Viernes 31 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
Patrocinado por:
Domingo 12 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

¿De arriba abajo en parejas?

Al mejor estilo de los tres mosqueteros, pero en este caso de parejas, van de arriba abajo. Son seis u ocho integrantes, conformados por hombres y mujeres emparejadas que deciden consolidar un grupo social.

Encontraron tanta afinidad que de un momento a otro terminaron haciendo todo juntos. Empezaron los fines de semana y ahora hasta sus hijos estudian en el mismo colegio, van a las mismas actividades culturales, y lo mejor, han programado vacaciones colectivas, pues no la pasan nada mal.

A tal punto han llegado algunas parejas, que  compran el mismo carro, se van a vivir al mismo condominio, y hacen todo por igual.

Por un lado este tipo de eventos puede llevar a que se genere con el tiempo una constante competencia. Una pareja querrá lo de la otra, o sentirá que le falta esto o aquello.
Por eso es importante que entre parejas se respeten sus ideas, gustos, ideologías para no parecer una fotocopia.

Y aunque es sano compartir espacios en parejas, pues se convierten en oxígeno para la diversión en grupo y para no hacer todo solos, sí serán importantes ciertas distancias, equilibrio y discreción respecto de la intimidad.

Sobre todo, si no quiere terminar en uno de esos casos complejos de romances extraoficiales porque, ante tanta afinidad, confundieron sentimientos y uno de los caballeros del grupo terminó ‘enredado’ con la esposa de otro.

Preguntas y respuestas

Ruth Carmenza Ramírez S.
Psicóloga experta en neuropsicología

¿Hasta qué punto es favorable esa relación tan estrecha entre todos y hasta qué punto puede ser contraproducente?
Toda relación que involucra personas es buena mientras se conserven parámetros claros de identidad personal. Cuando dos o más parejas crean mundos paralelos que deciden compartir en todo, pueden mezclar los deseos a vivir idénticamente y generar competencias o juicios que podrían caer en la rivalidad o la competencia.

Sin embargo se han visto a través de las historias personales relaciones sanas en las que comparten sus mundos, pero cada pareja crece y se solidifica por separado, es decir comparten experiencias de vida en pareja con la posibilidad de tomar lo bueno y desechar lo que no se ajusta a la conveniencia de relación de pareja.

Estas relaciones serían contraproducentes cuando empiezan a generar dependencia y sólo se disfruta cuando están juntas. De ahí pueden aparecer celos, confusiones de sentimientos y mal manejo emocional.

¿Cuáles pueden ser los límites a establecer?  
Los límites a establecer son los que se establecen en cualquier relación humana; respeto a la diferencia y a la intimidad de cada pareja, diálogo abierto con disponibilidad a aprender y a enseñar, reconocimiento de las personas en la individualidad y a los sentimientos, así como también a la construcción de mundo de cada pareja. Aprender a escuchar aún lo que no se dice, es decir estar cuando se le necesita pero saber irse cuando la pareja lo desea,  no dar conclusiones radicales sobre el deber ser para transformar la pareja que es compañía y entender esto; que en una relación de parejas que comparten todo se busca el disfrute pero nunca  la complementariedad a partir de faltantes personales que existen en una pareja y buscar llenarlos con otras parejas.

“Siempre salíamos todos y mi pareja se enamoró de otro”

¿Qué pasaría si usted y su pareja caminan de arriba abajo con sus amigos casados,  pero de un momento a otro su relación entra en crisis?  ¿Y cuando trata de indagar cuál fue el detonante se da cuenta que su pareja confundió sentimientos por una persona del grupo y ahora están saliendo juntos?
Cayeron en una total confianza y camaradería, pero ante tanta amabilidad y frescura, su pareja y su amigo confundieron sentimientos. Ahora, hay dos matrimonios destruidos y por su puesto el grupo social que antes tenían tan consolidado quedó hecho escombros.
 
Seguro las demás parejas que quedaron se sienten además de asombradas, ofendidas, y aún más, preocupadas de que pudiese haberles pasado por la falta de límites que no establecieron a tiempo.

Y es que precisamente está en el respeto por el otro mantener relaciones de amigos emparejados, sanamente, sin pasar a extremos como permitir que la otra persona se siente en las piernas de su esposa, o una de sus amigas casadas le arregle la corbata a su pareja o le limpie la boca frente a usted porque le quedó una miga en sus labios.
De ataque, ¿verdad?
Pues bien, según explicó la psicóloga Ruth Carmenza Ramírez Sequeda, respecto a ese tipo de involucración sentimental entre amigos de parejas casadas, la explicación puede estar en que todo aquel que inicia una relación con otra pareja ajena a la suya está buscando lo que no tiene con la actual.

“A la larga va a tener cuestionamientos que lo o la pueden llevar a la infidelidad. Es importante aclarar que la infidelidad no empieza en el triángulo erótico o sexual sino cuando una persona pasa mejores momentos con otro u otra que con su pareja”, dijo Ramírez Sequeda.

Así que la invitación fue a compartir buenas experiencias, buscar solucionar sinsabores, pero nunca mezclar a las otras parejas en la solución de sus faltantes y problemas.

