Publicidad
Mar Dic 12 2017
25ºC
Actualizado 04:29 pm
Martes 25 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Que los miedos no lo acobarden

Cantidad de personas se asustan con cosas insignificantes. Desde una película de terror, una historia de espantos o la misma oscuridad. Y es que la imaginación suele ser tan poderosa y la mente aún más, que no solo traen a colación esos momentos sino que se acobardan, hasta el punto de sentirse arrinconados con sus propios pensamientos. Gánele a la mente.


La mente es poderosa, incluso usted puede terminar muerto del susto si se lo permite. Hay quienes con ayuda de sus pensamientos y una simple historia que hayan escuchado, van maquinando toda una película de terror hasta convertirse en verdaderos protagonistas.
Más de uno, tras un susto, ha terminado arrinconado en la cama, con las cobijas por la cara, agudizando su oído y sintiendo pasos que solo provienen de su imaginación.
Otros terminan creyendo que hay alguien debajo de sus camas, y más de uno en la oscuridad empieza a ver más allá de lo real.
Sombras, espantos, y hasta risas pueden escuchar, pero se les olvida que es producto de su imaginación.
Por eso más de una persona se declara miedosa, temerosa y evita ante todo darle rienda suelta a su imaginación. En lo posible se niegan a escuchar historias asombrosas, no pagan un solo peso porque los asusten en cine viendo una película de terror que les robará el sueño y la tranquilidad en las noches.
Algunos se niegan a dormir con la luz apagada, y encienden un radio para no escuchar ruidos molestos.
Vanguardia Liberal habló con expertos, para que en estos días de Halloween no termine más asustado que de costumbre y tenga a su mano una lista de tips para controlar su fantástica y asombrosa imaginación.


 


Venza el miedo a la oscuridad
Hay quienes no son capaces de dormir con todas las luces de su casa apagadas, y dejan la del baño encendida, o en caso tal el televisor programado hasta que se duermen.
Muchas personas han buscado sus propias herramientas para decirle adiós al miedo a la oscuridad. Esas mismas personas son precavidas y ante el temor que les representa que la luz se vaya, tienen en su mesa de noche y siempre a la mano una linterna, vela y fósforos.
Otras no pueden vivir en un lugar que no tenga planta eléctrica, y el hecho de que solo la tengan en las zonas comunes por los ascensores, no les interesa.
Pero la pregunta es, ¿hasta qué punto es bueno buscar esas herramientas o simplemente vencer el miedo exponiéndose a la misma oscuridad? ¿Alguna vez ha intentado decirse a sí mismo que todo es producto de la imaginación y que usted tiene el control de sus pensamientos?
El médico psiquiatra Carlos Alberto Otero Orjuela explicó que “muchos temores se despiertan en la soledad, pues la gente tiende a pensar en muchas cosas. Por eso la compañía es una solución inmediata, pero la clave está en confrontar las cosas y ver que no pasa nada. Incluso dormir con la luz apagada es fundamental para que se tenga un mejor patrón de sueño y el cerebro se desconecte”.


Recomendaciones para salir triunfante
Si lo que usted quiere es decirle adiós a sus temores, expertos consultados le dan algunas pautas para que salga victorioso de cualquier idea que le represente miedo. No se acobarde:
1Sea racional.
2Haga deducciones lógicas de cualquier cosa. Si está sola en el apartamento y escucha que se cayó un vaso, piense que pudo dejarlo en la orilla del mesón y el viento lo arrojó. No crea que hay un espanto que lo arrojó.
3Si escuchó un ruido en la oscuridad, levántese y encienda las luces. Así podrá comprobar qué fue lo que sucedió en realidad. No se quede debajo de las cobijas inventándose historias.
4Confronte todo. Es probable que un ladrón quiera entrar a su vivienda, su mascota esté en problemas y necesite ayuda o haya un problema que revisar, como una llave del gas abierta, por ejemplo.
5Sobrepase el temor y seguro dormirá mejor o tendrá el dominio de la situación.


