Publicidad
Mié Ago 16 2017
21ºC
Actualizado 10:09 pm
Lunes 21 de Noviembre de 2011 - 03:40 PM

Explicaciones no pedidas… ¿Culpa evidente?

Bien dice el adagio popular que tras explicaciones no pedidas hay: acusación manifiesta o culpabilidad evidente. ¿Alguna vez ha caída por su boca? ¿Qué tan cierto es que usted mismo se delata cuando da vueltas una y otra vez sobre una situación?

Para muchas personas esa ya es una señal de que “hay gato encerrado”. Pero hay otros que no creen en que eso sea cien por ciento cierto.

Hay personas que viven dando explicaciones, así como otros viven pidiéndolas.

Conozca qué opinan los expertos respecto a este adagio popular y cuándo sí tiene razón.

Necesito una explicación

Al otro extremo están las personas que no dan explicaciones, pues sienten que es una ofensa. Para muchos, dar explicaciones es como pedir cuentas, como exponerse a un interrogatorio, y eso los ofende enormemente.
Pero sí hay situaciones particulares que merecen una aclaración.
Por ejemplo, si usted se perdió todo un fin de semana, apagó el celular y no dejó si quiera razón de dónde iba a estar, es probable que requiera dar una explicación o por lo menos, aclarar el inconveniente.
Pero puede que también se vea enfrentando a una pareja celosa e insegura, que al primer intento de llamarlo y no responderle a tiempo, se arme toda una película en la cabeza y exija explicaciones de por qué no respondió de inmediato.
Por eso es necesario que usted sea coherente entre sus comportamientos y qué tanto hablan ellos por sí solos de usted.

Ante todo la transparencia

Si usted no va con rodeos, si no tiene doble vida, si no esconde o maquilla situaciones, a donde vaya y con quien esté, siempre respirará paz.
Por eso esa es la mejor estrategia a aplicar.
Según explicó el psicólogo Felipe Andrés Moreno Sánchez, “la sinceridad y la honestidad dejarán huella así como una buen imagen. Si se comete una falla también hay que decirlo, pues todos nos equivocamos. Reconocer el error sin intentar ocultarlo brindarán una segunda oportunidad”.
Para el psicólogo Freddy Hernando Cristancho, “ser trasparentes es tan ligado a la moral de los seres humanos que está implícito desde la formación de la familia. Algunas personas viven situaciones de inmoralidad y creen que lo que hacen es correcto, porque están rodeados de un mundo que así se los ha hecho entender”.
La invitación hecha por el profesional es a ser sinceros sin pedírselo a los demás, pero sí mostrar el inconformismo y no quedarnos callados cuando pase y afecte nuestra libertad y nuestros principios.
“Hay que sentar posición de forma contudente”, enfatizó Cristancho.

A encarar

Si usted tiene sospechas de lo que le dicen, o no cree nada de esas explicaciones, esto es lo que recomiendan los expertos para que salga de dudas:
1. Dígale de manera respetuosa, firme y seria a esa persona que conoce perfectamente la situación.
2. Si sabe que le están mintiendo dígalo y exija la verdad, aclarando que cada mentira empeorará más la situación.
3 .Con el mismo respeto que esperaría recibir, sea claro al hacer un reclamo. Evalúese qué tan sincero es usted y si está exigiendo algo que da.

Preguntas y respuestas

Felipe Andrés Moreno Sánchez
Psicólogo
¿Qué decir de las personas que ante el jefe, los papás o la pareja, van dando explicaciones a todo lo que hacen cuando no se les ha pedido?
En muchos casos es una falta de seguridad en sí mismos, pues viven creyendo que todo lo hacen mal o que lo que hace tiene fallas y dando explicaciones se sienten un poco mejor.
En otros casos sólo están ocultando una falta.

¿Qué tan cierto puede ser ese dicho de: explicaciones no pedidas, culpa manifiesta”.
Es probable, pues en algunas situaciones la culpabilidad que siente la persona por hacer algo indebido, le hace sentir temor y de manera extraña dan explicaciones  en muchos casos muy completas y elaboradas  creyendo que al hacerlo nadie notará su error o su falla.

¿Qué hacer cuando sentimos que la pareja, los hijos o el empleado nos está dando tantas explicaciones y queremos saber la verdad?
Siempre recomiendo apartarse con la persona y sentarse a hablar, hacerla sentir tranquila, pero también ‘frentearla’ de manera sincera y franca.
Así podemos preguntarles todas las dudas que nos está generando y escucharlos atentamente. Hablar siempre será la mejor opción.

¿Qué tan cierto es que cada pez muere por su boca?
No podemos acusar sin tener ninguna seguridad de ello. Todos los casos serán diferentes, pero tampoco se puede negar que en muchos casos el miedo a ser descubiertos en su falta, hace que los traicione el subconsciente y por lo tanto empiecen a inventar excusas e historias.

Preguntas y respuestas

Freddy Hernando Cristancho
Psicólogo social
¿Qué tan cierto puede ser ese dicho de: explicaciones no pedidas, culpa manifiesta”.
No siempre dar una explicación no pedida es una culpa manifiesta, en algunos casos será en defensa vehemente de la razón.
Es indicado darnos cuenta de los comportamientos repetitivos de las personas y aprender a identificar las características de personalidad de quienes nos rodean y por ende de nosotros mismos para poder valorar con certeza si estamos siendo acorralados por una mentira o estamos pasando una verdad manifiesta.

¿Qué hacer cuando sentimos que la pareja, los hijos o el empleado nos está dando tantas explicaciones y queremos saber la verdad?
El viejo adagio nos dice que más rápido cae un mentiroso que un cojo. Saber toda la verdad acerca de las cosas es una utopía, no podemos aseverar  a  ciencia cierta que alguien nos miente o nos dice la verdad.
El verdadero camino hacia la sinceridad comienza por ser confiables nosotros mismos hacia los demás y luego pretender cultivar confianza de  los demás hacia nosotros mismos. A medida que conocemos las personas aprendemos a identificar cuándo mienten y cuándo no.

¿Qué tan cierto es que cada pez muere por su boca?
Esto es parecido a una ley de la vida que nos dice que no hay nada oculto entre cielo y tierra.
La experiencia de vivir es la posibilidad de aprender cada momento de un mundo que se nos presenta como una obra de teatro de la cual cada persona asume su rol desde diferentes perspectivas. Una de esas y  muy importante es la de aprender a dar y recibir confianza.  Y esto nace desde la educación que recibimos como hijos y la que damos como padres.

Cualquier persona se puede profesionalizar en decir mentiras, en engañar, en hacer daño a los demás y en no ser parte activa de la humanidad.
Cada quien decide cómo quiere ser; lo importante es decidir bien.
Así que no es que el pez muera por su boca; es que yo como persona permito que esa situación altere mi libertad y mi honestidad.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Perro caliente con chorizo y jalapeños
Estos mini perros poco tradicionales pueden acompañar perfectamente una fiesta de amigos en casa. Además los jalapeños le dan el toque picante que tanto te gusta.
Publicidad
Publicidad