“La infidelidad se puede superar pero la deslealtad en la mayoría de los casos no; la lealtad es el valor número uno que se debe cultivar cuando se inicia un compartir en todo con otras parejas. Vale aclarar que la fidelidad es hacia una persona y la lealtad es hacia una causa que en este caso sería un hogar o los proyectos compartidos en el caso de parejas que son novios”, dijo la experta en neuropsicología.

Consecuencias de una infidelidad

Quienes terminan ‘enredadas emocionalmente’ tienden a desaparecer del grupo, así como los que fueron lastimados, quienes tienen que realizar un proceso individual para sanar la confianza. Pero también se sentirán afectadas las otras parejas que sin ser víctimas entrarán a cuestionarse el incidente.

Tal y como lo manifestó la psicóloga Ana Juliana Becerra, es común que aparezcan comentarios sexistas, que todos los hombres son iguales, que fue ella la que se insinuó y esto puede llegar a lesionar a la pareja actual, quien se sentirá comparada y no aceptará la posición del esposo.

La invitación hecha por la profesional es a alejarse de la escena conflictiva, y tratar de estar sin esas parejas de amigos por un tiempo. Es probableque aparezca la desconfianza, la celotipia y a sentir paranoia porque les suceda lo mismo.

LISTA

¿Qué señales nos estarían indicando que ha empezado a confundirse la  amistad con una atracción por la pareja del otro?  
Las señales son tan evidentes que no pueden pasar desapercibidas por la intuición humana. Estas son algunas, citadas por la psicóloga Ruth Carmenza Ramírez Sequeda:

1 Dependencia y disfrute solo cuando la persona está presente.
2 Búsqueda incansable de espacios para estar juntos.
3 Exceso de atención y galanteo hacia la persona que despierta interés o atracción.
4 Esmerado deseo de atender los gustos o exigencias de la persona de interés.

LA VOZ DEL EXPERTO

Ana Juliana Becerra
Psicóloga

¿Esos planes siempre en parejas sí funcionan o cuáles deben ser las reglas a establecer?
La pareja independientemente de que haga planes con otras parejas o no, debe tener claro que una cosa es la familia conformada por su esposo o esposa así como sus hijos, y otra muy aparte, lo social, el grupo de amigos. Al tener claro que son sistemas aparte se crean sus propias reglas.
 
Dentro de esas reglas se establecen tiempos compartidos con otras personas o parejas, sin que estos anulen o reemplacen los de pareja en intimidad.

Adicional a esto, las normas tienen que ser claras. Por lo general en las parejas siempre habrá una persona más social, y la idea es negociar cuándo salir con los amigos de ella y cuándo con los amigos de él, incluso cuándo salir solos.

Hay personas que argumentan que es mejor salir en grupo porque los dos solos es aburridor, pero eso es sólo falta de creatividad de la misma pareja, que no ha logrado que sean agradables esos momentos. Al querer estar siempre en grupo ya hay un problema.

Por otro lado quien se casó y es muy sociable debe entender que debe soltarse de ciertos espacios de su vida de soltero. De no hacerlo y seguir buscando amigos y amigos puede prestarse para confusiones porque la persona querrá salir de la rutina y sentir más atracción por el  o la que no ve todos los días. Sobre todo porque el que tienen en casa es más cantaletoso, más gruñón, ella es más aburrida, entre otras apreciaciones. También puede existir esa tendencia a que los amigos son muy íntimos y no se respetan el espacio personal. Están a menos de un metro de distancia, y esto hace que algunos confundan ciertas expresiones de afecto, sobre todo en  personas que no logran una estabilidad emocional con su pareja.

¿Qué hacer en casos demasiado intimidantes?

Si usted es de las que comparte esos espacios en grupo y nota que su amiga está hablándole a su esposo muy cerca, limpiando su mejilla y demás cosas, ¿cómo reaccionar?
Para que no se deje ir por la ira, o por el contrario, crea que es algo normal y que va dentro de la confianza establecida de años, la psicóloga Ana Juliana Becerra explicó que es importante tener claro que aunque sean amigos de años, la pareja es la pareja. Por eso desde la misma intimidad es necesario que se haga la apreciación a la pareja y no a la amiga. Es decir claramente “no me gustó que…” o “eso no se hace entre amigos”.

“Se trata de lograr esa confianza con la pareja. Y en cuanto a los amigos debemos preguntarnos qué tanto respetamos”, enfatizó la profesional Becerra.

Pero, ¿qué pasaría si la pareja se rehúsa a aceptar la sugerencia del esposo o esposa y a argumentar que es algo normal y que es una escena de celos?
“Si la pareja no lo logra resolver, si argumenta que ellos son así, lo mejor es que la contraparte sea clara y le diga ¿qué está buscando?”. Si hay justificaciones detrás del hecho por parte de la pareja y siempre se encuentra una razón para faltarle como esposo o esposa, ya es algo que nos permite darnos cuenta que existe un síntoma evidente de que algo no está funcionando bien”, aclaró Becerra, quien además invitó a las parejas a no dejarse llevar tampoco por la presión grupal, pues es normal que entre amigos digan que dejen los celos o que es natural.

Publicada por
PAOLA BERNAL LEÓN
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones