Publicidad
Mar Ago 22 2017
20ºC
Actualizado 09:54 pm
Jueves 29 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Vivir de prisa

A la vida no hay que correrla, es mejor caminarla. ¿Por qué será que nunca llevamos a la práctica este sabio consejo que, entre otras cosas, los venimos escuchando desde pequeños?

¿Por qué será que cada día que pasa sentimos que no tenemos tiempo para nada?
¡Porque vivimos de prisa!
Todo es afán, todo es para ya, todo es de entrega inmediata, todo es estrés. Nos ocurre en la oficina, en el hogar, en el estudio, en nuestras relaciones, en fin…
¡Y la vida no es así!
Las carreras hay que dejárselas a los atletas; a nosotros nos corresponde la serenidad.
Los grandes descubrimientos llegan solo después de  dedicar jornadas enteras para encontrarlos, siempre con la calma debida.
A propósito del tema, los científicos profesan la siguiente máxima: “tarde o temprano acabaremos con las enfermedades; sin embargo, serán los afanes los que terminarán matándonos”.
Cada segundo que vivimos hay que caminarlo, no hay que correrlo.
Tomémonos el tiempo suficiente para disfrutar de los pequeños detalles de la vida.
¿Para qué la prisa?
¡De ella solo nos queda el cansancio!
Además, si vivimos corriendo, nos volvemos complicados, problemáticos y demasiado sensibles.
Experimentamos muchas pasiones, pero jamás alcanzamos el verdadero amor; trabajamos por las metas, pero cuando las logramos nunca las saboreamos; y a lo mejor ganamos mucho dinero, pero ni siquiera disfrutamos de los centavos.
El mensaje de hoy le apuesta a recordarnos que debemos gozar, con calma, el tiempo que Dios nos regala.

APRENDAMOS A ACEPTARNOS
Durante la era glacial, muchos animales morían por causa del frío. Los llamados ‘puerco espín’, percibiendo esta situación, acordaron vivir en grupos. Así se daban abrigo y se protegían de manera mutua.
Pero las espinas de cada uno herían a los vecinos más próximos, justo a aquellos que les brindaban calor. Y por eso se separaban unos de otros.
De nuevo volvieron a sentir frío y tuvieron que tomar una decisión: o desaparecían de la faz de la tierra, o aceptaban las espinas de sus vecinos. Con sabiduría, decidieron volver y vivir juntos.
Aprendieron así a vivir con las pequeñas heridas que una relación muy cercana les podía ocasionar, porque lo que en realidad era importante era el calor del otro. ¡Sobrevivieron!
La mejor relación no es aquella que une personas perfectas, es aquella donde cada uno acepta los defectos del otro y consigue perdón por los suyos propios.

FRASE CÉLEBRE
“Tanta prisa tenemos por hacer, escribir y dejar oír nuestra voz en el silencio de la eternidad, que olvidamos lo único realmente importante: vivir”. Robert Louis Stevenson.

A LOS PADRES
¿Por qué tanta prisa en que los bebés aprendan a caminar y a hablar, si luego los padres de familia los mandan a estarse quietos y a ‘callarse la boca’?

REFLEXIÓN
A veces tenemos tantas personas con las que ‘no congeniamos’; o personas cuya mera presencia nos ‘incomoda’, porque no piensan de la misma manera que nosotros.
¿Cómo son nuestras actitudes con estas personas? ¿Qué hacemos con ese hijo que no cumple con nuestras expectativas o con ese empleado que no acata sus deberes como esperamos? ¿Con ese esposo (a) que mil y una veces ‘nos falla’?
La clave con esos seres no está en reprocharles, sino en tener la sabiduría y el tacto para encontrar las palabras precisas y saber cómo hacer que las relaciones no se deterioren aún más.

SOBRE LA EDAD
Algunos creen que pasados los 60 años, se acaba la edad de los triunfos. Olvidan que la vejez verdadera no empieza ante de los 80.
Hoy día, la psicología divide la vida humana así:
Niñez: hasta los 12 años.
Juventud: hasta los 25.
Edad adulta: de 26 a 50.
Madurez: de los 50 a los 80.
Recuerde: usted tiene la edad que cree tener. Créase joven y se sentirá así. Solo será demasiado tarde cuando usted piense que ya es demasiado tarde para actuar.
Un último consejo: disfrute cada etapa de su vida con la serenidad y la placidez que ella le exija.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (902 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Frenchs sticks
Frenchs sticks o barritas de tostada francesa.
Publicidad
Publicidad