Preguntas y respuestas

Carlos Mauricio Peñalosa
Psicólogo especialista en PNL
¿Qué influye en que una persona sienta miedo por todo y otra no?
El miedo es un estado innato al ser humano. Si nos referimos al miedo al terror, a lo paranormal, tiene mucho que ver con miedos de base de la infancia.
Muchos de esos miedos tienen anclas en lo visual, otros en lo auditivo.
Pero lo cierto es que el miedo es aprendido de la infancia y desde allí nace el patrón emocional, por lo que se hace necesario cambiar ese sistema de creencias. Precisamente de ahí surge la diferencia, pues el estímulo puede ser el mismo pero cada respuesta es individual, pues depende de la experiencia de memoria que hace que un miedo sea paralizante o no.
¿Cómo hacer para que el miedo no paralice a alguien?
Hay miedos que paralizan y otros que generan una disfuncionalidad.  Se debe analizar si el estímulo es auditivo o visual para realizar un trabajo de submodalidades, que consiste en: si el estímulo es visual debemos empezar a distorsionar esa imagen, cambiar su lectura, el color de la imagen. Esa es una de las técnicas para atacar un tipo de miedo visual.
Por otro lado, desde el sistema de creencias debemos lograr un atrevimiento. La ausencia de atrevimiento es la que hace que no enfrentemos los miedos. La mejor manera es atreverse para darse cuenta que el miedo es producto de la imaginación. Es como cuando se abordan fobias.
El atrevimiento es la primera manera de vencerlo y reconocer que hace parte de ese miedo. Al reconocerlo, ya se tiene la capacidad para modificarlo. De lo contrario, ese miedo siempre va a estar ahí.
¿Qué decir del caso concreto del miedo a la oscuridad?
El miedo a la oscuridad es un patrón que se adquiere desde bebé, por ese mismo miedo de los padres a que no duerma solo.
De adulto, se debe entrar a evaluar qué me produce la oscuridad, por qué tengo que dormir acompañada del foco o la lámpara. Quien no puede dormir con la luz apagada tiene un problema adaptativo y de base. Para eso se puede hacer un ejercicio de línea de tiempo y encontrar ese patrón de la infancia que generó ese terror. Hay que trabajar sobre ese paquete de creencias.


Carlos Alberto Otero O.
Psiquiatra Medicina Mente Cuerpo
¿Qué consecuencias deja en una persona el dejarse llevar por sus miedos y temores?
No confrontar los miedos puede llevar a cualquier persona a ser disfuncional, temerosa, a proyectar esa misma angustia o inseguridad a otras esferas de la vida. Incluso a que tengan miedo de ir a una entrevista solos, miedo a hablar en público, porque siempre van a necesitar a alguien como compañía. Los miedos causan limitación en todos los aspectos.
¿Por qué existen personas más miedosas que otras? ¿Qué factores inciden en la forma como perciben las cosas, unos de otros?
Generalmente tiene que ver con los primeros años de la vida. Cuando el ambiente y la seguridad que brindaron los padres fueron las mejores durante el proceso de crianza, no hay temores. Contrario sucede con aquellos padres que infundieron el temor como método de educación. Frases con el hijo como “te  llevo al médico a que te pongan una inyección” o “el coco te va a llevar si no te tomas la sopa”, genera en ellos miedos que pasan a evidenciarse en la adultez.
Y es que de niños nos encantan las historias de miedo, tenemos amigos imaginarios y vivimos de mucha fantasía, pero son los padres quienes provocan un condicionamiento hacia la oscuridad y demás aspectos.
Otro factor puede ser una experiencia subida de tono, un mal chiste, una mala broma, que a un niño lo encierren en un armario, en un cuarto oscuro. Eso hace que sean personas temerosas. Lo mismo los padres que dejan a los niños encerrados con llave. Todo eso es terror para el resto de la vida. Por eso la recomendación es tener cuidado con la forma en que proyectamos seguridad en ellos.


Aléjese del miedo
¿Si sabe que se puede orinar ante una historia de terror, por qué se somete a las mismas? ¿Si el tema de la muerte le representa tanto pavor, por qué va a todos los funerales y se acerca a ver el fallecido? ¿Por qué va a cuanta película de miedo puede, averigua sobre temas acerca del exorcismo y se expone a esas situaciones sabiendo que no podrá dormir por varias semanas, ni dejará dormir a su pareja o sus padres?
Lo mejor es retirarse del lugar, procurar no ir a funerales, evitar todo lo que pueda robarle la calma. “Esas son conductas ‘evitativas’, y son sanas al comienzo mientras la persona entra en un proceso o tratamiento que le permita superarlas”, enfatizó el médico psiquiatra Carlos Alberto Otero.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Bocado caribeño para Navidad
Un patacón con lomito de res para disfrutar como cena de Navidad.
Publicidad
Publicidad