Publicidad
Lun Ago 21 2017
25ºC
Actualizado 11:03 am
Lunes 23 de Abril de 2012 - 12:01 AM

Verdades a destiempo

¿Qué pensaría usted si su actual pareja le confiesa después de meses o años de relación, que le fue infiel, que un viejo amigo de él la pretendió o que en algún tiempo quiso irse y dejarlo solo? ¿Cómo reaccionaría ante esas verdades a destiempo? Y de ser usted el que quiere confesarlas, ¿cómo hacerlo sin que se estropee su presente, por confesiones del pasado?

Es como si usted destapara un anaquel después de mucho tiempo y empezara a encontrar cosas que no sabía que estaban guardadas allí o que había mantenido ocultas.
Así sucede con algunas personas. Abren sus historiales después de mucho tiempo para confesar asuntos que habían omitido por años a su pareja.
Estas son las llamadas verdades a destiempo. Aparecen en el momento menos indicado acompañadas de frases como “quiero confesarte que hace un par de años yo…”
El problema es que esas verdades a destiempo, por lo general, son producto de comportamientos indebidos o de situaciones que ocultaron por muchos años para no incomodar a la pareja.
Ante eso, muchos se preguntarán, ¿entonces por qué las dicen cuando ya pasó la marea? ¿Será que es cuestión de tener la conciencia tranquila, mostrarse honestos ante la pareja y seguir en una relación fortalecida?
¿Y qué pasa si esas verdades a destiempo afectan la relación actual y golpean la confianza del otro, por más meses o años que hayan pasado?
Por lo general, esas verdades puede ser: “cuando empezamos a salir aún me veía con mi ex”, “te fui infiel recién salíamos en un viaje” ,“hubo un tiempo en que quería irme y olvidarme de todo esto”, “Mi ex me estuvo buscando largo tiempo” o “le gusté por mucho tiempo a un compañero de trabajo”.
¿Qué diferencia tendrían unas de las otras? ¿Podría existir una categoría de confesiones imperdonables, y otras que merecen ser recibidas como muestra de sinceridad?
Ante eso los expertos indican que cada historia de pareja es única y no se puede entrar a generalizar, pero sí existen situaciones por ser confesadas, que deben recibir el acompañamiento de un profesional.
De no hacerlo, la relación puede irse al traste de la basura o quedar archivada en un nuevo anaquel de tristezas y fracasos.

“Si alguien ha callado algo trascendetal, pero siente que puede dañar su actual relación si es honesto en ese momento y realmente hay verdadero amor, lo mejor es no decir nada; si es algo que nos hace sentir culpables, como una infidelidad, es mejor inicialmente acudir a una ayuda profesional”: Ana Tulia Montañez, psicóloga.

Preguntas y respuestas

Ana Tulia Montañez de Gómez
Terapeuta de pareja y de Familia
¿Hasta qué punto son sanas estas verdades a destiempo? ¿Sirven de algo? ¿Son positivas o al contrario son perjudiciales para la relación que se vive en el presente?
Es importante que nos preguntemos cuál es la verdadera razón para que después de tanto tiempo salgan a relucir estos temas con  nuestra actual pareja. Lo más probable es que en un momento de rabia, por alguna circunstancia, y en medio de una pelea  aparezcan estos temas, como una manera inconsciente de “vengarnos” por algo que nos está doliendo.  También puede ser  una reacción meramente emocional.
Muchas veces, estas situaciones se comentan en el momento en que están sucediendo, lo cual sería lo mejor, pero sería importante manejar la situación estando en esas circunstancias, para ser muy honestos con la persona que nos está conquistando.
Por lo general, estas verdades a destiempo no son sanas para la relación presente y la pareja se va a sentir defraudada y nos reclamará, con justicia, por qué no se lo comentamos en ese momento.
¿Por qué muchas veces se quiere decir eso, a pesar de que haya pasado mucho tiempo? ¿Es cuestión de transparencia, liberar la carga o remordimiento de conciencia?
Si es algún tema que se quiere tocar con la pareja por remordimientos, hay que saber que hay que asumir la responsabilidad y las consecuencias que esto pueda generar en la pareja.
Las reacciones son muy individuales, no las podemos generalizar y otra cosa que  interfiere es cómo haya sido nuestra relación con nuestra actual pareja. Algunas personas acuden en busca de apoyo profesional para sortear la situación y tomar la decisión sobre si es bueno o no confesar eso tan delicado que sucedió.
Es diferente confesar que mi ex me estuvo buscando por largo tiempo o que le gusté a un amigo del trabajo, a confesar que fui infiel en un viaje.

Si me confiesan esa verdad a destiempo
Usted también puede estar del otro lado y ser la persona que tiene que escuchar esa verdad, después de muchos años.
Tal y como lo expresa la experta Montañez, es normal que se sienta defraudada, que reclame, y reproche por qué no se lo comentó en ese momento.
Es por eso que la profesional recomienda replantearse ciertas situaciones de la relación, antes de sentirse decepcionada y querer enviar la relación a la basura.
1. Tenga en cuenta cómo ha sido la calidad de su relación, el diálogo y la confianza que existe.
2. Si la relación ha sido sólida, posiblemente asuma la confesión como algo que no afecte la relación a la larga, aunque se sienta inicialmente muy afectado emocionalmente.
3. Si por el contrario la relación ha sido dificultosa y con poca confianza, la reacción normal va a ser muy negativa y posiblemente esto lleve a la terminación de la misma.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Filete de berenjena morada
Una receta vegetariana al estilo criollo.
Publicidad
Publicidad