Sábado 10 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

La pasión de la libertad

Como preámbulo del coloquio internacional ‘Pierre Bourdieu, diez años después’, el 12 y el 13 de marzo próximos en Bucaramanga de 2012, Adelino Braz, agregado de cooperación universitaria de la Embajada de Francia en Colombia, presenta un perfil del filósofo y sociólogo francés, traducido por Olga Herrera.

Criticada y venerada, la obra de Pierre Bourdieu ha sido a menudo objeto de malentendidos, de acercamientos, incluso hasta de simplificaciones. Ahora bien, lo que nos queda de este gran autor, diez años después de su muerte, es precisamente una nueva exposición a la realidad que se da ante la exigencia de pensar lo impensable, de los estados y de las estructuras sociales que no son más que el efecto y la reproducción de las relaciones de fuerza. Esta obra magistral está caracterizada por las contradicciones del mundo social, más rigurosamente, por las contradicciones de evidenciar esas regularidades que están en la base de las determinaciones sociales y que organizan y perpetúan a la vez la relación de dominantes y dominados entre las clases sociales y la reproducción de las desigualdades. Lo que busca Bourdieu, en este nuevo contexto científico, es descubrir esas leyes obrando en lo social a fin de poder precisamente liberarse de ellas.
Esta obra total se compone principalmente de seis campos de investigación. El primero se refiere a la educación y al mundo de la enseñanza en general. Desde 1964, Bourdieu, publica en colaboración con Jean-Claude Passeron una obra que dejará huella: Los herederos. Este estudio trata de las desigualdades de las clases sociales en el proceso educativo; desigualdades que no se fundamentan en factores de orden económico, sino más bien en los mecanismos que actúan en la escuela, que tienden a favorecer a los herederos de los grupos sociales más favorecidos, de acuerdo con el capital cultural que les fue transmitido. Esta tesis se opone radicalmente a la idea de una escuela basada en la meritocracia, en la medida en que la escuela tiende a reproducir las desigualdades entre las clases sociales.
El segundo campo de investigación se centra en los estudios sociológicos sobre el arte y la cuestión del juicio en particular. Es en este mismo contexto problemático en que Bourdieu publica una de sus más importantes obras, La distinción, crítica social del juicio, que pone profundamente en entredicho la cuestión del gusto, considerada hasta ese momento como un don de la naturaleza. En contra de la teoría de Kant que decía que lo bello es lo que gustaba universalmente sin concepto, Bourdieu demuestra que, por el contrario, las normas de juicio dependen de la posición social que se tenga, del capital económico y del nivel de instrucción adquirido, es decir, del capital cultural.
El tercer campo de investigación examinado por Bourdieu es el del lenguaje y la comunicación. Es importante, puesto que no solamente trata de poner en evidencia los efectos y las determinaciones del capital lingüístico, sino también de analizar los problemas de la comunicación que para Bourdieu se presentan como una lucha de poder y una relación de fuerzas. En la obra Lenguaje y poder simbólico, el autor considera que el objeto del intercambio lingüístico, más allá de las palabras, es el derecho a la palabra, que consiste en hacer del discurso un lenguaje legítimo y autorizado.
El cuarto campo de investigación incluye estudios de terreno en áreas y contextos específicos.
Es importante mencionar La miseria del mundo, obra colectiva cuya intención es mostrar las miserias de posición, de una sociología de la pobreza. En efecto, en el mundo social hay sufrimientos que no se tienen en cuenta en el plano político. Esta visión del mundo expresada por sus propios actores trata igualmente de llevar a la conciencia de las personas esos mecanismos que se les imponen, y que les permiten comprender que esos sufrimientos deben ser atribuidos a causas sociales.
Estos temas están relacionados con el quinto campo de investigación, que trata principalmente del tema político. La publicación reciente de L’Etat, Cours au Collège de France (1989-1992) retoma este “objeto impensable” como fundamento de todos los poderes y de su legitimidad. Contra la opinión tradicional de que el Estado proporciona el orden social y su acción tiende al bien común, Bourdieu afirma que es como una ficción colectiva que confirma su poder de estructuras sociales y que como tal tiene el monopolio de la violencia física y simbólica. Por lo tanto, hay que retomar el origen mismo de esta ficción para descubrir todos los mecanismos del Estado que debido a su constitución y a su disimulación se convirtieron arbitrariamente en legítimos.
El último campo significativo de la obra de Bourdieu se refiere al conjunto de trabajos relacionados con la epistemología, incluso de la práctica de esta sociología crítica. Estos diferentes enfoques se presentan como un comentario detallado y profundo de este pensamiento que, como lo indica el autor en su conferencia inaugural en el Collège de France, Lección sobre la lección, es completamente una ciencia de instituciones, dotada de virtudes liberadoras “capaces de volver a las clases sociales el dominio de las falsas trascendencias que la ignorancia continúa creando y recreando”.
Hay que reconocer a Bourdieu como un autor clásico, un intelectual total, no solo por la relevancia de las problemáticas abordadas, sino también por las incesables investigación y actividad, tratadas sobre todos los aspectos del mundo social. Este filósofo y sociólogo deja tras de sí una obra que, paradójicamente, abre un nuevo espacio de posibilidades en nuestra relación con el mundo.
Su muerte, acaecida el 23 de enero de 2002, es aún más impactante.

“Bourdieu considera que el objeto del intercambio lingüístico, más allá de las palabras, es el derecho a la palabra, que consiste en hacer del discurso un lenguaje legítimo y autorizado”.

“Hay que reconocer a Bourdieu como un autor clásico, un intelectual total, no solo por la relevancia de las problemáticas abordadas, sino también por las incesables investigación y actividad, tratadas sobre todos los aspectos del mundo social”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Alitas crocantes con salsa miel mostaza
El sabor y el toque crujiente de estas alitas de pollo acompañadas de salsa miel mostaza, conseguirán que todos los comensales quieran repetir.
Publicidad
Publicidad