Viernes 31 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
Patrocinado por:
Viernes 30 de Noviembre de 2012 - 12:01 AM

Esas actitudes descaradas

Esas actitudes descaradas
Si no va con su forma de pensar y actuar, si para usted ciertos comportamientos rayan con la falta de respeto, lo mejor es poner un freno de entrada y alejarse de esa persona.

Bien se ha dicho que los hombres son más visuales, pero para muchas mujeres esto no suele ser una justificación a la hora de manejar situaciones como que su pareja se detenga a analizar las curvas de la amiga o que en la conversación no sea capaz de despegar la mirada del escote de la prima.
Pero hay quienes lo dejan pasar, pues es solo eso, una simple reacción, casi que incontrolable. Sin embargo para otras es toda una ofensa, y no hay justificación, así que el reclamo va y viene, una y otra vez.
Para otras, considerar una actitud descarada, tiene que ver ya con la pregunta o el comentario. Que no solo miren sino que además emitan frases como “y esa amiga tuya, de dónde salió”, o “tu prima está buenísima”, no tiene presentación.
Existen otro tipo de situaciones que pueden ser un total descaro. Como asistir a una fiesta con la pareja y que esta no solo baile con su mejor amiga que está de ataque, sino que el baile sea bastante seductor, cercano, que rompan ese prudente distancia de cuerpos al mejor estilo costeño, mientras usted mira desde la silla.
Quizá, esto para una pareja de la costa Caribe suele ser un simple baile y no le inyecta la malicia indígena que usted sí.
Habrá otros que desde la simple conquista le digan de frente: “no eres la exclusiva”.
Lo importante a la hora de considerar si es o no un comentario y actitud atrevida, solo depende de lo que usted conciba como falta de respeto.

Preguntas y respuestas

Irma Socorro Rodríguez
Psicóloga
¿Qué puede considerarse como actitud descarada?
Influye mucho la educación y los valores aprendidos en casa, pero ante todo el concepto del respeto por sí mismo y por el otro. Interviene también el lugar en el que nacimos, la cultura que tenemos. Por ejemplo, los del interior establecemos más distancia que los costeños. Un baile para ellos es diferente al de nosotros, no importa tanto la proximidad.  Pero sí existen ciertas situaciones como que una mujer se suba la falda intencional para que nuestra pareja mire sus piernas, por ejemplo. Otra actitud descarada puede ser que la pareja esté contigo en una fiesta y te envíe a casa porque estás cansada y él quiere quedarse porque la rumba está deliciosa y ha bailado con cantidad de mujeres. Es descarado evidenciar actitudes de la pareja como que quiera quedarse sola con otras personas, solo por manejar a partir de ese momento otros acercamientos.
¿Cómo frenar esos comentarios descarados? ¿Cuál debe ser la postura? Debemos empezar por definir qué es para nosotros descarado, cuál es el compromiso que tengo con esa persona, qué tan serio es. Después de plantearse lo anterior, debo tener claro qué decir, sin hacer espectáculos. De lo que se trata es de ser inteligente en el momento. Si frente a mis ojos se está presentando ese tipo de situaciones descaradas, lo mejor es controlar la situación, si quiere, marcar territorio con la pareja de manera sutil, coqueta, y ya aparte, con más calma, y sin que terceros lo noten, hablar, para que le quede claro a ese persona qué nos incomodó y no se vuelva a repetir. Ya sabremos qué actitud tomar después de haberlo dejado claro, si se repite.
¿Qué consecuencias deja aceptar ese tipo de descaros con la pareja o con la persona que apenas conoce y ya está asumiendo actitudes que rayan con la falta de respeto?
La principal consecuencia es hacia la dignidad que en muchos casos puede quedar por el piso. Si una persona acepta actitudes descaradas de otro no se valora a sí misma, y si lo permite no solo una, sino dos, tres veces, al final solo caerá en una frustración, su autoimagen estará deteriorada y después de ese tipo de relaciones terminará amargada o incluso con cuadros depresivos. Se dejará llevar por cantidad de temores hasta el punto de generalizar, y creer que todos los hombres o las mujeres son iguales.

¿Por qué será tan descarado?
Este no es el verdadero interrogante, sino ¿por qué elijo este tipo de personas irrespetuosas para mi vida?
Más allá de preguntarse por qué esa persona no se ahorra sus palabras, no es prudente, o sin pelos en la lengua, de lo que se trata es de evaluarse por qué permite rodearse de personas que no encajan con su concepto de respeto, de relaciones formales, por qué no está a tónica con lo que usted busca de alguien o piensa.
La invitación de la profesional consultada es a que tome decisiones responsables en las que usted se ponga por encima, se valore, tenga claro qué es respeto y qué es asumir un verdadero compromiso con alguien.
Además, explica la psicóloga Irma Socorro Rodríguez, que existen casos en los que no es irrespeto o coquetería del otro, sino simples inseguridades de esa persona que tiene una baja autoestima y cree que su pareja está mirando a todo el mundo con morbo, cuando no es así, sino solo el reflejo de sus temores.
“A veces eso que la otra persona dice de manera natural puede ser sobredimensionado cuando todo me lo tomo de manera personal, me comparo, cuando me pongo por debajo de los demás y tengo una autoestima muy baja”, enfatizó.

“No eres la exclusiva”
Alto ahí. Si de entrada una persona que está en periodo de conquista le dice eso ya está siendo bastante claro. Esto puede resultarle la ofensa más grande, sobre todo si lo que usted busca es un compromiso serio. Está en usted sacar a relucir su mejor papel de dama y decir: “gracias, yo paso”.  De no ser capaz de ser clara respecto a lo que quiere y aceptar esa proposición, ya sabrá el resultado que le espera. Nadie la está engañando.
Según explica la profesional consultada la persona que emite ese tipo de frases puede tener claro que no quiere por ahora una relación formal, que no quiere compromisos y está en la persona que escucha la propuesta, decidir. “Cada quien sabe hasta dónde puede llegar con esa persona, si no le interesa finalizar por completo un acercamiento, o saber a qué se expone”, indicó Rodríguez.

Publicada por
PAOLA BERNAL LEÓN
Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones