Viernes 24 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Región
Patrocinado por:
Jueves 25 de Julio de 2013 - 08:03 PM

La cultura ‘afro’ que sobrevive en Santander

Javier Gutiérrez / VANGUARDIA LIBERAL
La cultura ‘afro’ que sobrevive en Santander
(Foto: Javier Gutiérrez / VANGUARDIA LIBERAL)
Los saberes ancestrales de la cultura afrodescendiente que ha llegado a la región permanecen vivos e intactos. Así lo dieron a conocer músicos, matronas, enfermeras, médicos, compositores, narradores orales, que desde hace décadas llegaron provenientes de la Costa Pacífica y Caribe del país, durante un encuentro realizado esta semana en Bucaramanga.

María Chana’ cuenta que el día que partió del Bocas del Rosario, corregimiento de Puerto Wilches, y dejó de ser la partera de las mujeres en esta zona, muchas de ellas acudieron al hospital y pidieron a los médicos que las “operaran” para no tener más hijos.

“¿Quién las podía atender mientras yo no estuviera? Creo que tomaron la decisión que era, porque en esos menesteres de quedar embarazada o de parir, siempre hay que tener al lado al que sabe”, comenta la anciana de 89 años, cuyo nombre real es María Sebastiana Peinado, madre de seis hijos que llegaron al mundo por su cuenta y bailadora que mueve sus caderas al ritmo del viento.

Su sangre negra, como ella afirma, la mantiene activa. No deja que a su cuerpo entre ninguna enfermedad que la desvele. Es la que le da la energía para seguir en pie y de vez en cuando, participar de una fiesta en medio de la alta temperatura que envuelve el Magdalena Medio y del calor de su gente.

Es de estatura mediana, delgada. Sus brazos parecen quebrarse al menor contacto, así como sus piernas cuando escucha las melodías que se desprenden de la marimba, del tambor y de la gaita, y baila sin parar. “A veces me han dado las 10:00 de la mañana en esas. Nada de trago, eso sí, pues no me gusta beber. A mí lo que me gusta es bailar”, expresa.

Esta mujer, como muchos otros afrodescendientes que por el conflicto armado, el desplazamiento forzado, la falta de oportunidades, la discriminación y la búsqueda de un mejor porvenir han llegado a Santander, en especial, a la zona del Magdalena Medio, guarda sabiduría, ese conocimiento que solo se adquiere cuando la realidad toca las fibras del alma, rompe corazones para siempre y no se lleva los sueños de seguir adelante.

‘María Chana’, cuando puede, sale de Barrancabermeja, su nuevo hogar, y llega a Bocas a “sentir las barrigas” de todas las mujeres que se le acercan.

Algunas, según ella, tienen la matriz “sucia” y por eso no le dan a su hombre un heredero. Otras son desordenadas en la dieta, “no han terminado de parir, cuando ya están en medio de las tamboras o bailando al ritmo de algún vallenato en la caseta del pueblo”.

Pero para ella todo tiene solución. “Si usted quiere tener la matriz limpia, debe tomar un bebedizo que contiene tomate, la tripa del totumo, panela y el anís en grano. Eso limpia la sangre y hace que quede embarazada. Las que no se cuidan ‘seño’, esas no tiene remedio; por eso es que usted ve a tanta mujer joven que ha parido, con un ‘buche’ feo”, explica esta matrona.

Nada es secreto

Junto a María Sebastiana Peinado están Edinson Urrutia Morales, también de Puerto Wilches; Ramón Vicente Córdoba, un médico proveniente del corregimiento de La India, así como Juana Isaura Gamboa, enfermera, ambos provenientes del Chocó. Los acompañan Joel Zapata Hernández , de Sabana de Torres; Luis Alberto Córdoba Palacios de Cimitarra, así como otros líderes de la comunidad afrodescendiente de la región como Atahualpa Ibarra Madrid y Leonidas Eduardo Campo Arboleda, que residen en Bucaramanga.

Han asistido a un encuentro especial programado por la el Instituto de Estudios Políticos y el Centro de Investigaciones en Ciencias Sociales y Arte de la Unab, en el que se busca recopilar todas sus anécdotas, conocimientos y saberes ancestrales.

Durante una mañana y una tarde les recordaron a los asistentes el trabajo que durante décadas han adelantado para exigir sus derechos, para hacer visible sus aportes culturales lejos de sus tierras natales y para no dejar morir su patrimonio.

Es el momento de que Edinson Urrutia Morales, de Puerto Wilches, haga su aporte. Lleva en sus manos varios instrumentos musicales como la gaita macho y la gaita hembra, un guache, un alegre y una flauta de millo. “En el pueblo nunca se escucha un bambuco y menos una guabina, solo tamboras. Es importante que Santander conozca que desde la música, en mi caso particular, también se está contribuyendo para detener la violencia en el Magdalena Medio y las zonas aledañas”, comenta este músico empírico.

El encuentro avanza. Algunos leen los textos que conservan sobre sus anécdotas en el pueblo, otros recuerdan momentos amargos, como los días en los que fueron víctimas de la discriminaron por el color de su piel, por el acento o por su forma de vestir. Pero en medio de los recuerdos tristes surgen las melodías de las tamboras, que animan la reunión.

Publicada por
XIOMARA MONTAÑEZ MONSALVE
Su voto: Ninguno (2 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Patrocinado por:
 
BOGOTA
Sorteo del 23 de Oct
1
5
4
3
MOTILON NOCHE
Sorteo del 23 de Oct
9
2
1
9
Astro Luna
Sorteo del 23 de Oct
cancer
6
4
9
4

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones