Miércoles 20 de Agosto de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
Patrocinado por:
Lunes 24 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Temas que no debe abordar en una primera cita

Internet/VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: Internet/VANGUARDIA LIBERAL)
Muchas personas se preguntan por qué sus primeras citas resultan siendo un fiasco. Pero lo que no saben es que están abordando temas que poco interés surgen en la otra persona y que al contrario, terminan espantándola y diciéndose a sí misma: “La cita fue un desastre”.



 

Es cuestión de dejar que la conversación fluya, que ese ambiente se torne interesante, que usted se sienta relajado para hablar temas de toda índole. Pero lo que no puede hacer es sentarse literalmente en la palabra y hablar y hablar, hasta el punto de aburrir a quien tiene al frente.
Recuerde que más allá de llevar temas y ponerlos en el tintero, lo que necesita hacer en esa primera cita es proyectar seguridad, no fingir ser otra persona, y permitir que la musa de la inspiración y de las buenas charlas se apropie del momento.
No se trata de hacer tratados y saber cómo responder, preparar la conversación, ensayar frente al espejo los temas y respuestas que podría dar. De hacer eso, usted se va a ver sobreactuando y la espontaneidad que es tan clave en una primera cita desa-parecerá.
Lo que sí debe tener claro es no cometer ciertos pecados inocentes que envíen mensajes errados a su primera cita.
Fatal sería que toda la noche su papá o su mamá le estuvieran timbrando al celular, para preguntar cómo va todo, si ya comió, si se abrigó pues está haciendo frío. Sobre todo si usted ya pasa los 25 años. Esa primera situación sería una total amenaza para una segunda cita.
Lo mismo si usted es madre soltera, o divorciada, y su mamá la llama toda la noche para comentarle sobre lo que hizo o dejó de hacer el niño o la niña. Seguro la interrumpirán y usted no estará tranquila en ese lugar. Por eso, procure salir cuando sabe que las cosas marchan bien en casa y sus familiares tienen el control de la situación. De irse a una cita cuando su bebé tiene fiebre o malestar, no solo sería una madre descuidada e irresponsable sino desalmada.
Y en tercer lugar, no caiga en temas que solo hacen generar distancia entre usted y su pareja. Por ejemplo, la falta o el exceso de dinero, la religión o política, el amor desmesurado que siente usted por su mascota o la izada de bandera de sus hijos y las excelentes calificaciones, pueden apaciguar el fuego y la atracción de ese primer momento.


 


Preguntas y respuestas


Felipe Andrés Moreno S.
Psicólogo
¿Qué tener claro para disfrutar esa primera cita? Para disfrutar esa primera cita debemos estar tranquilos y seguros, porque eso nos hará pensar muy bien en las cosas antes de decirlas.
Debemos hablar de una manera suave sobre nuestras virtudes, mostrar nuestro buen sentido del humor, o las características que nos hagan ver ante la otra persona como interesante. Lo que no debemos hacer es exagerar; siempre debemos mostrarnos humanos y no como la súper mujer o el súper hombre. Mucho menos como la última sensación del momento.
¿Qué decir respecto a las personas que en la primera cita van contando los problemas de su casa, la separación de sus padres, los problemas de salud que tienen, y argumentan que deben mostrarse como son y si le gusta a su cita bien o si no, no hay lío? No es que debamos ocultar la realidad, pero en la primera cita no debemos abordar esos temas, porque precisamente la primera cita es un momento mágico, en el que las dos personas quieren pasarla bien, divertirse, hablar de cosas positivas. Por eso es que se genera la magia en esa primera cita.
Una primera cita es para oxigenarse, para desestresarse, para que la persona que tenemos al frente nos cause admiración.
Por eso es que se da la ilusión, porque queremos encontrar a alguien con cantidad de virtudes que de pronto nosotros no tengamos, porque no queremos encontrarnos con una persona tan común y corriente, porque queremos la novedad, el encanto, lo fabuloso.
Inconscientemente y con el paso del tiempo, vamos abriéndonos psicológicamente para conocer en esa persona sus defectos, sus problemas, su situación, pero no en la primera cita, pues no estamos preparados para recibir eso.
¿Cómo manejar la situación si no hubo encanto? Lo cierto es que siempre que vamos en plan de cita vamos con las expectativas altas puesto que vemos a esas personas como posibles candidatos para ser pareja. Pero por el hecho de haber perdido el encanto como pareja, esto no quiere decir que no se pueda lograr una bonita amistad. No se pueden cerrar todas las puertas, la amistad es una buena forma de aceptar una relación aparentemente fallida.


