Publicidad
Vie Ago 18 2017
22ºC
Actualizado 06:58 pm
Martes 28 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

¿Hasta qué edad puedo cambiar las malas conductas de mi hijo?

Muchos comportamientos que no fueron abordados a tiempo desde la infancia se evidencian en la adultez. Pero es cuestión de paciencia y de métodos educativos coherentes, como los pequeños pueden moldear sus malos hábitos.

Niños rebeldes, que gritan en público, que se lanzan al piso a hacer pataleta, que se rehúsan a hacer lo que los padres dicen, que no entienden de órdenes y que al contrario hacen todo a su “antojo”, ponen a los padres más que irritables.
Ni contar hasta cien, ni respirar profundo, ni entrar en modo zen resulta tan fácil para ellos cuando se evidencian esos espectáculos protagonizados por sus hijos.
Y a medida que avanzan las escenas o “shows”, incluso cuando los pequeños se enfrentan a ellos, la angustia crece.
Muchos de ellos se preguntan si existe una edad límite para moldearlos, pues el tiempo apremia y no quieren que el problema se acreciente y sus hijos se conviertan en adultos problemáticos.
Todos tienen claro el mensaje que dice: “hijos pequeños, problemas pequeños, hijos grandes, problemas grandes”.
Expertos consultados por Vanguardia Liberal hablaron de cómo reforzar los buenos hábitos en los hijos y cuál debe ser la premisa para que la educación y la formación vayan de la mano y hagan de sus hijos adultos responsables.

Preguntas y respuestas

María Paula Rueda Rivera
Fonoaudióloga y Terapeuta de niños
¿Existe una edad específica en la que los niños podrán modificar sus malas conductas o hábitos?
Aproximadamente hasta los 7 años se forman los hábitos y las conductas en los niños.
¿Qué deben hacer los padres en el momento en que los niños los ponen a prueba respecto a su paciencia, autocontrol, incluso cuando los retan? ¿Cómo manejar ese tipo de retos con ellos?
Hay diferentes estrategias para formar disciplina en los niños, teniendo siempre claro que la disciplina no es un castigo y que, al contrario, permite que los niños aprendan comportamientos adecuados.
Lo primero que deben hacer los padres es establecer límites acorde a la edad del niño y ser constantes en ellos.
Dar a los niños instrucciones con palabras positivas y amables: “Por favor recoge tus zapatos en este momento” y evitar la palabra “No”. Debemos evitar la frase “No grites” y cambiarla por esta: “Por favor habla más suave y de manera tranquila”.
Si el niño continúa con la mala conducta deben presentarle advertencias: “Cuando recojas tus zapatos podrás jugar”.
Otra estrategia que se utiliza es la de “Ignorar” esas malas conductas, pero ojo, no todas las conductas se pueden ignorar, ya que algunas pueden ser peligrosas para los niños. Los padres deben tener en cuenta que si corrigen todo el tiempo las pataletas, lo que están haciendo es prestar atención a una conducta negativa y la están reforzando; es mejor ignorar. La mejor forma de ignorar es alejándose del niño (no dejarlo solo), intentar distraerlo con alguna actividad que sea de su agrado y si logra el objetivo decirle cuál es el comportamiento adecuado o positivo: “Me gusta cuando, sin llorar y sin gritar, me explicas por qué estás enojado”.
¿Qué decirle a los padres cuando han optado por varios castigos, pero aún así sus hijos no obedecen?
Como no todos los niños van a responder como los padres esperan, al ignorar el comportamiento negativo deben poner al niño “Time Out” (Tiempo fuera), que consiste en llevar al niño por un tiempo determinado a un espacio en donde pueda calmarse (los padres que se salen de casillas pueden también aprovechar este tiempo para recuperar el autocontrol).
Hay un tiempo definido para cada edad: si el niño tiene tres años el tiempo es de tres minutos, si el niño tiene cuatro años el tiempo es de cuatro minutos, así sucesivamente, y se empieza a contar cuando el niño se haya calmado. De igual forma hay que explicarle cuál debe ser el comportamiento adecuado. Si el niño no se calma, se le debe sumar la pérdida de un privilegio: “Si no dejas de llorar durante este tiempo entonces esta noche no podrás ver T.V”.
¿Qué hacer respecto a esas malas conductas en escenarios públicos, donde los niños suelen hacer pataletas?
Los padres deben enseñar a sus hijos las consecuencias de sus acciones, siempre y cuando éstas no sean peligrosas: Si el niño hace pataleta en el centro comercial porque no le compran lo que quiere, los padres lo sacan del lugar y lo llevan a casa inmediatamente. Evitan con esto exponer al niño y a ellos mismos a las críticas de las personas que estén en el lugar, pues debido a la frustración que puedan sentir, los padres pueden llegar al castigo físico como medida desesperada.
¿Qué decirles a los padres cuando han optado por varios castigos, pero aún así sus hijos no obedecen?
La constancia, la paciencia y la coherencia son claves para lograr modificar las conductas negativas de los niños. No es un proceso fácil, pero deben enseñar con amor y respeto, siempre firmes con las decisiones que toman, de lo contrario los niños no tomarán en serio los límites y perderán la autoridad.
Las estrategias de disciplina deben estar acordes a la edad del niño y a su nivel de desarrollo. Los padres deben evaluar si los límites que proponen son adecuados y comprendidos por sus hijos. De lo contrario no obtendrán los resultados que esperan.

Elsa Pinilla de Serrano
Orientadora de Familia Un. De Navarra
¿Existe una edad específica para mejorar los hábitos en nuestros hijos? Es importante tener en cuenta que las personas pueden modificar sus comportamientos a cualquier edad, sin olvidar que el factor ‘decisión’ es clave en estos proceso de transformación personal. Entonces los padres tienen siempre tiempo para influir positivamente en la personalidad de sus hijos transmitiendo mensajes a través del ejemplo y las palabras. Sólo así permitirán que ellos adquieran, retomen o transformen un hábito.
¿Muchos padres se preguntan cuál es la mejor forma de reprender? Para enseñar a vivir no es necesario maltratar. La educación se puede transmitir a través de actitudes claras y firmes sin necesidad de hacer daño con palabras soeces, gritos, o malos tratos físicos que solo logran bloqueos, sentimientos de miedo y rencor.
Algunos padres se declaran con poca paciencia o no saben manejar esos estados de irritabilidad de sus hijos o pataletas. ¿Cómo lograr un mejor control de ellos mismos? Lo que nos lleva a querer educar a nuestros hijos es una motivación superior que se llama sencillamente amor de padres. Entonces el amor de padres incluye virtudes como la paciencia, la tolerancia y el respeto. Si las tenemos siempre presentes podremos educar a nuestros hijos como ellos lo merecen.

Es bueno preguntarse
1¿Cómo está la relación suya con su hijo? ¿Es sólida? ¿Su hijo tiene hacia usted una mirada positiva? Tenga en cuenta que de ser positiva, su hijo hará lo que usted diga porque para ellos es importante lo que usted piensa.
2¿Qué tiempo le dedica a su hijo? No solo debe acercarse a él cuando tenga problemas de conducta para hablar y decirle lo que piensa. Debe invertir tiempo en él para otras actividades como el juego y el estudio. Si su hijo siente amor y comprensión por usted, responderá con una mejor conducta.
3¿Se detiene a analizar la mala conducta de su hijo? ¿Cree que lo hace a propósito o en realidad es parte de su edad ese comportamiento? Conozca a su hijo.
4¿De qué forma plantea usted las reglas con su hijo? ¿Lo hace de forma clara o tan solo lo dice una vez y de manera generalizada? Cuando el niño es más pequeño requiere recibir una orden más clara y exacta. Esfuércese por dejarle claro lo que pide.
5¿Qué tanto felicita a su hijo por sus buenas conductas? Esto se llama refuerzo positivo. Pero no premie todo con obsequios. A veces para ellos es más importante que usted se siente a compartir un juego que ya tienen de hace tiempo y que usted seguramente nunca lo habrá jugado.
6¿Cuando su hijo falla a una norma, usted cumple con la consecuencia? El tiempo fuera es uno de ellos y es dejarlo apartado de usted un tiempo determinado. Seguido, puede quitar un privilegio.
7¿Cuántas veces debe repetir una orden? Es bueno que su hijo sepa que usted no repite las cosas más de tres veces. A la tercera es hora de actuar y él así debe entenderlo.
8¿Qué tanto lo desafía su hijo? Quizá este desafío se dé porque no le cree cuando habla de las consecuencias a la regla. Es probable que usted no haya incumplido a lo dicho.
9¿Su pareja cumple también con la consecuencia a la regla? Deben estar los dos de acuerdo para que el hijo entienda que habrá una consecuencia por su mal actuar  y que no correrá a donde el otro progenitor a buscar “salvavidas”.
10¿Qué pueden hablar sus propias conductas? ¿Cómo está su autocontrol? Es importante que empiece a revisarse a sí mismo antes de entrar a evaluar las conductas de su hijo.

Buenos hábitos en el proceso educativo
Uno de los dolores de cabeza de los padres es el periodo escolar. Ellos quisieran que desde el comienzo los pequeños adquirieran un ritmo disciplinado y obtuvieran excelentes resultados durante todo el proceso.
No es bueno para ninguno esperar a fin de año para recuperar logros.
Entonces, más de uno se pregunta ¿cuál es la fórmula para que desde el comienzo ellos encaminen sus estudios hacia buenos resultados?
La orientadora familiar, Elsa Pinilla de Serrano, explicó que “lo primero que deben tener los padres presente es que las normas de horarios en el estudio, en la diversión, en la comida, en el sueño, deben establecerse muy claramente y cumplirse”.
Frente a esto, no debe haber incongruencias, pues es así como los niños pierden credibilidad en los padres.
“Si los hijos ven que no hay congruencia entre lo que se dice y lo que se hace, les será muy difícil crear hábitos operativos buenos”, enfatizó Pinilla de Serrano.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Matambre argentino
Una deliciosa combinación entre carne, vegetales y huevos duros, todo en uno.
Publicidad
Publicidad