Publicidad
Sáb Dic 16 2017
20ºC
Actualizado 05:58 pm
Jueves 26 de Enero de 2012 - 12:01 AM

¿Hacerse el difícil, funciona?

Hay personas que prefieren emitir un mensaje claro “soy irresistible y debes convencerme”; en otras palabras, abordan su conquista, haciéndose los difíciles. Pero, ¿hasta qué punto una persona puede aburrirse de esto y decir más bien, “no voy a desgastarme más”?

Que a la primera invitación diga que no con un contundente “estoy ocupado, llámame para la próxima”, o que no le contesten el celular a la primera timbrada, que usted quiera cortejar y la otra persona sonría con otros, que le corra la mirada, que tenga afán para irse, pueden ser tan solo algunas señales que da alguien que aunque sienta atracción por usted, quiere hacerse el difícil.
Y es que esta estrategia durante la conquista es bastante común. Muchos, llevados por creencias como “la mujer se hace desear” o “todo lo que fácil llega, fácil se irá”, prefieren no estar disponibles de tiempo completo.
Pero hay otros que se van a los extremos. Asumen tan bien su papel de difíciles, que terminan pareciendo pedantes pues se enfrascan en la postura de que nunca aceptan un cumplido, nunca sonríen a los halagos y todas las señales que emiten son de total desinterés.
Quizá dentro del coqueteo, una de las armas de seducción sea esa misma dificultad para conseguir el objetivo: una cita.
¿Hasta qué punto funciona y hasta qué punto no? Expertos responden a estos interrogantes.

El verdadero éxito de las citas
En nuestra cultura no es tan común, como se ve en todas las películas americanas, que el éxito de una primera cita culmine frente al apartamento de la mujer con un beso. Es probable que ese primer beso llegue en la cultura latinoamericana después de una tercera cita, y que eso haga parte de la misma dificultad para enamorar a alguien.
Ante el hecho, el terapeuta de pareja Carlos Alberto Salazar Zárate explicó que “depende más de la generación que de la cultura, pero lo cierto es que para Latinoamérica y debido al machismo, debemos esperar una segunda o tercera cita para pasar al beso, mientras conoces a la persona y sabes que no es un juego sólo para llevarte a la cama”.
Por eso, más que ponerse número de citas para un beso, lo que se debe hacer, según los expertos, es evaluar bien con quién está saliendo. Y como dice la canción de Cabas, para qué hacerlo más difícil si se ha dado tan fácil todo entre los dos. Si su sentimiento es correspondido, no tiene por qué ponerse limitantes. Es importante que los sentimientos fluyan como llegan, sin tantas trabas.

LA VOZ DEL EXPERTO
Carlos Alberto Salazar Z.
Terapeuta de pareja
¿Hacerse el difícil puede ser una buena estrategia durante el galanteo?
Este comportamiento puede ser muy relativo, todo depende de la persona, el nivel de orgullo y susceptibilidad que tenga. Muchas veces hacerse el difícil puede resultar tan complicado que termine espantándose al interesado.
Definitivamente para jugar al interesante se debe conocer mucho a la persona que nos pretende. Hay quienes se hacen los interesantes porque saben que el admirador entiende el juego y por eso acuden a esta estrategia de menos a más, van lentamente, hasta calibrar la dimensión exacta.
El equilibrio debe permanecer siempre tras ese juego. Es mejor pasar desapercibido que asustar y hacer que el otro desista. Preferible una indiferencia desapercibida, en la que el otro ni siquiera la note o que pueda pasarla por alto, a otra demasiado intensa que aburra y emita un mensaje erróneo de lo que se busca tras ese juego.

Es bueno saberlo
Logre siempre un equilibrio. Ni tanto que alumbre al santo, ni…
No se deje llevar por creencias, sólo exprese lo que siente en ese momento sin tanta actuación.
Recuerde que no existen decálogos para hacerse la irresistible. Si usted actúa con naturalidad y espontaneidad, todo resultará mejor que si se aprende un libreto para parecer interesante.
No demuestre tampoco una postura de ‘regalada’ o de ‘ofrecido’. Deje que todo fluya y no demuestre intensidad o afán. Esa forma de actuar más de una vez ha llevado a romper el encanto o la magia del romance.
 Si hay un interés de parte y parte, por qué disimular enviando mensajes como ‘no disponible’. Es mejor la sinceridad respecto a los sentimientos.
No dilate tanto la etapa del galanteo. A veces las personas se aburren con tantas barreras, sobre todo si parecen imposibles de superar.
No olvide que ‘al camarón que se duerme, se lo lleva la corriente’. Recuerde que la estrategia de hacerse el difícil todo el tiempo puede aburrir a quien la pretende, hasta el punto de desistir del objetivo.
Lo mejor es enviar señales claras. Corresponder es la mejor respuesta a un galanteo, de lo contrario se irá por las ramas con resultados que no esperaba.

Nunca se haga el difícil para manipular
Existen algunas personas que se salen de todo concepto de ‘interesantes’. Ellas saben lo que tienen, por lo general son atractivos, pero usan esa misma belleza para demostrar que son irresistibles, creyendo a su vez que tendrán a cantidad de pretendientes a sus pies.
Esa postura las lleva muchas veces a caer en la manipulación.
Así lo explicó la psicóloga Marisol Ramírez Cabrera al indicar que “usar estrategias para enganchar a una persona puede ser parte del coqueteo o del juego del amor, pero si se usan con el fin de manipular y usar a las personas, esto casi siempre trae consecuencias muy negativas para quien lo hace”.
Por eso la recomendación es “siempre ser auténticos y tratar de ser la mejor versión de uno mismo para uno y para los demás. Quien así nos valore, ese nos merece”, enfatizó la profesional Ramírez Cabrera.
Así que más allá de ser irresistibles, lo importante es que usted se muestre como es, sin disfrazar sentimientos ni actuando contrario a lo que siente.

Preguntas y respuestas
Marisol Ramírez Cabrera
Psicóloga
¿Hasta qué punto funciona hacerse el interesante o difícil durante la primera etapa del galanteo?  Hacerte el difícil puede ser una creencia. La creencia radica en que lo difícil de conseguir es más apetecible, lo mismo que hace el marketing y la publicidad en nuestras mentes. Nos muestran todo lo bonito y atractivo de un producto e incluso le ponen un valor alto para que se vea más tentador y medio imposible de pagar. A veces el producto resulta bueno para nosotros, pero a veces no, lo que significa que no es una garantía absoluta ni que sea bonito, atractivo, apetecible para que nos guste o cumpla nuestras expectativas.
¿Y qué decir de aquellos que se sienten atraídos por esas personas que se hacen las difíciles hasta el punto de aumentarles el interés por conquistarlas? Algunas personas tienen esa mentalidad, sobre todo las personas competitivas. También aquellas que tienen el metaprograma de actuar por omisión, esto significa que aquello que le dicen “no” es lo que más les atrae.
Sin embargo al conseguir la meta hay quienes se aburren, por tanto, este tipo de personas no son las más recomendables, si lo que quieres es una relación armoniosa y tranquila.

¿Cómo desarmar a esas personas difíciles?
1. Muchas personas acuden al famoso beso esquineado. “¿Lo beso o no lo beso?”. Esta es la frase que ronda por la mente de las mujeres cuando están a punto de culminar la cita. Al otro lado, el hombre piensa ¿me lanzo o no me lanzo? No se programe ni se predisponga. Todo se dará si es el momento y la atracción logró su propósito. Recuerde que en la conquista la química también es fundamental.
2. Más allá de querer aparentar ser difícil, existe un lenguaje corporal propio del gusto por alguien. Es probable que ella le diga que no está disponible pero tenga una sonrisa de oreja a oreja; es probable que una mirada sostenida la haga sonrojar, o que de manera inexplicable sus ojos emitan una luz diferente. Que ella juegue con su cabello y se muestre más coqueta, contradice todos los posibles rechazos.
3. En cuestiones de amor las mujeres se hacen las difíciles muchas veces como estrategia o filtro para saber qué tanto está interesado ese hombre por ellas. Por eso prefieren ‘hacerse esperar’. En este tipo de casos es importante que usted como hombre evalúe si esto es lo que la lleva a poner un obstáculo de entrada.
4. Es menos probable que los hombres se muestren difíciles, pues ellos por lo general siguen mandando la parada respecto a demostrar interés por alguien y actuar. Pero algunos prefieren no llamar de inmediato tras haberle pedido el número de celular a una mujer. Esta actitud puede ser contraproducente para algunas mujeres que hacen una lectura diferente de ese actuar: “no le intereso lo suficiente”. Usted se arriesga si asume esa postura, sobre todo si ella es una mujer con algún tipo de inseguridades.
5. Lo mejor es no jugar a las adivinanzas y preguntar, ser directos y dejarse de rodeos.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (6 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Tiramisú
Este postre de origen italiano se prepara con capas de masa de bizcocho impregnadas en café.
Publicidad
Publicidad