Falta o exceso
Nada más aburridor que un hombre o una mujer que viven hablando de sus pertenencias, de sus acciones, de su vida en el club, de lo ostentosos que son. Primero, usted no quiere sentir que está con una pareja ‘snob’, que solo vive de apariencias. Mucho menos cometer el error de preguntarle a su cita sobre todo lo que tiene, porque ahí el mensaje será: “Estoy saliendo con un o una arribista”. Tampoco sentarse a la mesa y decir: “¿Pago con mi tarjeta gold o con cuál?”. De ser así, estará saliendo con alguien fanfarrón y ‘chicanero’, y eso a cualquiera le acaba la magia, salvo que esa cita esté buscando quien la mantenga.
Y como los extremos son negativos, por supuesto vivir quejándose por la plata, invitar a alguien a cenar y decirle que solo lleva $50 mil para que la persona haga cuentas mentales y al escoger la carta pida el plato más barato, vivir quejándose porque acaba de recoger a su cita y lleva poca gasolina; incluso ir con ella y pedir que le tanqueen solo $10 mil, a pesar de que la aguja marca en rojo, será desencantador.
Acabará también toda la magia encontrarse con que su pareja solo puede pagar con tarjeta de crédito y las cuotas de la cena las pone a 10 meses.
Todos esos detalles desencantan.
Y es que la autora de ‘De tu lado con Alex”, es enfática en este punto pues admite que: “El tema de la plata se debe evitar como plaga. No cuente nada sobre la última inversión millonaria ni dé los detalles del último embargo”.


Nada de política
Este punto es súper clave, sobre todo en esta temporada de elecciones. Que la cita no sienta que usted está haciéndole campaña a alguien o consiguiéndole votos porque será fatal, aburridor e incluso un tema que genere distancias y grandes diferencias.
Y así como la política, la religión tampoco estará bien vista en la primera cita. Usted puede ser devoto de quien sea, pero eso hace parte de su intimidad. Que la persona no sienta que la están “convirtiendo” y que tiene al frente a un arcángel que acaba de descender del cielo para enderezarle el camino.


Problemas de salud: Prohibidos
Recuerde que la clave está en pasarla bien. No tiene por qué contarle a su primera cita que sufre de jaquecas, que le llegó el periodo y se siente indispuesta, que es de las mujeres que no puede con los cólicos, que la gastritis o la úlcera la tiene al borde, y peor aún que se le inflama el colon, que no puede comer nada, que sufre de todo.
Ante eso saldrá espantada su cita, pues usted parecerá una clínica ambulante y ante eso, no hay ni peligro de que alguien quiera divertirse con usted.
“Que sufre del colon irritable, que los juanetes la están matando… hablar de los problemas de salud en la primera cita ¡nada qué ver! Diría que ni en la segunda, ni tal vez en la tercera. Este es un tema bastante personal y puede ahuyentar a ese posible futuro novio”, dijo Alexandra Pumarejo.


Temas inocentes pero poco interesantes
Quizá usted ame con locura a su mascota, la trate como a su hijo. Pero no olvide que a esa persona que tiene al frente poco le puede importar si “la niña” o “el bebé” de cuatro patas está estrenando lazo para salir a pasear o si se lanza todas las mañanas encima suyo a lamerle la cara. Lo que sí es bueno es que en esa primera cita evalúe en su pareja si es amigo de los animales. Pues si para usted es así de importante su mascota y da con alguien alérgico o que las deteste, lo mejor es que esa cita no se convierta en una relación duradera. De ser así, terminarán discutiendo siempre porque la mascota se subió a la cama, porque tiene pelos de ella en la ropa y no es bueno luchar contra la corriente y ganarse dolores de cabeza innecesarios.
Según explicó la autora Alexandra Pumarejo, “no todas las personas sienten la misma devoción por los animales y si usted empieza a hablar sin parar de la última travesura o logro de su hámster Willy, tal vez va a dar la impresión de ser alguien un poco obsesivo con el tema”.


Criticar jamás estará bien visto
Imagínese a su cita diciéndole que ya lleva dos cervezas o dos cocteles, sin decir que tenga que excederse en el consumo de alcohol. Al contrario, debe ser prudente, porque ese también puede ser un indicador para que alguien salga despavorido.
Las preguntas que tampoco debe hacer según la autora Alexandra Pumarejo son: ¿Por qué comes tanta sal? ¿Será que puedes dejar de hablar tan duro? “esos pantalones están pasados de moda”.


Si quiere tener el control de la situación
La autora del libro ‘De tu lado con Alex’, Alexandra Pumarejo, expone en su publicación las recomendaciones a seguir para empezar una conversación con alguien que le gusta:
1. Pare los pensamientos autodestructivos. Aleje el pánico y pensamientos como “va a creer que soy muy lanzada” o “por qué me puse este vestido, me veo inmunda”, “va a pensar que estoy gorda”.
2. Imagínese que está hablando con una amiga: Recuerde que una amiga no la va a juzgar ni la va a ver gorda. Hable sin prejuicios ni miedos.
3. Sonría y capte la mirada: Cuando él la mire, sonríale y mírelo por unos segundos. En la segunda mirada sonría por unos segunditos más. Si él devuelve la mirada y la sonrisa, un punto a favor.
4. Escanee bien a la persona: Haga un chequeo de arriba a abajo. La forma al vestir, algún elemento de su atuendo o lo que pide al comer, son indicios para romper el hielo y hablar de cosas descomplicadas y relajadas que despierten el interés de esa persona con quien comparte la cita.
5. Haga preguntas abiertas: Evite preguntas que él o ella tengan que responder con monosílabos.
6. Sepa cuándo no insistir: Nada peor que ver que su cita vive toda la noche viendo el reloj o le contesta de manera cortante y fea. Adiós.

Publicada por
PAOLA BERNAL LEÓN
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones