Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 08:25 pm
Martes 04 de Marzo de 2014 - 03:02 PM

‘Liberato’, la promesa del ‘Profe’ a toda velocidad

La historia de un campesino de La India, Landázuri, que llegó a Bucaramanga persiguiendo el sueño de ser un gran atleta y convertirse en profesional. La hazaña de un ‘cazatalentos’ del deporte de la región, que le apuesta a todo para que este joven corra la carrera de su vida.
‘Liberato’, la promesa del ‘Profe’ a toda velocidad

El líder campesino del corregimiento de La India, en Landázuri, Ramón Vicente Córdoba, quien hace más de dos décadas libró una lucha contra la guerrilla, los  paramilitares y el Ejército desde la Asociación de Trabajadores Campesinos del Carare, Atcc, jamás imaginó que su descendencia daría una nueva disputa por cambiar el rumbo de su destino.

Esta vez la batalla la libra su nieto Jorge Eliécer Córdoba Bejarano en  el óvalo duro, agrietado y deteriorado del estadio de atletismo de la Flora y en medio de una Bucaramanga en la que pocos saludan, de la indiferencia de aquellos que solo proclaman y hablan de ‘fútbol’ y que poco orgullo le deja por estos tiempos a Santander.

Es Jorge Eliécer, quien tiene en sus manos –mejor en sus piernas– la misión de rescribir nuevos triunfos en los recuerdos de las familias de la zona del Carare y Opón, que solo guardan para la historia sus guerras. El deporte, con el mismo sacrificio con el que pelearon por la paz y con el que consiguieron ser reconocidos como una de las resistencias campesinas más importantes del continente en los años ochenta y noventa, le abre a este ‘primíparo’ atleta las puertas de su nueva vida.

Es sábado en la mañana. Las voces de niños y jóvenes no le dan espacio al silencio. Padres emocionados por la competencia esperan que las zancadas de sus hijos les entregue la gloria. También están los miembros de la Liga Santandereana de Atletismo, que evalúan la prueba. Giovanni Vega Blanco, entrenador de atletismo, detalla la pista.

Debajo de una carpa está Jorge. Nadie se percata de su estatura y menos de su imponente cuerpo. El reflejo del sol que cae sobre su cuerpo marca con finura sus músculos. “Es un ‘trozudo’” dicen las señoras en la gradería. Él, como el jamaiquino Usain Bolt, a quien admira y estudia hasta el cansancio, “sale a la caza del viento”.

La mirada de este velocista se fija sobre el concreto. Aquí está frente a desconocidos. En La India, cuando lo veían inclinarse frente a un arco de fútbol para cobrar un penal o un tiro libre, sabían que el disparo sería certero. Aquí estaba por verse.

En su tierra natal lo llaman ‘Liberato’, el incansable joven campesino que luego de trabajar en la siembra de plátano y yuca desde las 6:00 de la mañana hasta caer la tarde, se detenía en cualquier esquina a reírse de la vida, junto a sus amigos, y a soñar con la universidad. Aquí es un corredor más, que acompaña al medallista suramericano y panamericano Nelson Andrés Blanco Pilonieta.

Dan la largada para la prueba de 600 metros. A Jorge le cuesta acomodarse. Solo lleva dos meses y medio en el atletismo, así que todo lo que le susurraba y le gritaba el ‘Profe’ Giovanni durante los entrenamientos se hace realidad.

‘Liberato’ se deja llevar por la brisa fresca, el recuerdo de su campo, la sonrisa de su mamá, su raza y sus sueños. No se da cuenta de la ventaja que le saca a los demás al llegar a la meta, pero la cara de agotamiento del lote de atletas que queda atrás lo dice todo: “A este man nadie lo alcanza”.

El ‘cazatalentos’

El ‘Profe’, como llaman los medallistas y promesas del atletismo de la región al entrenador Giovanni Vega Blanco, se juega todas sus cartas para convencer a los incrédulos de que en sus manos está el nuevo velocista de Santander. La primera que muestra es la mirada desafiante que lanza al lote de jóvenes que bromean al ver que Jorge Eliécer se roba el show. De una sola mirada los manda a todos a correr. “No todas las mamás paren hijos con esta condiciones, pero ¿quién los hace entender a esta edad?”, comenta desesperado.

Y sigue mostrando sus jugadas. Hace gala de su experiencia, más de cuatro décadas de experiencias en Colombia, México y Cuba, como profesor en colegios como el Santander y el Liceo Patria, y en la Universidad UCC. Años de lucha frente a Coldeportes y las entidades que no le dan la mano al deporte en la región y como ‘cazatalentos’. “Tanto que contar y que se olvida”, dice mirando su pelotón, “pero ellos valen todo el esfuerzo y el sacrificio que hago”, añade.

Desliza su última carta y se llena de alegría y satisfacción. “Recorro el departamento buscando talentos como Jorge.  Me invitan los profesores y alcaldes a dictar charlas y conferencias y aprovecho para hacer test de actitud física. Él tiene una estructura muscular que nos permite comenzar a soñar, pero su virtud más grande es su biotipo y la rapidez”, comenta sobre Jorge, a quien aloja en un apartamento de Provenza y entrena a diario.

“Hay que enseñarlos a que conozcan el dolor, porque el entrenamiento comienza en el umbral de la fatiga y el cansancio. Los cobardes en la última vuelta se quedan, y Jorge, como Nelson Blanco, Maryie Andrea Rivera y Angie Villegas (reconocidos atletas en Colombia y el continente) lo saben”, dice el ‘Profe’.

Por un momento se olvida de la admiración y regresa a su rostro la mirada de “papá bravo”. Comenta que trabajar con algunos “mocositos” no es nada fácil, porque llegan “alzados” y debe sacarlos. “Luego reconocen que sin esto no pueden vivir y me piden canoa. La mayoría sigue conmigo”, añade.

Retoma su conversación sobre ‘Liberato’. Dice que para llegar a la meta, el joven de La India tiene todas las condiciones, porque Colombia tiene los mejores biotipos del mundo, como los tiene Cuba o Jamaica, pero se pierden porque a las instituciones y entrenadores les da “pereza” ir en busca de esos talentos. “El Estado es ciego en políticas deportivas. Hay que ir a las costas del Pacífico y el Atlántico, buscar los asentamientos de los afrodescendientes, porque son las razas menos cruzadas. Basta con ir y mirarlos correr, como lo hice con Jorge, pero los entrenadores son de pensamiento pequeño”, expresa.

Cae la tarde en el estadio La Flora. El ‘Profe’  no se despide sin sacar un as que guarda bajo la manga. Dice con orgullo que lleva un poeta dentro y que su temperamento fuerte es la mejor enseñanza que les entrega a sus atletas, para que ellos sean definidores de carrera.

“Escribo poesía y he querido publicar algunos  de esos trabajos. ¿Podríamos hacerlo en Vanguardia? (Risas). Yo diría que el atletismo se robó un poeta y también digo que estaría mechudo, si no fuera entrenador de atletismo, porque muchos escritores se dejan desgreñar”, remata.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (8 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
 
DORADO TARDE
Sorteo del 12 de Dic
5
0
3
6
CAFETERITO TARDE
Sorteo del 12 de Dic
8
9
2
9
Astro Sol
Sorteo del 12 de Dic
tauro
9
8
8
8
Publicidad