Publicidad
Mié Ago 23 2017
27ºC
Actualizado 02:56 pm
Lunes 27 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

Cosas que no debí enterarme

Definitivamente usted no quería involucrarse pero lo hizo. Por cosas del destino, por pasar por ese mismo lugar, por ingresar a esa oficina, por correr a tomar el auto, por llegar en ese instante preciso en que alguien iba a saliendo de un lugar no muy recomendado, o acompañado por alguien que no era su pareja oficial, o porque alguien estaba hablando justo algo indebido, usted escuchó o vio.

“Trágame tierra” puede ser la frase que usted pronuncie justo cuando ve a alguien siendo infiel, hablando de cosas que no quería saber, es decir, “mal parqueado” o “en el lugar equivocado”.
Usted se queda de una sola pieza como si fuera precisamente la otra persona. Pero es que en muchas oportunidades resulta más que incómodo para usted haber visto o escuchado, así no sea usted el protagonista de la historia.
Lo más probable es que empiece a reprocharse y a decir “por qué diablos tuve que pasar por este lugar”, o “por qué tuve que entrar a esta oficina justo cuando hablaban eso” o “por qué tomé el teléfono en ese preciso instante”.
Acompañado a ese mal momento, usted se dirá: “será que me vio”, “ojalá hubiese sido invisible”, “renuncio, miro a mi jefe a la cara o me hago el loco”.
Aprenda a manejar este tipo de situaciones, recuerde que usted debe guardar distancias, no hacerse películas en la cabeza, mucho menos lanzarse de detective o morirse de miedo cuando usted no ha hecho nada.

LA VOZ DEL EXPERTO

Ana Tulia Montañez
Psicóloga especialista en Pareja y Familia
Lo primero a tener en cuenta sobre este tema es que no nos dejemos llevar de una reacción meramente emocional, donde interpretamos impulsivamente algunas cosas que vemos u oímos y las damos por ciertas sin hacer un análisis objetivo de las mismas. Un mal manejo de la situación nos puede llevar a generar conflictos a otras personas.
Cuando estamos seguros de que hay una infidelidad, por ejemplo, lo que hay que analizar para decidir hasta dónde lo comentamos o no a las personas implicadas, depende del tipo de cercanía y relación que tengamos con esas personas.
Entre más cercana sea la relación es más fácil abordar el tema directamente.  Pero si la relación es meramente de trabajo o distante, es un tema que no nos compete abordar.
Aquí el tema de respetar los límites es importante: Saber hasta dónde podemos pasar los límites, ya que sería meternos en lo que corresponde al espacio íntimo de la otra persona.

¿Qué errores no cometer tras esas cosas que vimos y que escuchamos y que son tan delicadas?
1. Es un error pensar y actuar como si fuéramos los responsables y salvadores de todas las personas, y meternos en sus espacios privados sin medir las consecuencias de esta actitud.
2. No se deben tocar estos temas con otras personas ajenas a los protagonistas.
3. Si tenemos dudas aclararlas con los implicados, no asumir el rol de detectives.
4. Si decidimos contarle a una persona cercana que su pareja parece estar siendo infiel, asumir la responsabilidad y no presionarla para que oculte quien le dio dicha información.

Escenas que quise evitar

Primera escena:
Infidelidad de una amiga o amigo:
¿Lo vi y ahora qué hago?
Si usted vio a una persona “mal parqueada”, pero justo esa persona es su hermano o hermana, su amigo o su amiga, que le están siendo infiel a alguien también muy cercano, ¿qué hacer?
La psicóloga Ana Tulia Montañez explicó que “lo ideal sería que podamos expresar directamente a nuestro familiar o amigo que no estamos de acuerdo con su comportamiento. Pero también debemos aceptar que él es el único responsable de esa situación y lo único que puede hacer es expresar su opinión y que esa persona decida”.
También es importante evitar contar sobre esa infidelidad, más, cuando al parecer todo está bien entre ellos.

Segunda escena:
Vi a mi jefe con su amante.
¿Qué postura tomar? ¿Escondernos, actuar con naturalidad, no mirar a la cara? A todos estos interrogantes llegan las personas después de encontrarse con esa escena tan incómoda. Pero la molestia aparecerá al día siguiente cuando tengan que verse en la oficina. Habrá quienes se angustien tanto porque el solo hecho de que se filtre la información por otro lado, los puede dejar como los primeros sospechosos.
Ante la situación, la psicóloga Ana Tulia Montañez dijo que “es una situación que nos compete sólo si tenemos una relación de amistad y cercanía con él. En tal caso le expresaríamos nuestro rechazo a esta situación”.
Una cosa importante es no dejarse involucrar en dicha situación, como decirle mentiras al esposo, o esposa del jefe si él o ella lo interroga. Mucho menos hacer programas y salidas con el jefe y su amante.

Tercera escena
¿Qué hacer cuando escuchamos una conversación delicada al tomar el teléfono de la oficina?
“Si lo que escuchamos es demasiado grave e implica un daño para la empresa o para alguna persona, sí vale la pena acudir a una persona de confianza dentro de la empresa y comentarle la situación, sin dar por hecho nada, para que se inicie una investigación”, enfatizó la psicóloga Ana Tulia Montañez.

Cuarta escena
¿Qué hacer si entramos al baño y vimos a dos amigas besándose? ¿O si supimos que esos dos compañeros son gay?
En este caso específico lo único es asumir la posición de acuerdo a lo que pensamos a manera personal de la homosexualidad.
Partiendo de ese balance asumir una posición con los implicados o una postura de rechazo y alejamiento de esas personas o aceptación de la situación.
“Pero es algo que no se debe comentar con nadie, pues forma parte de su vida privada”, dijo Montañez.

Quinta escena:
¿Qué hacer si escuchamos de un soborno y hubiésemos preferido no haber escuchado ese tipo de cosas tan delicadas?
Lo principal es no contar  o compartir con cualquier persona esos asuntos tan delicados y privados. Si lo hacemos sería únicamente con los directamente  implicados, indicó la profesional Montañez.

LA VOZ DEL EXPERTO

Marcela Callejas
Psicóloga organizacional
¿Qué hacer si se vio al jefe en una situación más que cercana con una compañera del trabajo, por ejemplo, y los dos se dieron cuenta de nuestra presencia justo en ese momento? Si nos vieron cuando sucedía algo en particular, lo correcto es que la persona que se sintió descubierta se acerque y nos comente sobre el hecho, no al revés. Por qué, porque si nos precipitamos a preguntar podemos pasar por inoportunos y generar un ambiente
desagradable al interior de la oficina. Además, ante todo debe guardarse respeto por los superiores y no comentarlo con nadie más.
¿Qué decir si se evidencia en algún baño de la oficina una escena fuera de contexto? Hay que tener en cuenta si se tiene confianza o algún tipo de relación con los involucrados para hablarles y decirles que no es prudente ese tipo de actuaciones y conductas al interior de la oficina. Y además guardar el secreto en el caso de que no se conozca a esas personas.
Y en casos delicados como un desfalco, ¿Qué hacer? En esos casos donde se está involucrando situaciones que pueden perjudicar a la empresa, lo ideal es comentarlo con un subalterno para que éste pueda empezar a indagar y no dejar que la situación avance.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Chilean sea bass sobre risotto de sepia y frito de puerro, acompañado de mini verduras al horno con pesto de albahaca y pistachos.
Fusión de mar hecha por tres maestros de la gastronomía
El refrán que dice que dos cabezas piensan más que una funciona también en la cocina, en este caso no dos sino tres reconocidos chefs de la ciudad se dieron cita para crear un platillo delicioso y refinado.
Publicidad
Publicidad