Publicidad
Mié Dic 13 2017
20ºC
Actualizado 09:02 pm
Martes 01 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

¿Cuánto tiempo esperar para una segunda cita?

La única señal que podía tener una persona diez años atrás era la famosa llamada a su teléfono fijo para concretar una segunda cita con esa persona que le encantaba. Ahora la respuesta es inmediata y muchos no quieren esperar.
Internet/VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: Internet/VANGUARDIA LIBERAL)

Esperar la famosa llamada al teléfono fijo, justo al día siguiente de la primera cita, resultaba para toda mujer un momento tensionante. Era evaluar tras esa llamada el interés que había surgido entre el chico que le encantaba y analizar las posibilidades de una segunda cita y por qué no, un romance.
Pero eso fue hace más de diez años; con la llegada del celular, esos días de espera se desvanecieron. Sin embargo quedaba la pregunta: ¿será que no me llama porque perdió mi número? ¿Anotaría un número equivocado? ¿Y si no entendió el teléfono bien en medio de tanto ruido en la disco?
Otras mujeres se quedaban todo el día mirando su celular y preguntándose: ¿será que se descargó? ¿Y si sonó y no lo escuché?
Lo cierto es que cualquier señal de humo resulta siempre significativa, sobre todo si tras la primera cita se ha sentido una atracción especial.
Con el tiempo la inmediatez golpeó también las relaciones emocionales. Con las redes sociales un solo trino en el twitter, que esa persona la agregara al Facebook, que le enviara un mensaje de texto, hizo la espera más angustiosa. Hoy en día y tras la primera cita se espera una respuesta inmediata y contundente para salir de nuevo.
Lo anterior ha hecho que las mujeres tengan menos paciencia y muchas se preguntan cuánto es el tiempo prudente para esperar, hasta qué punto deben ellas dar ese gran paso para una segunda cita y cuándo desechar toda esperanza.
Los expertos consultados por Vanguardia Liberal le ayudan a salir de ese gran dilema. 

Señales que le dicen que él no llamará
No se engañe a sí misma, a veces el panorama es tan claro que usted sabe que esa persona no la llamará. Estas son algunas de las señales dadas por la psicóloga Yolanda Hernández para que desista y siga su camino sin desgastarse ni caer en falsas ilusiones.
La atracción no fue mutua.
La reunión se tornó aburrida.
Se le hizo largo el tiempo que compartió en la primera cita. Esa persona estuvo mirando todo el tiempo el reloj e inventando excusas para irse.
Tenía otras expectativas y se esfumó el interés por la persona.
No hubo sintonía  con la persona tras la conversación.

Preguntas y respuestas

Freddy Hernando Cristancho
Psicólogo social
¿Ya está mandado a replantear que el hombre es el que debe buscar tras la primera cita un segundo encuentro, y la mujer también se está atreviendo?  Los jóvenes de hoy son muy expresivos, su forma de pensar y actuar no está tan  ligada a la relación sexo- sentimientos como lo fue para generaciones anteriores. Esto invita a fortalecer  los vínculos comunicativos entre padres e hijos para acentuar valores como el  respeto, el amor y la moral. Que la mujer sea quien sugiera una segunda cita no significa falta de autoestima o desespero, significa que se tiene convicción para demostrar sin miedo y con respeto interés hacia la otra persona.
¿Al hombre le gusta que la mujer lo llame o prefiere mantener el convencionalismo de ser él quien invite de nuevo? Al hombre le encanta que la mujer lo llame, esto significa que existe un interés hacia él. Lo importante es que ese interés sea compartido y no se convierta ni en obligación ni en obsesión.
El convencionalismo en las relaciones de pareja debe ligarse al romanticismo y no al formalismo, es decir, el hombre debe mantener su rol de conquistador pues es la remembranza de cómo un jardinero cultiva y cuida su jardín.
Pero la modernidad nos dice que una relación de pareja debe estar enmarcada en la igualdad y esta significa que ambos deben demostrar el interés por la otra persona y manifestar el afecto en igual condición.
¿Cuál debe ser el tiempo prudente de espera para una segunda cita? No debería existir un tiempo. Cuando la chispa que reverdece el amor aparece entre dos personas que se sienten atraídas lo menos es pensar cuándo se volverán a ver, si volverse a ver es un pedido del corazón.

Yolanda Hernández
Psicóloga
¿Ya está mandado a replantear que el hombre es el que debe buscar tras la primera cita un segundo encuentro y la mujer también se está atreviendo? ¿Al hombre le gusta que la mujer lo llame o prefiere mantener el convencionalismo de ser él quien invite de nuevo? Si bien es cierto que los tiempos han  cambiado, en las relaciones de pareja se debe tener cuidado, todos los extremos son malos.
No siempre el hombre es el que debe concertar una próxima cita, pues a ellos también les gusta que la pareja  se  atreva  a demostrar  su  interés  por él, pero en la primera cita se perciben elementos importantes para entender que la atracción es mutua
Basado  en lo anterior es preciso entrar  en un nivel de confianza de intercambio de email, mensajes por teléfono, en fin, en un contacto  más directo en el cual  se presentan oportunidades  para que la mujer  sutilmente proponga  un segundo encuentro. Es bueno tomar las cosas con calma, pero que los dos sientan una reciprocidad en la sensación de querer conocerse un poco más.
¿Cuál debe ser el tiempo prudente de espera para una segunda cita? Los medios de comunicación son una herramienta  que facilitan ese posible encuentro, que puede ser en ocho días o quince días; todo depende del grado de confianza que pueda fluir entre la pareja.

¿Y si soy yo quien llamo y no espero?
A más de una mujer le asalta esta gran pregunta. Sobre todo si le resultó fascinante la primera cita, hubo química y no quiere dejar enfriar las cosas. Además, si le mata la espera y cuenta con las herramientas para ubicar cuanto antes a ese hombre espectacular, lo más probable es que quiera dar el paso y llamar.
Pero algunas frenan ese impulso por temor a dar una mala imagen a su cita, incluso, hay quienes logran timbrar una vez al celular como para hacerse notar pero si no contestan al otro lado, no insisten.
En este caso lo importante es que no hagan lecturas precipitadas de la situación. Por ejemplo, si timbró y él no contestó, no tienen por qué creer que no quiso hacerlo y que ya no hay posibilidades.
Según explicó el psicólogo social Freddy Hernando Cristancho, “no debe sentir ningún miedo. Por el contrario, debe atreverse a explorar lo que la otra persona vio en ella, si se sintió bien, si le agradó. Lo importante más que atreverse es darse cuenta que tanto para ella como para la otra persona fue importante ese primer encuentro”.
Por eso Cristancho invita a leer las señales que se evidenciaron tras esa primera cita para que no se quede en los temores. Entre esos signos evidentes están las miradas y las sonrisas, aparte de lo que la otra persona le hizo sentir.
La invitación de la psicóloga Yolanda Hernández es que “la mujer pueda  llamar  sin ponerse intensa; es decir, debe estar atenta  a percibir todos los detalles  de la otra persona; puede llamarle  para saludarle y notará  en su tono de voz y sus palabras cuál es el agrado de su llamada, dependiendo de su respuesta”.
Sólo así la mujer tomará la decisión para concertar el encuentro que  desea.
“Es sano atreverse pero con los pies sobre la tierra, percibiendo la realidad como es y sin sobrepasarse en límites”, enfatizó Hernández.

“Lo mejor es dejar que el hombre haga su papel de conquistador en primera instancia, y si funciona, sí sería muy importante que se rompiera el convencionalismo y la mujer se atreviera a conquistar, enamorar y demostrar su afecto para darle a la relación un brillo de amor compartido”: Freddy Hernando Cristancho, psicólogo social.

Cuidado con la intensidad
Una cosa es que usted quiera tomar la iniciativa, parecer “casual” y llamar. Pero otra cosa es que ese gusto o esa gran atracción por el otro sea solo de parte suya y traspase todos los límites.
Que además de llamar usted lo agregue al facebook, lo siga en twitter, le envíe invitación por skype, quiera chatear con él por el pin, puede saturar cualquier buena intención y al contrario, repeler.
Por eso la recomendación del psicólogo social Freddy Cristancho es “tener cuidado con no pasar de interés a la obsesión y de paso a mostrar fragilidad ante un posible gusto”.
“Estas acciones llevan seguramente al desagrado de la otra persona y vulnera ostensiblemente nuestra capacidad lógica y moral. Algunas personas usan el lema “el que persevera alcanza” como escudo para justificar el “plan conquiste”. Tanto en hombres como mujeres existe un límite que se ve claramente cuando la otra persona no da señales de interés. En este caso lo mejor es desistir con respeto hacia esa persona y no mostrarnos alterados u obsesivos”, enfatizó Cristancho.
“Hay que tener  cuidado con la ansiedad. Una relación  de pareja  debe tener reciprocidad, es decir, el interés  debe ser mutuo. Si envía  demasiados mensajes  puede  cansar, es posible que  el  efecto sea de desencanto; por ello no se debe  abusar  de los mensajes”, dijo la psicóloga Yolanda Hernández.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Pan con Granola
Pan con granola, harina 7 granos, muy saludable y perfecto para acompañar el desayuno.
Publicidad
Publicidad