Viernes 19 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Espiritualidad
Patrocinado por:
Jueves 25 de Octubre de 2012 - 12:01 AM

¡Haga un poco más!

¡Haga un poco más!
La batalla de la vida no siempre la gana el hombre más fuerte o el más listo, sino ese ser que cree poder hacerlo.

Cuando a un arquero de cualquier equipo de fútbol le hacen un gol, más allá de la espectacularidad de la anotación o de que los defensas lo hayan dejado solo e incluso de que su rival sea superior; ese guardameta goleado siempre siente que él pudo hacer un poco más para evitar la caída de su portería.
Iker Casillas, uno de los más exitosos guardametas del mundo y campeón del citado deporte, confiesa que en cualquier gol que le hacen, si se hubiese esforzado algo más, a lo mejor habría alcanzado a tapar el remate del delantero.
A él le pasa eso siempre con todos los goles, entre otras cosas, porque es autocrítico. Claro está que también recalca que, no por eso, se queda amargado ni mucho menos baja la guardia. ¡Todo lo contrario! cada gol es un campanazo que le recuerda que debe mejorar.
Esto no es solo un asunto futbolero; también puede ser un buen ejemplo para las cosas o para aquellas tareas que se emprenden a diario.
Porque si quiere que su futuro le ofrezca horizontes despejados, debe hacer un poco más de lo que le corresponde.
Los que llegan a la meta, esos que tocan la cima del cielo, son las personas que no solo hacen lo que les piden que hagan bien, sino que además hacen cosas adicionales.
Si es de los que vive ‘a ras’ con sus obligaciones, que nunca le da ni un  segundo más de su tiempo a su trabajo, que se ajusta de manera exacta a sus compromisos económicos, es probable que le vaya bien; pero, si le apuesta a dar un paso más hacia el frente, tendrá garantizado el éxito.  
Muchos dirán: “no podemos dar más, porque vivimos con lo justo”.
¡Eso puede ser verdad!
Pues bien, si usted es uno de ellos, no se preocupe: recuerde que al que no es madrugador, no le obligan las mañanas.
Sin embargo, pídale a Dios la sabiduría, la prudencia y la fuerza suficientes para actuar.
Su tarea consiste en determinar lo que desea y trabajar por esa causa. Y, en ese orden de ideas, no se quede solo con lo que le corresponde.
Las limitaciones para hacer algo más pueden ser ciertas, pero también cada uno sabe en dónde le aprieta el zapato y cuánto puede caminar con él.
No se pregunte qué es lo que le pasa; usted sabe por qué le ocurren las cosas. Cada persona conoce bien las razones de sus sufrimientos íntimos y sus limitaciones.
Pero si desea recibir más mañana, necesita abrir su corazón para entregarse hoy a los demás y ser generoso cuando deba serlo.
Ojo: ese “dar un poco más” no significa repartir cosas materiales; quiere decir que debe ayudar a quien lo necesita en el momento preciso.
¿Desea un mejor trabajo? ¿Quiere cambiar de casa? ¿Anhela un hogar feliz?
Lo primero que debe hacer es definir qué es lo que desea en la vida.
Haga lo de los comerciantes, que jamás abandonan la idea de hacer un negocio prometedor; nunca un buen empresario pierde una excelente oportunidad.
Si Dios le trae a su vida tantas ganancias, no puede mantenerse como quien ve un tesoro y no hace nada para desenterrarlo.
¡Haga un poco más!

BUEN EJERCICIO
Alguien recomendó, alguna vez, que la gente debería escribir lo que quiere en una hoja con letra clara y ubicar ese papel debajo de la almohada.
¿Para qué? Para que cada día, al levantarse, lea en voz alta la lista de cosas que anhela. Dicen que cuando hace este ejercicio, en la mente quedan esos sueños sonando como campanillas y solo hasta que consigue lo que quiere, el pensamiento no descansa en recordárselos.
Algo más: cuando sus deseos se unen con los deseos de Dios y su voluntad se mezcla con la del Creador, las cosas fluyen mejor.

Expresiones difíciles de pronunciar para algunos:
• Fui yo.
• Lo siento.
• Perdón.
• Tiene razón.
• Te amo.
• Adiós.

Tener fe
¿Qué hacer cuando no se le encuentra salida a un problema?
Se debe someter la fe a prueba. Aún las más pesadas montañas pueden ser removidas, por quien se arrodilla pidiendo ayuda. Además, siempre ore.
Los milagros más maravillosos y los cambios
más portentosos estuvieron preparados por muchas oraciones.

APROVECHE LA VIDA
A la vida, como a las naranjas, a las mandarinas, a los limones o a las toronjas, hay que sacarles hasta el último zumo que nos regala. Su jugo es el néctar. Los tragos se vuelven amargos, cuando dejamos que las frutas se pasen de
maduras.

DEBEMOS CRECER
Hay muchos tipos de crecimiento: en edad, en estatura física, en prestigio, en dinero, en bienes materiales de todo tipo, en comodidades, en fin...
Sin embargo, casi siempre nos olvidamos del crecimiento interior.
Es necesario buscar la sabiduría del corazón. En la medida en que crecemos por dentro, nos volvemos humanos y nos acercamos más a Dios. Mejor dicho: crecer por dentro es una aventura que vale el esfuerzo.
Son muchas las personas a las que no les falta nada; no obstante, por dentro están vacías. Lo han cuidado todo, pero se han descuidado a sí mismas.

Reflexión
Hay sustancias orgánicas que existen en los alimentos, que son vitales para el equilibrio de las funciones vitales. A veces necesitamos de ellas, para ponerle ganas a todo lo que debemos asumir. Nuestro mundo sería más fácil, si entendiéramos que no se trata de hacer lo que nos gusta a toda hora; sino de hacer que nos guste lo que la vida nos puso en el momento preciso. No basta con estar ocupados, sino que hay que dedicarse a lo que realmente sea útil.

Publicada por
EUCLIDES ARDILA RUEDA
Su voto: Ninguno (760 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones