografía tamaño postal, Laureano narraba su tragedia y pedía disculpas a Arturo, por no haber podido entregarle las liquidaciones de la empresa en la fecha acordada, pues para aquellos días padecía “un fuerte dengue y le temía a una mojada”.

La imagen vuelve a su lugar. Se guarda en medio de hojas especiales, parecidas al papel de calcar o el ‘papel vejiga’ –como era llamado en la época de antaño por las abuelas–. Las puertas del clásico armario se cierran con mucho cuidado. No hay posibilidad de que la luz artificial penetre las fotos. Solo si alguien quiere conocerlas, la ‘bóveda’ se abre de nuevo. 

Adentro nada se oxida o se deteriora, pues el armario cuenta con un sistema de ventilación, que permite que el aire circule, sin que afecte la imagen.

Cada vez que se abre uno de los cajones de los archivadores en los que reposan las casi siete mil imágenes clásicas, tanto en papel como en diapositivas y algunos negativos, el que las observa puede sentir la emoción que siente un niño cuando alguien le lee su libro de cuentos favorito.

Cada fotografía, además de constatar cómo era la forma de vestir en los primeros años del siglo XX, los lugares emblemáticos de Bucaramanga, la tradición de la fotografía en Santander y la época en la que se dio la expansión de la refinería en Barrancabermeja, por mencionar algunos de los temas que el Archivo Fotográfico de Santander conserva, es un viaje al pasado, la entrada a la vida de los dueños de las imágenes, que de seguro nunca imaginaron que estas saldrían de sus álbumes personales y pasarían a ser casi piezas de un museo.

Fotos con voz propia 

La imagen en la que aparece una mujer junto a sus cuatro hijos, quien al parecer presiona a su esposo para que regrese a casa con el mensaje: “Recuerda que tienes a tus hijos aquí en la espera”.

Las fotografías en las que se captaron las primeras imágenes de la construcción de la iglesia San Laureano, en el año 1872, en  medio de la algarabía, las donaciones y la curiosidad de las familias adineradas de la ciudad y de los hombres y mujeres del campo, que buscaban la ayuda divina.

Estas y otras historias más se pueden encontrar en este lugar, siempre frío, algo opaco, pero a la vez acogedor.

El Archivo Fotográfico de Santander, Arfos, fue abierto por primera vez en el cuarto piso de la Biblioteca de la Unab en  1993.

En él se registran toda clase de imágenes inolvidables, como la cotidianidad del desaparecido Teatro Garnica, en especial, la proyección de películas, en 1923, así como las imágenes tomadas por un antiguo empleado de la Tropical Oil Company, más conocida como ‘La Troco’, llamado Jorge Plata, quien tenía su propia cámara y fotografiaba a los foráneos que llegaban en busca del ‘oro negro’, la instalación de la industria en el Puerto Petrolero, así como la vida de las mujeres de los trabajadores, de sus allegados, incluso, de las fiestas de su familia, casi siempre las primeras comuniones de sus sobrinos.

En este curioso lugar, poco frecuentado, también se conservan algunos de los trabajos más importantes de recordados fotógrafos que le dieron vida al arte de la fotografía en Santander, como Quintilio Gavassa Mibelli, destacado por captar el crecimiento de la ciudad, sus gobernantes y las familias más pudientes e importantes de la región.

Para Celina Díaz Díaz, historiadora y asistente del Sistema de Información Bibliográfico de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, estar en este lugar es toda una aventura,  ya que se puede detallar las imágenes e indagar por qué fueron tomadas, lo que significan sus mensajes y lo importancia de sus personajes.

“Uno puede crear historias detrás de estas fotografías, que pueden ser ciertas o no. Lo cierto es que las personas que las ven siempre hacen una interpretación distinta”, explica Díaz.

Los cuidados de la historia

Bajo técnicas especiales y la metodología utilizada en Medellín por la Fundación Antioqueña para Estudios Sociales, Faes, quien conserva archivos fotográficos de reconocidos fotógrafos antioqueños como Benjamín de la Calle y Melitón Rodríguez, se almacenan las fotografías en Arfos.

El lugar se logró conformar, luego de que el Banco de la República y la Casa Luis Perú de la Croix recuperaran un material fotográfico de todo el departamento, a través de las casas de la cultura de cada municipio.

Lo que inició solo con el rescate de imágenes de fotógrafos como Gavassa Mibelli terminó siendo una colección de alto valor histórico, que según Celina Díaz Díaz, pasó a esta universidad luego de ganar una licitación pública.

“En esto también concursaron la Universidad Industrial de Santander y la Biblioteca Pública Gabriel Turbay. Desde 1991 estamos encargados de Arfos. Poco a poco la Unab ha venido recopilando y adquiriendo otras colecciones. Cualquier foto no hace parte de este archivo. Las fotografías deben tener un reconocimiento histórico y deben tener un valor informativo”, añade la experta.

El archivo tiene varias colecciones. Una es la de Jorge Plata, el obrero de ‘La Troco’; un fondo que reúne lo que un día se conoció como las tarjetas de visita, pequeñas fotografías que entregaban políticos, empresarios y personalidades de la región en la primera mitad del siglo XX, para que los contactaran; otra colección muestra la evolución de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, Unab, sus personajes destacados y el crecimiento de esta zona de la ciudad, y algunas fotografías de Gavassa, en especial retratos de personalidades.

Los amantes de la historia pueden conocer las imágenes que allí se conservan, pues el archivo es público. También pueden buscar  los registros bibliográficos de dichas fotografías por medio de la página web de la Unab, en el link Biblioteca. 

 En caso de necesitar reproducciones de  algunas de las imágenes que allí se guardan para algún tipo de publicación académica o patrimonial, se puede hacer la solicitud al personal encargado. Pero tal vez uno de las actividades más importantes de este lugar es la de recibir las fotos clásicas que la comunidad quiera donar, ya que Arfos espera seguir creciendo y guardando la cotidianidad y la historia de los santandereanos.

Importancia de los archivos

 Para Mauricio Olaya, fotógrafo santandereano que trabaja en una exposición, próxima a lanzarse, que busca recoger la memoria urbana del centro de Bucaramanga la memoria es el corazón y la esencia de la fotografía y, por esto, iniciativas como Arfos deben preservarse.

Olaya comenta que la ciudad ha tenido archivos históricos que se han perdido por falta de conciencia de sus propietarios o por no saber cómo conservarlos. “Esto ocurrió con muchas imágenes de la década de los años 40, 50 y 60, que fueron tomadas por Carlos Chacón Soto, quien capturó la muerte del cura Camilo Torres. Ese archivo fotográfico desapareció, tras la muerte de este fotógrafo”, comenta Olaya.

“Lo mismo ocurrió con otro importante archivo, el de Fotografía Caribe, de Enrique Flórez, que terminó sumergido en el agua, tras un fuerte aguacero que una noche cayó en la casa que lo guardaba, ubicada en Chorreras de Don Juan”, relata este comunicador.

Mauricio Olaya recomienda seguir los pasos de países como México, que se han encargado de recopilar su historia fotográfica y ha comprado varias colecciones privadas, como una conservada por la familia de Leo Matiz.

Publicada por
XIOMARA MONTAÑEZ MONSALVE
Su voto: Ninguno (7 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Publicidad

Patrocinado por:
 
MANIZALES
Sorteo del 20 de Ago
0
6
7
6
VALLE
Sorteo del 20 de Ago
4
8
3
6
Astro Luna
Sorteo del 20 de Ago
escorpio
9
5
8
0

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones