Miércoles 22 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Espiritualidad
Patrocinado por:
Jueves 30 de Mayo de 2013 - 12:01 AM

CREA

Una sencilla ruta y una pócima de sueños, con buen viento y buena mar, al lado de una acertada meta, se convierte en el agua dulce que ahuyenta la sed de su vida. Claro está que en esta receta siempre será fundamental agregar una sencilla “cucharada de confianza.

Hay gente que no comienza ningún proyecto porque, de entrada, cree que no le será posible ejecutarlo. Por alguna extraña razón, la persona no se siente dotada para emprender eso que tanto anhela.

¿Le sucede eso a usted?

Si es así, el diagnóstico es claro: usted no se tiene confianza.

Cuando se piensa que está vencido, ya se está derrotado; si no se atreve, no lo hará; y si sabe que le gustaría ganar pero no puede, pues perderá.

El éxito comienza con su propia voluntad.

A veces, el sentir la riqueza de la vida se logra con cosas tan elementales como ‘creerse el cuento’ y actuar de una.

Eso sí, lo más importante siempre será ‘inyectarle’ una dosis de amor a eso que se desea hacer, así se vea muy pequeño.

Ha de saber que las metas hay que alcanzarlas ya que ‘nada le lloverá del cielo’.

¿De qué tiene miedo? ¿Acaso de fracasar? ¿Cómo puede saber que fallará si aún no ha dado el primer paso?

Cuando usted se propone algo, tiene todo por delante. Tal vez lo que no ha anexado a su morral es el mejor de todos los amuletos: el de la confianza.

También puede ser que lo que se ha propuesto no está basado en la realidad.

¿Quiere un ejemplo? Usted compra el boleto de una rifa y se queda aburrido porque no se la gana. ¡Quédese esperando a ganarse el ‘gordo’ de la lotería y no haga nada por salir adelante y verá! También es probable que a lo mejor algún día se gane el premio mayor; pero mientras tanto le corresponde seguir trabajando por su propio destino.

¿Sabe algo? Las mayores riquezas no están en un boleto. La mejor forma de lograr lo que uno sueña está en el trabajo honesto, en la constancia, en las ganas de salir adelante; mejor dicho, en la propia fe. Tenga claro cuáles son sus capacidades para que de esta forma determine su propio futuro.

Ojo: es probable que en la vida no haga todas las cosas que se proponga. Cuando algo así les pasa a quienes poseen una actitud mental positiva, ellos admiten tener un imprevisto y hacen todo lo que tienen a su alcance para resolverlo. Es decir, aceptan la situación y hacen lo que tienen que realizar para producir un cambio.

Elabore su propio plan de acción, antes de emprender una cosa. Por último, tenga claro que así usted no pueda estrechar con su abrigo al mundo, tiene el don de lograr que las pocas cosas que haga le resulten como a todos nos gusta: ¡bien!

Razones para creer

Crea en los hombres de buena voluntad, en las mujeres que aman de verdad, en los niños que ríen y en los jóvenes que aprenden a estudiar con gusto.

Crea en el Sol, el viento y la magia purificadora del agua.

Crea en sus hijos y en la mujer que los ayudó a traer al mundo.

Crea en sus padres que lo engendraron y en los que engendraron a sus ‘viejos’.

Crea en la maestra que lo motivó a escribir y en el ‘profe’ que le enseñó a pensar, sin que por ello haya tenido que humillarlo y decirle “bruto”.

Crea en el carpintero que construye, en el marino que navega hacia lo desconocido y en la mano amiga que le ayuda a levantarse.

Crea en todos los que dejan una huella positiva en usted.

Crea en la vida, crea en su Dios y, sobre todo, crea en todo aquel que sabe decir ‘gracias’.

Preguntas para reflexionar

… Si no se aprueba a usted mismo, ¿quién lo va a aprobar?

… Si no le interesa su trabajo, ¿a quién le va a interesar lo que hace?

… Si no confía en usted mismo, ¿quién le podrá tener confianza?

… Si nunca se decide a partir, ¿por qué desea llegar?

… Si está anquilosado en el ayer, ¿para qué espera el mañana?

… Si no aprende a ser amigo, ¿por qué pide compañía a gritos?

... Si no está dispuesto a dejar ese viejo vestido, ¿cómo quiere lucir mejor?

... Si no busca trabajo, ¿cómo aspira a conseguir uno?

... Si no estudia para aprender la lección, ¿cómo piensa pasar la materia en el colegio?

... Si no lee para instruirse, ¿cómo quiere aprender a escribir bonito?

... Si no tiene fe, ¿cómo espera que Dios le brinde su mano?

... Si no da el primer paso, ¿cómo piensa avanzar?

... Si no soporta un mal viento, ¿cómo va a resistir el vendaval?

... Si no les tiende una mano a los demás, ¿cómo piensa que los demás le ayuden?

El entusiasmo se enciende

Muchos tienen fósforos en su interior, pero pocos saben encenderlos. Aunque no lo crea, nuestra vida es como varios cerillos juntos que tienen la capacidad de volverse fosforescentes con solo rasparlos.

Esa energía representa nuestra verdadera alma, una materia luminosa que ‘arde’ sin consumir nuestro cuerpo. Es como la sazón de la vida que, por desgracia, olvidamos

saborear. Y es que así tengamos los cerillos suficientes, solo de nosotros depende encender nuestro brillo interior.

Esa luz es la que en realidad debemos tener para emprender alguna cosa o cualquier trabajo.

Cuando usted hace algo con alma, descubre cuanta alegría le proporciona conseguir sus objetivos. Sin alma, las cosas se vuelven amargas.

Hay que encender esa llama de manera consciente y con cuidado, para no quemarse con la ansiedad. Es decir, el calor genuino de los cerillos de su vida debe tener la capacidad suficiente para iluminar su camino y, a la vez, para evitar que la deflagración se le salga del control. El único medio cierto para triunfar siempre será el de rendir cada día más. Es dar lo mejor que se espera de nosotros y, en ese orden de ideas, nadie puede triunfar sin encender esa llama.

Publicada por
EUCLIDES ARDILA RUEDA
Su voto: Ninguno (620 votos)
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones