Sábado 19 de Abril de 2014
Publicidad
Publicidad
Espiritualidad
Patrocinado por:
Jueves 28 de Marzo de 2013 - 12:01 AM

Las tejas de Dios

Las tejas de Dios
Los problemas, las críticas y las piedras arrecian con relativa frecuencia sobre nosotros. Por eso, tenemos que saber resguardarnos de todos esos desechos que nos caen. No se trata de esquivarlos, la idea es que ellos no nos provoquen daño alguno. Por eso, hoy le proponemos edificar su estado de ánimo con unas cubiertas especia-les; mejor dicho, con las tejas de Dios.

Esas piezas de barro cocido que se emplean para los techumbres no permiten gotera alguna, siempre y cuando se les haga el debido mantenimiento.
En la vida diaria pasa lo mismo: si estamos reparando esos defectos que bordean nuestro estado de ánimo, podemos mantenernos secos en las ‘lluvias de bombas’ que algunos nos lanzan.
Las tejas de las que hablamos, al igual que ocurre con las de las casas, no solo son estéticas y útiles; también nos garantizan que podemos salir avantes más allá de las borrascas.
Hablamos de las tejas de Dios, las cuales tienen una garantía del 100%.
Ellas son piezas de fe usadas para cubrir exteriormente los ‘techos del alma’ y no permitir que nos ahoguen las angustias que tanto nos resquebrajan.
Cuando las cataratas del cielo se le abran y el aguacero de problemas caiga con fuerza sobre usted, le conviene estar protegido con esta clase de tejas.
Ellas le sirven para guarecerse de estos temporales. Porque, aunque no lo crea, las tejas  de Dios están formadas para resistir cualquier vendaval y, de paso, fortalecen su fe. Lo mejor es que usted mira hacia el frente por encima del cielo gris.
Nuestra página de hoy indagó sobre estas ‘protecciones espirituales’ y encontró que, si se ajustan bien a nuestro estado de ánimo, ellas hacen que amaine cualquier borrasca que sacuda a nuestros corazones.
Hay que aclarar que las tejas de Dios no nos alejan de esos episodios que conducen al desánimo, la tristeza o la inseguridad… Sin embargo, nos hacen enfrentar estas situaciones con dignidad y, sobre todo, nos dan energías para continuar.
Si llegó a esta parte de texto, lo invitamos a pronunciar la siguiente oración, la cual reza así:
Señor: ayúdeme a entender que puedo transformar mi pasión en carácter y que, por más que las dudas, el temor y el miedo lleguen a mí, yo seguiré adelante con la certeza de que me repondré. Amén.

Cuestión de alergia
La palabra “alergia” proviene del griego ‘allos’, que se traduce en extraño; y de “ergos”, que significa actividad.
Total: la alergia es una reacción de defensa del organismo ante sustancias externas que penetran en el cuerpo, pero que no causan reacción en la mayoría de las personas por resultar inofensivas.
En los alérgicos, cuando el sistema inmune reconoce esas sustancias como extrañas, intenta neutralizarlas empleando mecanismos que se vuelven dañinos contra el propio organismo, causando así los síntomas propios de la alergia. Hay muchas sustancias que generan este tipo de reacciones.
El tema no es solo un asunto del cuerpo, también es de nuestro espíritu. Con relativa frecuencia reaccionamos mal ante los problemas que tocan a nuestra puerta.
Las reacciones son diversas y, tal como ocurre con las alergias del cuerpo, algunas son muy dañinas. Por ejemplo: ante una vicisitud, nuestro estado de ánimo reacciona con las alergias de la depresión, la tristeza y la desesperanza.
¡Mucho cuidado! esas alergias pueden llegar a ser como ácaros para nuestra alma.
Es bueno encontrar, en las palabras de Dios y en nuestra propia fortaleza, un medicamento que reaccione de manera positiva ante este tipo de circunstancias.

NO SE COMPLIQUE
Hay quienes toman el mundo como si se tratara de complicados ‘tubos de ensayo’: analizan todas las posibilidades que tienen para seguir y terminan inmersos en una clase de química pura. Lo peor es que en esos experimentos, jamás toman decisiones y quedan enfrascados en sus propios laboratorios.

¡ACTUAR!
Desde la construcción de un rascacielos hasta la comida para un pobre, son resultados de ideas sobre las cuales se actuó. Nada llega pensando solamente; hay que ejecutar las tesis. Porque las palabras que no cuadran con los hechos, carecen de importancia.

EFECTO LUPA
La lupa, ese lente que nos sirve para ver más grandes las cosas, a veces causa un efecto contrario. Por ejemplo, ese artefacto nos hace ver los problemas más grandes de
lo que realmente son.

liturgia de la vida
Dicen que se debe practicar la llamada ‘liturgia de la vida’. ¿En qué consiste? La idea es ofrecerle a Dios cada día lo que se hace, lo que se sufre y el buen trato que se les da a los demás.

HABLEMOS DE NÚMEROS
Las estadísticas de los argumentos que utilizan las personas para justificarse, se pueden medir con barras. Sin embargo, nunca olvidemos que el fracaso siempre tendrá mil excusas; mientras que el éxito nunca requerirá de explicación alguna. No trate de quedar bien con frases que lo ponen en evidencia; es mejor actuar y lograr el éxito que le corresponde.

Publicada por
EUCLIDES ARDILA RUEDA
Su voto: Ninguno (633 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones