Viernes 25 de Abril de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
Patrocinado por:
Lunes 29 de Agosto de 2011 - 12:01 AM

Psicodieta: Revise su estado anímico y elija los alimentos

Internet/ VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: Internet/ VANGUARDIA LIBERAL)
Aunque no lo crea, el hecho de que esté feliz, bajo de ánimo, ansioso o depresivo, lo llevan a comer muy poco o comer más de la cuenta. Por eso es importante que de acuerdo a su psiquis elija una dieta perfecta.

Para muchas personas la ansiedad se va con unos cuantos paquetes de papas, chitos, y demás. Hay quienes necesitan que suene la comida, por eso eligen esos productos, sobre todo cuando sienten que necesitan ocuparse en algo pero no saben en qué, o cuando deben esperar y se impacientan.
También existen estereotipos que se han ido formando, como la mujer que tras la pena de amor se queda en cama con un pote de helado gigante y cantidad de dulces. Y también hay quienes ante una tristeza en el alma corren en busca de un chocolate pues ya se saben las bondades de este alimento respecto a la hormona de la felicidad. Pero lo que desconocen es que en exceso el chocolate es malo, que solo basta una pastilla o una chocolatina pequeña para consentir el alma.
Están también las personas que en estado de depresión pierden el apetito, no quieren comer nada, nada les provoca, hasta el punto de perder más kilos de los que deberían.
Y por supuesto las personas que están felices de la dicha y que mejoran su apetito; es por eso que la etapa del romance nos regala kilos de más.
Así se evidencia que el estado anímico interfiere en nuestra alimentación.
Por eso Vanguardia Liberal les presenta algunas opciones para que controle su apetito o sepa qué dietas caen de maravilla, de acuerdo a su estado anímico.

1. Si tiene una actitud ansiosa
Para esas personas que quieren acabar con la ansiedad comiendo y comiendo, sobre todo cosas de paquete, de tienda, es necesario que se pongan un límite si no quieren además salir rodando de lo gordas, o peor aún, saciando ese síntoma con cosas poco nutritivas. Una señal clave es quedarse en casa sin nada qué hacer, abriendo y cerrando la nevera. Por eso el doctor en Nutrición, Guillermo Navarro les recomienda:
Elija productos saludables, bajos en calorías, ricos en fibra, para que no afecten el peso ni se conviertan en obesidad.
La amplia gama de frutas le ayudarán así como los frutos secos. Las frutas pasas o deshidratadas, las almendras y nueces no pueden faltar.

2. Si está pasando por un estado de depresión
Las personas que atraviesan malos momentos, estados de ánimo bajo, decaimiento, deben decirle adiós a los estimulantes.
Aunque crean que lo ayudarán debe tener presente que éstos solo actúan por momentos y después los llevarán al mismo estado. Incluso generarán una adicción.Así lo explicó el doctor en Nutrición, Guillermo Navarro, de Asip.
“A mayor dependencia de estimulantes, mayor profundización del problema. Al contrario deben elegir alimentos naturales reguladores o energéticos, es decir, frutas y almendras, que le ayudarán a no tener picos de estímulos y posteriormente recaídas”.
Y si usted quiere abrir su apetito, las recomendaciones hechas por el experto son:
Evite en lo posible el azúcar.
No pique cada ratico, hágalo solo a las horas habituales de su alimentación.

3. ¿Muy feliz y come de todo?
 Así como en la etapa de noviazgo las personas suelen subir de peso ante la cantidad de invitaciones que se les presenta, de la misma forma en momentos de extrema felicidad donde se organizan banquetes, fiestas, o las mismas vacaciones, se convierten en periodos de excesos.
Es por eso que la recomendación del doctor en Ciencias de la Nutrición, Guillermo Navarro, es “comer cosas saludables y bajas en calorías. Para eso hay propuestas interesantes, que están elaboradas sobre los grupos de alimentos como las frutas y las verduras, que también causan placer a los sentidos, a la vista, al olfato, al gusto, por su variedad, su frescura y porque son bajos en aportes calóricos”.
Recuerde que el cuento no es dejar de comer sino comer saludable.

Recomendaciones
Estas son las indicaciones dadas por el médico Carlos Francisco Fernández  y autor del libro ‘Le tengo el remedio’ para que usted consuma alimentos específicos de acuerdo a su estado anímico:
1. Aprenda a diferenciar el hambre de la saciedad o gusto por sentirse lleno. Incluya en su dieta diaria una o dos raciones de verduras, frutas o cereales integrales sin grasa, legumbres como el fríjol, las habas, las lentejas, habichuelas, garbanzos o soya, y lácteos como el queso, la cuajada, la leche o el yogurt descremado y en carnes el pescado, el pollo, el pavo sin piel, el atún en agua, las sardinas. Juegue a mezclarlos. Evite las gaseosas y las grasas.
2. Si es impulsivo al comer entretenga su mente, consuma agua de manera regular y a sorbos, no coma en restaurante sino en casa, consuma un pedazo de zanahoria o de tomate, una fruta o cereal. Eso le ayudará a controlar el apetito. El queso produce satisfacción por las exorfinas. Recuerde que son porciones pequeñas.
Los alimentos proteicos tienen ácido glutámico, un aminoácido que produce sensación de saciedad. Prefiera pequeñas porciones de ellos.  
3. Si tiene depresión aléjese de la comida chatarra y las gaseosas, pues estas lo harán obeso y eso no beneficiará para nada su estado anímico; al contrario lo afectará aún más.
4. Si tiene náuseas aléjese de la comida chatarra y sobre todo, de jugos ácidos como la piña, la naranja y las comidas grasosas. Desayune con gelatina y caldo de pollo sin grasa. Para las náuseas en la mañana consuma galletas de soda, una tostada seca o una aceituna.

La voz de experto

Guillermo Navarro
Doctor en Nutrición, ASIP
“Una de las cosas que más necesita la humanidad es dominio propio, pero también fuerza de voluntad. El dominio es el freno, la voluntad es el acelerador, el dominio propio es no hacer lo que no debo hacer, la fuerza de voluntad es hacer lo que debo hacer, esa es la base.
Y es a través de la comida que podemos educar el dominio propio y la fuerza de voluntad. Actualmente tenemos un sinfín de tentaciones, una oferta de comidas y bebidas desmedidas, por eso es clave desde la nutrición abstenernos de la cantidad de cosas que consumismo y son perjudiciales, para comer aquellas que nos son necesarias e indispensables.
A través de la comida podemos desarrollar buenos gustos, buenos hábitos y aún buenas adicciones”.

Adriana Serrano
Nutricionista Dietista
“Respecto a los estados anímicos, pienso que es relativo. Lo que se analiza es qué conducta asumen frente a los alimentos las personas dependiendo de su componente psicológico. Hay personas que se vuelven hiporéxicas (falta de apetito), mientras otras sufren de atracones (comer a toda hora). Estas conductas deben ser vigiladas por un especialista, como el psiquiatra y él determina si es necesaria la psicoterapia o el uso de un medicamento, y luego sí entra todo un equipo multidisciplinario a manejarlas. Nunca debemos olvidar que el manejo de un paciente con componentes emocionales que afecten su estado de salud debe ser tratado de manera compleja”.

Dietas a seguir

Dieta para el tipo Agresivo
Desayuno: Té con limón y dos tostadas de pan.
Media mañana: Yogur natural con una cucharada de salvado tostado.
Comida: Pasta o arroz con tomate y queso de oveja, coles de bruselas con aceite de oliva.
Merienda: Una pieza de fruta.
Cena: tortilla de dos huevos y ensalada de zanahoria aliñada con aceite de oliva.

Dieta para el tipo Depresivo
Desayuno: Café con leche y biscotes.
Media mañana: Fresas con zumo de limón. Comida: Verdura de hoja ancha con limón o vinagre, pechuga de pollo a la plancha y una cucharada de aceite de oliva.
Cena: Sopa de verdura con arroz, espinacas hervidas y una cucharada de aceite de oliva.

Dieta para el tipo Regresivo
Desayuno: Café con leche descremada y cereal con una cucharada de miel.
Media mañana: Yogur natural.
Comida: Arroz cocinado con azúcar, aceite de oliva y hierbas aromáticas, zanahorias al vapor.
Merienda: Yogur natural con trozos de fruta natural de temporada, salvo plátanos, higos, uvas, caquis y frutas secas.
Cena: Requesón, hinojo hervido y una cucharada de aceite de oliva, una pieza de fruta.

Dieta para el tipo Defensivo
Desayuno: Café edulcorado y leche descremada con cereales.
Media mañana: Manzana y kiwi.
Comida: Pasta con tomate y albahaca, y ensalada de verduras verdes, junto con tomate y aceite de oliva.
Merienda: Yogur natural con trozos de fresa.
Cena: Berenjenas cocidas, una cucharada de aceite de oliva e hinojo cocido al horno.

Y usted, ¿qué personalidad tiene?
Los alimentos que elige también pueden demostrar cómo es usted.
Expertos internacionales opinan que las personas que consumen carne en cantidad, picante y bebidas estimulantes, que incluso comen alimentos que les permiten crujir, son catalogados como agresivos al comer.
Una persona que come porque le toca, por distracción, esas personas que se sienten aburridos al comer demuestran ser depresivos. Para ellos la recomendación es guardar en la nevera pasta, ensalada, arroz cocido para acompañar con quesos, sopas de verduras. Fundamental,  ensaladas de hojas anchas.
El regresivo es la persona que ama los dulce y los productos de paquete.
El defensivo es el que ve en la comida su arma protectora para seguir, para sentirse bien consigo mismo. Por lo general eligen las grasas.
Nota: La recomendación hecha por los expertos es que no olviden que la clave está  en las frutas y verduras como fuente de vitaminas y minerales.

Publicada por
PAOLA BERNAL LEÓN
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones