Viernes 24 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
Patrocinado por:
Jueves 29 de Noviembre de 2012 - 12:01 AM

A frenar a tiempo esas discusiones sin sentido

A frenar a tiempo esas discusiones sin sentido
Usted solo debe saber cuándo parar. Algunas discusiones sin sentido se prolongan, y al final no sabe por qué comenzó pero sí, por qué terminó agarrada de los cabellos con su pareja.

Muchos hombres se preguntan: ¿cómo hago para no seguirle la cuerda a mi pareja cuando empieza a discutir y no hay quien la calle?
Si pudiera buscaría un control remoto y le daría “mute”, a su cantaleta.
Y es que muchas veces se cae en discusiones sin sentido, incluso reiterativas, por temas tan poco trascendentales, que terminan desgastándose los dos.
Ante eso, lo mejor sería que se buscara unos corchos e hiciera caso omiso a las palabras que terminan en ‘lora’.
Mujeres, ustedes también pueden ser más prácticas cuando ellos se enganchan con el mismo tema de siempre, “los celos de…”, “dónde estuviste”, y demás.
Lo mejor es no acalorarse una y otra vez con los temas de siempre, sino lograr estrategias que bajen la marea y le ayuden a encontrar acuerdos a las diferencias.
No haga de un comentario sin sentido todo un problema nuclear. Seguramente le ha pasado que empieza una discusión por una pequeñez, y luego olvida por qué está discutiendo o cuál fue el detonante, al haber dejado avanzar esa diferencia mínima.

Preguntas y respuestas

Marietta Albornoz
Experta en yoga de la risa
¿Qué tipo de herramientas son ideales para acabar con una discusión en pareja?
La herramienta que les doy a las parejas para que no se dejen llevar por discusiones sin sentido, es que se toquen. Es muy difícil pelear cuando hay contacto físico, es importante tocarle, acercarse. Depende del grado de discusión podrás acercarte o alejarte. Pero lo cierto es que desde agarrarle la mano a esa persona, rozarlo, abrazarlo, darle un beso, funciona para que disminuya la tensión. Poco a poco puedes ir avanzando.
Y aclaro, si la persona está alterada pues no te vas a lanzar a abrazarlo, pero puedes empezar por tocarle el hombro.
Otro punto a tener en cuenta es que si alguien intenta discutir, es porque quiere que lo escuchen. Por eso lo mejor es escuchar, escuchar y escuchar. Porque el simple hecho de que argumentes, puede ser tomado como que no lo estás escuchando. Cuando la persona se descargue, es ahí cuando puedes pasar a argumentar.
¿La risa, o mejor, la sonrisa, puede ser también una buena herramienta?
En el yoga de la risa hay algo que se llama el ‘gibirish’, es como un idioma inventado donde balbuceas.
Sin palabras articuladas, les digo a las personas que intenten responder a una dicusión en ‘gibirish’, mostrando sus sentimientos con el cuerpo pero sin palabras, que se puedan entender, solo sonidos. Generalmente la otra persona se desarma, ante el desconcierto de no entender qué le están diciendo y el factor sorpresa porque no se esperan eso. Esto hace que termine riéndose y generalmente se calmen los ánimos.
La risa libera el estrés y baja las tensiones, pero igualmente se debe tener cuidado al utilizarla con alguien muy molesto, puede pensar que te burlas y eso no da buenos resultados.

¿Y si esa persona aún no se desarma?
Hay personas que se encaprichan en una discusión y no salen de ahí. Eso hace que se postergue el asunto, que termine cometiendo su objetivo que es irritar al otro, incluso, acabando con la armonía.
Posiblemente le ha pasado. Ha dicho “no quiero hablar”, “déjame tranquila por ahora”, “estoy alterado, lo mejor es irme y hablar más tarde”.Ante el tema, explicó la profesional de yoga de la risa, Marietta Albornoz, que “el silencio es bueno mientras llega la calma, pero una vez la persona se tranquiliza es importante hablar sobre lo que se siente. No hay que dejar pasarlo”.
La profesional argumenta que la mejor arma es la escucha, y que es muy raro que alguien no se calme cuando se siente escuchado.

Si quiere frenar una discusión a tiempo
Estas son las recomendaciones dadas por la maestra de yoga, Alexandra Alzate:
1Dese el espacio. Respete el silencio del otro. Recuerde que cuando está caliente la conversación, puede herir.
2Cuando baje la temperatura del cuerpo y calme esa respiración, la mente podrá dar una solución más acertada.
3No vea solo su punto de vista en la situación. Valore también el punto de vista de la otra persona.
4Y un consejo del maestro Osho para todos aquellos que creen en la compasión, tener una estatua del Budha, porque esta estatua es gesto de compasión. Y cada vez que esté furiosa o furioso ir a la habitación, mirar el Budha, sentarse como él y sentir compasión. Verá que de repente sobreviene una transformación dentro de usted, que hará cambiar la ira, desvanecerla. Así usted se eleva. La ira cambia de cualidad. No se trata de reprimir la ira sino de convertirla en

Es bueno preguntarse…
1¿Vale la pena discutir por un plato sucio, por un recibo que se olvidó pagar o por quince minutos de retraso? ¿Por eso acabará su relación o separará? No, ¿verdad?
2¿Vale la pena arruinarse el día o la noche, por pequeñeces? ¿No cree que lo mejor es disfrutar cada encuentro, y hacerlo armonioso cien por ciento?
3¿Cree que es mejor hablar cuando su pareja está ofuscada? ¿No cree que es mejor darle el espacio y evitarse dolores de cabeza?
4¿Cree que gana más con su orgullo que bajando un poco la cabeza, mostrando su alto grado de coherencia, nobleza y perdonando?

Publicada por
PAOLA BERNAL LEÓN
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones