Publicidad
Sáb Ago 19 2017
22ºC
Actualizado 06:58 pm
Viernes 02 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

¿O muy parecidos o mejor polos opuesto?

Pregúntese qué tanto ha tenido en común con sus antiguas parejas y en qué no pudieron ponerse de acuerdo. Si era cuestión de gustos, es probable que hubiesen podido salir airosos de cualquier discusión. Lo que no resulta tan fácil es la diferencia en caracteres o personalidades. Pero hay polos opuestos que definitivamente se atraen.

Para el amor no existe ninguna regla general y como se dice “todo se vale”. Es por eso que una rubia puede salir con un hombre de color y amarse en ese contraste de tez, o que un hombre muy alto se sienta atraído por mujeres de baja estatura. Físicamente pueden atraerse los opuestos, pero en cuestión de gustos o de personalidades, ¿puede pasar lo mismo?
Muchas personas pasan por alto esta premisa. Si les gusta sencillamente salen con ellos para conocerse y después terminan en una relación satisfactoria o insoportable.
Pero otros, un tanto más analíticos respecto a las relaciones, tienen claro que no saldrían con alguien idéntico a ellos pues les parecería monótono y no hay nada que los atraiga más que llegue una persona completamente opuesta, con una mirada distinta de la vida y que les haga conocer otro mundo y complementarlos.
Otros, sencillamente se niegan a salir con alguien cuya diferencia abismal respecto a sus gustos, sea del cielo a la tierra.
¿Pero qué es más fácil en una relación de pareja, que usted dé con una persona igual de acelerada a usted o con uno más pasivo que se convierta en su polo a tierra?
Hay quienes prefieren que sea igual de afanado, que corra, que quiera todo ya, pues así llevarán el mismo ritmo y no entrarán en riñas al respecto.
Lo mismo puede suceder con cantidad de conductas que los hagan similares o todo lo contrario.
Expertos explican qué puede ser negociable tras entablar una relación y qué se tornaría complicado.

Preguntas y respuestas

Camilo Umaña
Psiquiatra-Humanista
¿Es mejor que la pareja sea igual a nosotros o diferente para que la re-lación perdure en el tiempo?
Ha existido el concepto de que las parejas deben ser diferentes para complementarse, lo que me falta a mí lo tienes tú, y lo que tú no tienes yo lo tengo y así somos más felices. Claro que las diferencias complementan algunas insuficiencias en la relación con el medio, pero en cuanto al funcionamiento de la pareja al interior esas diferencias se convierten en incompatibilidades y hace que con el tiempo salgan a relucir en toda su dimensión y se generen conflictos.
Si a los dos les gustan cosas diferentes, entonces alguno se tiene que sacrificar, y uno se queda solo y aburrido porque tiene que hacer actividades por separado.
Hay quienes defienden la media naranja porque buscan personas que complementen los defectos del otro, y con el tiempo aprenden a apoyarse en las dificultades con las características de su pareja. También hay otros que prefieren buscar personas parecidas para poder compartir gustos y actividades sin tener que buscar a terceros y así la pareja se siente más unida y feliz.
¿Puede decirse que es mejor pare-cerse que ser diferente?
Si el parecido es en gusto y similitudes en su forma de ser como personas, podemos predecir que van a ser felices en la convivencia, el poder compartir la cotidianidad sin tener dificultades para la toma de decisiones y actividades cotidianas.                
Si la diferencia está en formas de personalidad y se sienten que las decisiones y actividades no pueden ser tomadas por tener criterios muy diferentes, podremos predecir que su vida cotidiana será ceñida por los conflictos

Maritza G. Otero C.
Psicóloga especialista en PNL
¿Es mejor una relación que parte de las afinidades o de los polos opuestos?
En Programación Neurolingüística existe una técnica llamada ‘Rapport’ que significa espejo en francés. Se utiliza para generar empatía porque cuando la persona que está a tu lado se parece a ti, te enamoras. ​Esto significa que para que se gusten debe existir esta sintonía al menos de manera mínima y entre más se parecen, más comparten y crecen como pareja.
Los polos opuestos en algún momento estuvieron en sintonía y compartieron cosas, pero con el tiempo cada uno busca su espacio y al dejar de parecerse al otro, creemos que uno de los dos se quitó la máscara. Es ahí cuando las parejas empiezan a separarse.
¿Es importante compartir gustos específicos?
Los gustos son la mayor influencia, hay que compartir actividades que nos gusten y en algunas oportunidades uno tendrá que ceder y otras veces el otro. Cuando esto no pasa se genera resentimiento y es cuando se busca el propio
espacio. Por eso se dice que para estar en pareja hay que morir a algunos comportamientos o hábitos que no sean apropiados para nuestro cónyuge.

Diferimos en gustos
Es probable que usted dé con una pareja que tiene cantidad de cosas en común, pero en los gustos ya no sea tanto. Usted suele ser sedentario y su pareja “la más atlética” o quizá usted se considere un “bailarín profesional” y su pareja se declare una nevera anclada al piso a la hora de bailar. ¿Lo anterior sería negociable?
Es probable que su pareja no sea la mejor bailarina, pero sí sea sociable y le encante ir, acompañarlo a una disco, divertirse como nunca y bailar chistoso, pero bailar. Contrario a una persona que se declara negada para el ‘swing’ pero demasiado hogareña y poco por no decir nula su vida social.
Frente el tema el profesional Camilo Umaña explica que “si hay gustos diferentes se requiere que alguno de los dos ceda, si en especial son pocos los gustos diferentes como deportes o actividades sociales, es más fácil porque hay que ceder en poco”.
Lo que se convertiría en un gran riesgo es tener cantidad de diferencias. “Ahí empieza el problema porque cada uno se siente en una relación con incomprensión”, dijo Umaña.

Diferentes personalidades
Si es en gustos todos felices y dichosos porque hagan lo que hagan van a poderlo compartir sin problemas.
¿Pero si es en defectos? ¿Si los dos se irritan fácilmente? ¿Si los dos son celosos e inseguros?
El psiquiatra Camilo Umaña enfatizó que en esos casos aumentarán las dificultades, porque dos irritables es sinónimo de guerra mundial, si es celos se pronostica que rápido caerán en una terapia de pareja para solucionarlo, si es mal manejo del dinero pronto van a crear inseguridad económica y dificultades para lograr metas en su vida y así podremos recorrer una infinidad de posibilidades que se dan en las parejas.

“Me encanta que sea tan diferente a mí”
En oportunidades esa persona tan diferente a usted puede llegar, moverle el piso de una forma aterradora, darle tres vueltas y caer enamorada.
¿Por qué?
Al parecer esa persona llega a mostrarle con su propia mirada qué es el mundo para ella, qué es la vida.
Esto hace que muchas personas digan: “me enamoré de mi polo opuesto”.
Ante el anterior panorama, la psicóloga Maritza Gabriela Otero indicó que “normalmente nos atrae la diferencia, pero es en cosas pequeñas como comidas, deportes, música y eso es rico porque el conocer algo nuevo estimula la producción de dopamina y adrenalina”.
Pero, ¿qué no podría ser negociable ante una diferencia abismal entre dos?
“Por ejemplo, que nos guste socializar e invitar a los amigos y la pareja no quiera ver a nadie. Son ciertas cosas que si no estás dispuesto a cambiar, la relación tiende a fracasar”, agregó Otero, admitiendo que la clave estaría en negociar y compartir, tolerar y acostumbrarse o definitivamente irse.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (4 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Smoothie de banano
Disfruta de esta deliciosa bebida cremosa preparada a base de trozos fruta.
Publicidad
Publicidad