Publicidad
Lun Dic 18 2017
20ºC
Actualizado 05:40 am
Sábado 07 de Enero de 2012 - 12:01 AM

Navidad es creer en el talento infantil

Desde hace diez años, únicamente durante dos días, en cuatro funciones, los niños de Mochila Cantora ofrecen a los santandereanos su versión anual de ‘Navidad es Querer’, una producción de gran magnitud, merecedora de todos los aplausos y de, ojalá, muchos otros escenarios.
Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL)

Rubén Darío Gómez y María del Pilar García, esposos y músicos, trabajan durante todo un año con más de ciento cincuenta personas, para ofrecer en diciembre una obra escénica musical que deja en firme la idea de que en Santander el trabajo artístico camina con pasos agigantados.
“Las funciones –dice Rubén Darío– se ofrecieron el sábado para los niños de bajos recursos y para los papás e invitados especiales, y el domingo, para el público en general. En todas esas funciones se llena el auditorio, y la boletería se agota varios días antes. En los primeros años perdíamos, pero hoy el espectáculo tiene ya un punto de equilibrio. El trabajo se financia con las entradas y con el apoyo de Gasoriente”.

Trabajo colectivo
La creación musical es de Rubén Darío, así como las versiones de obras conocidas, y las canciones nuevas son creadas a cuatro manos, con María del Pilar. El libreto y los detalles de la obra son aportes de ella desde la primera vez, hace diez años. El ensayo es producto del trabajo de Leidy, Javier, Milton y Rubén Darío; cada uno trabaja en grupos específicos, y en ensayos generales se ensamblan, de acuerdo con el libreto. Hay ciento treinta niños desde los tres años de edad. Además de los integrantes de El Bufón del Tiempo, hay chicos de las aldeas y las señoras que elaboran el vestuario, los pompones y los guantes, que suman unas treinta personas. Por último, el maestro Rito HP (Hemel Patiño) diseña el escenario y la decoración, y desde el inicio ha creado la imagen de ‘Navidad es Querer’.

Una mamá laboriosa
Pilar trabaja para la obra cuatro meses, cinco horas diarias, aunque el proceso general dura todo el año, desde la creación del libreto hasta la preparación rítmica y vocal de los niños. “No se reprueba a ningún niño –enfatiza ella–, y todos se presentan; si el niño quiere, sale al escenario; baile más o baile menos, todos están ahí, y lo hacen con entusiasmo porque en los extenuantes ensayos, generalmente, se cansan los papitos, no los niños; ellos lo disfrutan, y mi postura debe estar de acuerdo con la responsabilidad frente a ellos y frente al reto de la puesta en escena. Se le sale a uno la mamá que lleva dentro, y los niños saben que es mi estilo estar regañando, pero han entendido que regaño o me pongo brava no con él como personita, sino con lo que está haciendo mal, y ellos entienden que en mí hay quien los quiere, entre regaños de formación, como parte del proceso; y dentro de ese proceso, los amo como si de verdad fueran mis hijos.
“La obra –continúa– es un hijo que nace cada año; termina esta Navidad y estoy pensando qué no voy a hacer para el próximo año; pensando el tema, los personajes. Salimos de compromisos y tengo tiempo de sentarme a parir ese hijo, con las correcciones y reescrituras que requiere una obra de estas dimensiones. El trabajo en la obra es para los niños tan importante como para mí, o para Rubén, o para cualquiera de quienes trabajan con nosotros; por ejemplo, a una de las niñas le ofrecieron para estas vacaciones una semana en un hotel en Santa Marta, y ella, con todo su deseo por conocer el mar, dijo que debía quedarse para responder por su trabajo en la obra”.

Recuerdos de un accidente
El 14 de noviembre pasado, sufrieron un accidente cerca de Chiquinquirá, y por fortuna no hubo lesionados, aparte de la propia María del Pilar, que tiene incapacidad aún en su hombro derecho. “Pero nos quedó un enorme aprendizaje –dice María del Pilar–, y aparte de lo doloroso que fue, y que ojalá hubiese podido evitarse, queda lo hermoso de la solidaridad entre ellos y la consistencia de equipo en momentos difíciles; y fueron precisamente los niños los encargados de atenderme y de estar pendientes de los alimentos y del transporte posterior; contaban chistes, se reían y se abrigaban entre ellos mientras llegaban a recogernos. Ha sido valioso acompañarlos estos años para tener la oportunidad de ver los hermosos seres que se están formando”.

Artista invitada
Mochila Cantora convocó para esta última versión a la compositora santandereana Natalia Morales, una mujer formada en la riqueza musical que permite la fusión cultural de Barrancabermeja, lo que ha motivado en ella la creación de canciones con raigambre folclórica, de corte moderno y de inmenso valor universal. “Siempre había querido hacer una canción de Navidad, y Rubén y Pilar me pidieron una tambora y un bambuco, y escogieron la tambora”, dice Natalia, y cuando se le pregunta por las razones de su apego a las raíces colombianas frente a posibilidades en la música popular de moda, ella responde con seguridad: “Porque crecí en Barrancabermeja oyendo tamboras, porros pelayeros, bambucos y guabinas, todo a la vez; entonces, me parece que es lo más natural; y en mi alma siento algo muy fuerte cuando oigo alguna de estas melodías, en tradición viva, sin arreglos ni nada. Y en este caso, con Mochila Cantora, es emocionante ver tantas almitas cantando una canción mía”.
Desde el principio, los directores de Mochila Cantora han querido plantear nuevo repertorio, que, como dice Rubén Darío, “sale de escarbar lo desconocido, que reelaboramos, y de compositores como John Claro, Leonardo Laverde y yo, y ahora Natalia. La idea es que la gente comprenda que hasta en los temas de Navidad se puede pensar en la renovación del repertorio”.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (4 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Capuchino
Una bebida que resulta del café expreso con la combinación delicada de la leche. Receta de café El Gualilo.
Publicidad
Publicidad