Viernes 24 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
Patrocinado por:
Miércoles 02 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

“Quiero que me presentes a tus padres”

Internet/VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: Internet/VANGUARDIA LIBERAL)
Siente que su relación va muy bien, que su pareja cumple con sus expectativas, que le brinda estabilidad emocional y cree que ha llegado el momento de conocer a sus suegros. ¿Cómo decirlo sin que él se asuste?

No tiene por qué asustarse o sentir temor, pena o creer que está siendo intensa, si en usted está el deseo de conocer a los padres de su pareja.
Sentir miedo ya es una señal de que no hay aún confianza entre los dos o que su pareja no le ha demostrado en realidad qué tan seguro está con usted.
Pero si siente que ha sido solo falta de tiempo y quiere tomar la iniciativa, pues están en su mejor momento, lo que debe hacer es actuar con toda naturalidad y expresar su deseo.

No haga lecturas donde no las hay
Existen personas que no sólo se quedan calladas y se torturan preguntándose por qué su pareja no los habrá presentado, sino que caen en cantidad de supuestos que no deben aparecer.
¿Será que no me presenta porque aún no se siente seguro? ¿No tendrá planes serios conmigo? ¿Se avergonzarán de mí y por eso no quiere que su mamá hable conmigo sólo por teléfono? ¿No estaré a la altura de mis suegros?
De aparecer este tipo de ideas debe desecharlas cuanto antes para que no afecten su autoestima, y al contrario, sentirse orgullosa y segura de sí misma para conocer a la familia de su novio.
Lo mejor es ser sincera respecto a dar ese paso y organizar todo para que él también conozca a sus padres.

¿Por qué no me presenta a sus padres?
Si tiene este gran interrogante, sencillamente hágaselo a su pareja y no entre a filosofar. Así saldrá de toda duda; pues nadie más que él podrá darle claridad, ya que existen cantidad de probabilidades.
Es posible que no se sienta preparado aún, que no sea de esos hombres que lleva desfile de novias a su casa y a los tres meses lleva otra; es probable que sus padres sean bastante complicados y no quiera exponerla aún a ese molesto interrogatorio; o quizá aún en la casa de los suegros ronda el fantasma del ex o la ex y su pareja se niegue a que usted reciba un desplante.
Según explicó la terapeuta de pareja, Oveida Rosales, “muchos no quieren comprometerse por miedo a perder una supuesta libertad o independencia; otros temen que al presentar a sus padres le hablen de matrimonio”.
Pero están también los que no se sienten preparados. Está el caso de la mujer que se siente más involucrada con la relación que él.
“No hay que correr sino darle tiempo a la situación. Pero si ella es la que se siente más involucrada es bueno hablarlo con la pareja, es preguntar: ¿qué va a pasar con nosotros?”, “llevamos una relación de dos años” y no permitir que se convierta en una relación de novios interminable”, enfatizó Oveida Rosales.

Preguntas y respuestas

Oveida Rosales
Terapeuta de pareja y familia
¿Qué decirles a las personas que sienten miedo de expresarle a sus parejas el deseo de conocer a los suegros? Precisamente si hay miedos es porque no hay seguridad en la relación. Es cierto que algunos hombres son propensos a asustarse con los compromisos, pero si se tiene una relación denominada noviazgo en la que ha habido espacio para conocerse, para entenderse, para comprenderse, y ha nacido el amor, el afecto y se habla a futuro de la relación, no hay por qué sentir miedo o pena de manifestar ese deseo por dar un gran paso.
¿Cuáles pueden ser esas señales que indiquen que es el momento justo para querer conocer los suegros?
La pareja no debe hablar de matrimonio para conocer los padres, sencillamente hay señales como que los dos tienen planes juntos, él habla a futuro de qué quisiera que compraran entre los dos, de frases como “cuando estemos juntos” o “cuando vivamos en tal parte”. Si se proyectan los dos, no debe haber temor de conocer los suegros.
¿Cómo abordar el tema con la pareja si durante el noviazgo ya se siente el deseo de co-nocer a los suegros?
Debe hacerse de manera natural, directamente. Se debe plantear con frases sencillas como “me gustaría conocer a tus padres”. No debe decirse “debo conocer a tus padres”. La invitación no puede sonar a orden sino a deseo, a gusto por hacerlo. Esa misma conversación puede aprovecharse para expresar que también hay un deseo por presentar a los padres.
En un noviazgo siempre debe haber espontaneidad.

Miguel Ángel Cárdenas
Psicólogo de Familia
¿Cómo decirle a la pareja que se quiere conocer a los suegros? Es clave la seguridad en cada de los integrantes de la relación. Si hay inseguridades personales o con la relación, lo mejor es no dar ese paso.
Pero si ya se ha consolidado la relación se debe hablar con naturalidad de ese deseo, pues el hecho de conocerlos no connota una pedida de mano. Conocer a los padres debe ser tan natural como conocer a los amigos de la pareja, pues es claro que los suegros no tienen por qué presionar o involucrarse en la toma de decisiones de la pareja.
No tiene por qué alterar el desarrollo de la relación.

“No presento a mi novia porque mis padres no se olvidan de mi ex”
Si esta es la razón por la que usted no lleva a su actual pareja a casa de sus padres, es hora de que tome el control de la situación y de manera previa hable con ellos.
Dígale a sus padres con toda la tranquilidad del mundo, que se siente muy seguro con su nueva pareja y que desea que ellos la conozcan.
El psicólogo Miguel Ángel Cárdenas expuso que es importante además de hablar con los padres, también explicarle a la pareja sobre la situaciónque se avecina. “Se requiere tener como pareja una persona madura que pueda escuchar esa posible situación que pudiera presentarse con los padres y esperar de parte de ella que sensatez para que no se generen predisposiciones”, indicó Cárdenas.

De las carreras no queda sino el cansancio
Cuidado. No puede dejarse llevar por la prisa y esa ansiedad por conocer a los suegros de su pareja hasta el punto de cometer cantidad de errores.
Hay cosas de mujeres que llegan a casa de sus suegros sin su pareja y se presentan: “Buenos días, soy la novia de su hijo”. Y no solo se toman ese atrevimiento sino que llegan cargadas de regalos, peor que Papá Noel.
El psicólogo Miguel Ángel Cárdenas lo invita a que:
1. No llegue con más detalles de los esperados. Es mejor un presente simbólico, para que no se caiga en mal interpretaciones.
2. No vaya solo. Ese paso debe darlo con su pareja.
3. No cree un ambiente demasiado adornado. Recuerde que lo casual, lo cotidiano y sencillo resulta mejor, genera menos tensiones en el ambiente, contrario a lo exagerado.
4. No discuta con su pareja porque él o ella no quieren presentarle aún sus padres. Escuche sus argumentos, y no arme un gran problema cuando la relación lleva su curso. Todo se debe dar en el momento justo.

Publicada por
PAOLA BERNAL LEÓN
Su voto: Ninguno (2 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones