Lunes 1 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
Patrocinado por:
Miércoles 19 de Septiembre de 2012 - 12:01 AM

¿Para qué complicarse la vida?

¿Para qué complicarse la vida?
Usted tiene dos opciones: O hacerse la vida de cuadritos o elegir el camino más práctico para darle solución a algunos conflictos en su vida. El hecho de atormentarse, complicarse, dar rodeos, buscar más “peros” que soluciones, solo lo dejarán amargado y con un gran peso en su día a día.

¿Si usted se encuentra entre dos vías, y una de ellas está pavimentada, es más corta, tiene un paisaje hermoso; y la otra está destapada, con trochas y mucho más extensa, cuál elegiría?
Seguramente la primera, ¿verdad? Es una respuesta bastante lógica. ¿Pero por qué no lo hace cuando de asumir la rienda de sus problemas, o las diferencias con otras personas, se trata?
Pareciera que a ciertas personas les encanta buscar la salida más difícil. Hacen de cada situación un caos, todo es un dolor de cabeza, y eso, literalmente, es cargar con la vida a cuestas.
Si está en esta vida para ser feliz y usted cuenta con todos los recursos como ser pensante e inteligente, elija las herramientas que le faciliten esa resolución de conflictos.
Para eso, solo requiere tomar distancia del problema por el que atraviese y pensar entre todas las posibilidades para resolverlo, cuál es la más fácil, la más sencilla y hacerla.
¿Si se molestó con su pareja, no cree que es más fácil sentarse a hablar que asumir una actitud orgullosa y discutir? ¿No cree que es más fácil dialogar que irse a la cama muerto de ira? ¿Si se molestó con una amiga, no cree que lo mejor es evaluar la verdadera razón de la discusión y no darle alcance a cosas tan insignificantes que puedan llegar a estropear la relación? ¿Si quiere llamar a alguien, por qué contenerse, si puede tomar sin problema el teléfono y decir “te extraño y quiero verte”? ¿Si tuvo un problema con su jefe o compañero de trabajo, no cree que lo mejor es acercarse y resolver las diferencias, con todo el respeto que se merece cualquier persona?
Actuar de manera consecuente a lo quiere, que en últimas es el bienestar propio, del otro y del entorno, es ser práctico. Eso es practicidad.

preguntas y respuestas

Maritza Gabriela Otero
Psicóloga especialista en PNL
¿Por qué en ocasiones elegimos el camino más difícil a un problema y no nos vamos por el más práctico, fácil y efectivo?
En realidad hacemos lo que hemos aprendido de nuestros padres o personas que elegimos modelar y siempre elegimos las opciones que conocemos porque sabemos que resultan, así sean un poco más complicadas.  En realidad es más bien algo de percepción, lo que es fácil y práctico para algunos, puede ser complicado y más caro para otros. De pronto, en vez de juzgar el tipo de solución, debemos aprender a elegir las más efectivas, es solo cuestión de perspectiva.
¿Cómo aprender a darle otra lectura a esas situaciones difíciles, y precisamente aplicarle esa practicidad a la hora de resolverlas?
Lo más efectivo es hacer lo mismo que hacen los niños, que es estar siempre dispuestos a aprender, a sorprenderse y a probar las nuevas soluciones, soltándonos de los prejuicios y todas las creencias erradas que nos impiden ver, escuchar y sentir el mundo de diferentes maneras.

A desaprender
Si usted aprendió a actuar de esa forma complicada por sus padres, a elegir el camino más difícil, es hora de cambiar ese estilo de vida, desaprender.
Por supuesto se puede.
Si usted ya es consciente de que no hay nada mejor que actuar de forma práctica, debe tener claro que “se puede hacer todo cuanto queremos hacer”.
Así lo explicó la profesional Maritza Otero, argumentando que “desafortunadamente la gente se vuelve adicta a las emociones y a la frustración, la actitud de víctima genera una emoción de dolor y la excusa para justificar que la situación del país, el jefe o los hermanos son los culpables, todos menos mi actitud. Mientras no quieran cambiar la percepción, tampoco cambiarán los resultados”.

¿Qué ganamos cuando aplicamos la practicidad a nuestra toma de decisiones, soluciones, conflictos? Vivir felices, tranquilos y sanos física y mentalmente. Maritza Gabriela Otero, psicóloga experta en PNL.

Si extraña, busque, si quiere ver a alguien llámelo y póngase una cita
Así de simple. No necesita nada más. Existe la acción y la reacción. Si usted quiere ver a alguien no le diga que lo extraña ni sufra por eso, llámelo, póngale una cita, hora, lugar y véanse. Es sencillo ser feliz. No necesita sino comunicarlo, ir en la búsqueda de esa felicidad. Pero el problema se da cuando usted se queda en prejuicios, cuando retiene sus emociones, cuando cae en apariencias, cuando busca máscaras, orgullos, y demás.
Si usted está disgustado con alguien y quiere hablarle, por qué no lo hace.
Aprender a darle esa nueva lectura a sus decisiones, al día a día, le permitirá sentirse mejor consigo mismo y a lograr la paz interior, la quietud, la tranquilidad.
Un ejemplo claro puede verlo cuando usted va al volante. ¿Si alguien activa las luces direccionales porque necesita cruzar, por qué no darle el paso? ¿Qué logra acelerando, cerrándolo, evitando que cambie de carril? ¿Y si eso se presta para que terminen los dos en una “guerra” sin sentido? ¿Y si eso genera consecuencias más graves como que choque su auto, que preciso tengan que bajarse, llamar a su seguro, reparar el carro, llegar tarde a su oficina o casa? Llevar a la práctica este cambio de mentalidad puede dejarle grandes ganancias.
Y es que el proceso solo se puede hacer de manera individual. Quizá usted comparta su nueva actitud ante la vida con los demás, con sus seres más cercanos, se vuelva multiplicador de esas buenas lecturas de la vida, de ese estilo de vida. Pero solo la persona que quiera y esté dispuesta a modificar sus conductas, lo hará.
“No podemos pretender cambiar a nadie que no quiera hacer un cambio por sí mismo.  Cuando lo haces y la persona no tiene intención de salir de su actitud de víctima, un día dirán “si no hubiese hecho lo que me dijiste”.  Querer hacer cambios en la vida de las personas es un regalo, pero no todo el mundo está listo para ciertos regalos, por eso te dicen “no hay que darle perlas a los cerdos”, enfatizó la psicóloga Maritza Gabriela Otero.

¿Es usted de los que se complica por todo?
Desde decir que no tiene qué ponerse para ir a una fiesta o a trabajar, desde angustiarse todas las mañanas por el trancón y llegar con una actitud huraña a la oficina, hasta amargarse por lo que les sucede a los demás.
Cuidado, puede estar complicándose la vida y dejándola pasar. Imagine que ese sea el último día de su vida. No le gustaría vivirlo en medio de angustia, tristeza, caos, rencor, decepción. Al contrario, le encantaría vivirlo al máximo.
Por eso, es hora de cambiar de perspectiva, leer la vida con más practicidad, sin tantas complicaciones o “peros”.
La psicóloga Maritza Gabriela Otero recomendó evaluar su vida, sus resultados, su autorrealización. Si lo que encuentra es agradable, es porque está haciendo las cosas como deben ser. Pero si al contrario encuentra monotonía, vacíos, rutina, aburrimiento, ansiedad, angustia, puede estar eligiendo el camino equivocado. No habrá resultados positivos si usted no ha hecho las cosas debidamente.
“Para cambiar esto lo mejor es hacer las cosas diferentes para que los resultados sean seguramente  mucho mejores”, agregó Otero.

Publicada por
PAOLA BERNAL LEÓN
Su voto: Ninguno (5 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones