Publicidad
Jue Ago 17 2017
23ºC
Actualizado 06:32 pm
Jueves 16 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

A veces…

La desconfianza personal es la causa de muchos fracasos. Si mantiene la fe en sus capacidades y, sobre todo, si tiene confianza en sus fortalezas, podrá lograr eso que tanto anhela.

A veces tocamos puertas ‘aquí y allá’ y, como no se nos abren, nos cansamos de golpear; eso les ocurre a los desempleados…
A veces invocamos plegarias y, como no encontramos eco en el cielo, desistimos de orar; eso, les pasa a algunos creyentes…  
A veces confiamos en un ‘mañana mejor’ y, como no nos amanece, claudicamos; eso les pasa a quienes trabajan a diario con tesón…
Sí, a veces nos cansamos de buscar, de creer, de soñar; y, al final, perdemos la fe. A todos, en alguna etapa de nuestras vidas, nos toca afrontar algo similar. Se podría decir que el desánimo, tarde o temprano, nos toca.
Si nos desmotivamos fijándonos en los aspectos negativos es muy fácil que nos rindamos; en cambio, si nuestra actitud es de constancia y de perseverancia, con seguridad daremos pasos agigantados hacia nuestras metas.
¿Fácil, decirlo; difícil practicarlo?
Acepte este consejo: cierre los ojos y piense en Dios. Porque ha de saber que no hay ningún sonido de puerta que Él no escuche; no hay oración que Él no atienda; ni mucho menos hay anhelo alguno que Él no nos permita cumplir.
Tampoco hay enfermedad que Él no cure, ni medicina que no suministre; no hay silencio que Él no entienda, ni tristeza que Él no sepa; así como tampoco  hay amor que Él ignore, ni lágrima que no valore.
Si usted tiene a Dios en su corazón, nada le faltará. Y puede sonar solo como una frase bíblica o como usted la quiera llamar; pero poner las cosas en manos de Dios tiene mucho sentido.
De pronto usted desea  cosas que el Creador aún no quiere para usted. Dicen que Él le ofrece tres tipos de respuestas a sus peticiones.  
¿Cuáles son ellas? veamos
La primera:  “Sí”.
La segunda: “Todavía no”.
La tercera: “Estoy pensado en algo mejor para usted”.
Y esta última respuesta es, con relativa frecuencia, la que a veces usted no comprende.
Por más que esté pasando por momentos difíciles, Dios se está preparando para bendecirlo de una manera que usted ni siquiera alcanza a imaginar.
Jamás puede perder la fe porque, si lo hace, el miedo lo aniquila. ¿Sabe algo? el miedo que sienta puede ser un ‘microscopio’ que aumente el peligro.
¡Sea positivo y piense en grande! Si desde hoy se pone en la tarea de familiarizarse con pensamientos optimistas, pronto entenderá que todo lo que le ocurra alrededor lo podrá ver con otro semblante.
Y lo mejor es que las cosas que le pasen, así sean angustias fuertes, serán lo suficientemente nítidas como para saber cómo actuar. ¡Comience desde ya a pensar bien!

LOS ERRORES
¿Ha cometido errores?
¡No se atormente! A veces ellos son claves para enderezar su camino.
A todos nos corresponde visualizar la equivocación como un hecho ‘relativamente’ positivo, puesto que gracias a esa ‘embarrada’ sabemos cómo tenemos que hacer algo correctamente.
Y más que un “juego de palabras” la anterior reflexión es muy cierta. Tan importante es aceptar y ver los errores, como no crear una “montaña” de ellos.
¿Se equivocó en la vida?
Asuma una actitud positiva y mire hacia adelante.
En últimas, la forma como aborde esa falta le podrá, en un futuro cercano, proporcionarle el éxito o no.
Nadie es perfecto y tiene derecho a equivocarse. Y lo que pagamos por nuestro error es necesario para adquirir experiencia.

NECEDAD
Un necio emprende carreras desaforadas en torno a su meta. Y ni siquiera porque tropieza y sufre decepciones, admite que la obstinación le hizo dar un mal paso. Ahí está el papá empecinado en que su hijo estudie lo que él fue o lo que no pudo ser en la vida; ahí está el hombre que no entiende que una mujer lo dejó de amar; ahí está el deportista que no admite que su rival lo venció en franca lid. Todos, en algún momento, tenemos algo de tercos.

¿Cómo enfrentar las vicisitudes?
La principal forma para no dejarse abatir con los ‘cruces
de caminos’ que nos enfrenta la vida, es ver las cosas de una manera práctica.
Y una de las tácticas para ser “práctico” consiste en vivir de una manera sencilla, sin mayores aspavientos.
Por ejemplo, la vida enseña que no debemos guardar nada para ocasiones especiales; es decir, que cada día que vivamos sea un momento único.
De ahora en adelante, pase más tiempo con su familia y amigos; estrene ropa y lúzcala, así sea solo para ir al supermercado; no guarde su perfume para una fiesta, úselo cada vez que quiera.
Elimine de su vocabulario frases como ‘algún día’, ‘ya vendrá la ocasión’, ‘quizás mañana’.
Aprenda a disfrutar todos los regalos que, cada día, se nos dan como gracias de Dios.
Haga de cuenta que sus horas están contadas y verá que serán muy pequeñas las cosas que lo harán enojar.
No intente detener nada que le agregue risa y alegría a su vida.
Use bien el tiempo, trabaje con responsabilidad e inteligencia y, sobre todo, aprenda a ser una persona agradecida.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (963 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
California Roll (Sushi)
El California Roll es uno de los makis más famosos de la comida oriental.
Publicidad
Publicidad