Miércoles 22 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
Patrocinado por:
Lunes 03 de Diciembre de 2012 - 12:01 AM

¿Cómo tratar con personas difíciles?

¿Cómo tratar con personas difíciles?
Lo importante es que usted se acoja a armas como la cordialidad, la educación, la paciencia, la palabra correcta, y no permita caer en el juego de esas personas difíciles.

No es nada fácil. Pero recuerde que son personas difíciles, no imposibles. Así que lo mejor es que no caiga en el mismo juego, sino que utilice estrategias realmente inteligentes, para que a esa persona le quede claro su nivel de educación, su profesionalismo y ante todo su madurez emocional.
Y aunque a veces quiera correr, huir de esas personas difíciles, lo primordial es acudir a estas herramientas, dadas por la experta consultada, para que usted tenga el dominio de la situación, no se tome nada personal y, al contrario, mantenga el equilibrio.
Así que es hora de domar a ese jefe, compañero de trabajo, pareja o familia política, que se torna difícil.

Preguntas y respuestas

Ruth Carmenza Ramírez Sequeda
Psicóloga experta en neuropsicología
¿Se puede  considerar a alguien que nada le gusta como persona difícil? ¿En el caso de que sea un jefe, cómo abordarlo?
En todos los contextos existen personas difíciles con las que se debe lidiar en la cotidianidad. Cuando esta persona es el jefe, la situación laboral y el clima organizacional se torna pesado y el ‘disconfort’ se percibe tanto en el cliente interno como en el cliente externo. En esos casos es importante generar estrategias para no dejarse afectar por la emotividad, el carácter explosivo del jefe y las consecutivas rabietas que se pueden manifestar casi siempre por dificultades de escucha.
La mayoría de las personas difíciles tienen deficiencias marcadas en las esferas comunicativas, no hay que permanecer impasible, siempre se debe hablar, solo que utilizando una comunicación asertiva que permita decir lo correcto en el momento indicado y dejando en claro la posición de mejora continua en un principio por la parte que en el momento se siente afectada.
¿Cómo saber si ya es algo personal?
En cuanto a saber si es personal o no, existe un parámetro claro que es la generalidad. Yo sé si el jefe es así con todos sus colaboradores la mayoría del tiempo o solo conmigo.
¿Cómo manejar a los malhumorados, si tenemos que trabajar con ellos, por ejemplo?
Para manejar los malhumorados en el espacio laboral, es necesario nunca entrar en el juego de ellos. “La respuesta blanda baja la ira”, sabio proverbio bíblico que nos da la mejor estrategia para estos casos. Esta estrategia hace que la persona malhumorada sienta vergüenza y termine cambiando de actitud porque así algunas personas digan que viven su propia vida y otros que la sufran, la verdad es que somos seres sociales por principio y por naturaleza, situación que hace preponderante la necesidad de ser aceptados.
En estos momentos en los contextos laborales existen los comités de convivencia que pueden servir de influencia positiva para la mediación de conflictos personales que afectan el entorno laboral.

¿Qué decir de los intransigentes que se quedan en sus ideas y no salen de ellas?
Todos, en algún momento de la vida, hemos tenido que tratar con personas intransigentes, que se sienten la “verdad revelada”. Y estas personas, según explica la psicóloga Ruth Carmenza Ramírez, causan muchas heridas y resentimientos en todos los espacios.
Para tratarlos, la recomendación es no decirles qué tienen que hacer, sino poniéndolos a pensar, haciéndoles preguntas como: “¿crees que es correcto lo que acabas de hacer?” “¿Te sientes bien con decirme esto que a mí me hace sentir tan mal?”
“Es retarlos a reflexionar y alejarse; no quedarse para recibir los disparos que muy seguramente en primera instancia van a manifestar como mecanismo de defensa para esconder la debilidad descubierta. Toda persona que tenga dificultades para aceptar la diferencia de los demás va a tomar como mecanismo de defensa el acorazamiento y hasta la agresividad”, indicó Ramírez Sequeda.

Si su pareja es la difícil
¿Y si al que nada le gusta es a la pareja? Cuando sucede en la pareja siempre hay un factor de base que es la inconformidad por una de las partes. En estos casos como en todos en los que existen diferencias marcadas de carácter se debe hablar, expresando en lo posible siempre las cosas buenas que los une y luego las cosas que los pueden separar y una de estas puede ser los continuos malhumores que impiden la armonía en un hogar.
Hay casos en donde las expresiones difíciles ya son percibidas como maltrato y se deben trabajar con ayuda profesional, terapia de pareja o de familia según cada caso.

Si es un amigo que no recibe consejo y eso lo hace difícil, y para uno agotador, ¿qué posición tomar?
Cuando una persona no recibe consejo es porque no lo necesita (va a tomar la decisión que personalmente elija y solo quiere que le digan lo que quiere oír) o porque no lo ha pedido. Así lo expuso la profesional Ruth Carmenza Ramírez, al indicar que “el consejero no pierde, dice el adagio popular, por tanto siempre que se da un consejo se debe esperar que la persona que lo pidió haga lo que a bien considera correcto”.
En este caso, explica Ramírez Sequeda, una de las cosas que hace difíciles a las personas es la diferencia de ideas y la lucha por convencer al otro de quién tiene la razón, por tanto expresar ideas no es imponer ideas.
“La amistad es la relación perfecta, por tanto es el espacio donde se debe y se puede aceptar cualquier equivocación sin que se hieran ni los sentimientos ni el orgullo. Esto nos permite decir abiertamente: “te estimo”, “quiero verte bien”, “creo en tu inteligencia y criterio para tomar la mejor decisión”, “te la respeto, pero por favor este es un tema que no deseo volver a tocar”.
Se debe ser radical para no quedar cargado con lo que no se puede cambiar.

¿Cuándo desistir de esas personas difíciles?
Alguna vez se habrá formulado este interrogante, sobre todo cuando está que tira la toalla en el trabajo o siente que ya no puede más con su familia política. Pero tal y como lo plantea la psicóloga consultada, “nunca se debe desistir de las personas difíciles porque son eso “difíciles”, pero no imposibles. Todo ser humano tiene posibilidad de cambio, bendita noticia la de la reingeniería mental”.
Sin embargo, agrega Ramírez Sequeda, “es importante decir que hay ocasiones que es mejor una buena salida, un asertivo punto final y la fina línea la da la percepción de maltrato, irrespeto, pérdida de armonía en la que las herramientas descritas no dan resultado (puede pasar cuando la persona no se quiere a ella misma, no se soporta a ella misma, cuando las rabias son por frustración o problemas psicológicos o psiquiátricos, entre otros).
En el caso de un jefe, cuando la percepción de acoso laboral es claro, reiterativo y público, dice la norma.

Si la suegra es difícil o la familia de la pareja, ¿cómo manejarlo? ¿Incluso con la familia propia?
La mejor manera de manejar una familia política o la propia familia difícil es:
1Teniendo claro el rol que cada uno y cada una ocupa en la conformación de la unidad y la armonía familiar.
2Competir con la familia de la pareja es un negocio en desventaja, por tanto existe una estrategia que consiste en competir con uno mismo para contribuir a hacer muy feliz a la persona que está en el centro de la “disputa” familiar. Los hechos hablan más que mil palabras y esta es una realidad.
3Si la familia política ve que se equivocó en sus apreciaciones o preconceptos, poco a poco irá transformando sus actitudes difíciles en actitudes basadas en el respeto y la admiración, al punto que se encuentran suegras que son madres de los dos individuos que conforman la pareja. En este tipo de familia el cariño y el afecto se ganan, como el respeto no se pide y menos se impone. Aquello de dame mi puesto es algo que no se debe decir porque por lo anterior nadie nos da el puesto; se gana.
4En el caso de la propia familia, como esta no se escoge, se deben aceptar las diferencias, dialogarlas, negociar y si es necesario en caso extremo, mantener distancias confortables y saludables de manera que, como en todas las relaciones, se aplique el principio básico de la cordialidad.

¿Cuáles pueden ser las mejores herramientas para llegarle a una persona difícil?
Si quiere salir victorioso en una conversación, en una relación laboral, en un trabajo en equipo, incluso con la familia difícil de su pareja, es bueno seguir las siguientes recomendaciones dadas por la psicóloga Ruth Carmenza Ramírez:
1La primera herramienta es no entrar en el juego. La mayoría de las personas piden lo que no son capaces de dar. Si una persona difícil se enfrenta a la cortesía sincera tendrá que deponer las armas y utilizar la herramienta de la conciliación.
2La segunda herramienta tiene que ver con el principio básico de la madurez; mirar la intención y no la actitud, esto lleva a comprender aunque no se entienda, aceptar más que a tolerar y a buscar el momento correcto y la forma correcta de iniciar un diálogo conciliador que siempre debe empezar por un proceso consciente. Dirigirnos a la persona reconociéndolo así como persona con virtudes y defectos, fortalezas y debilidades, por tanto, empezar siempre por lo positivo y terminar con la situación con la que no se está de acuerdo que muy posiblemente es una sola cosa. No generalizar.
3La tercera herramienta es el proceso de reconciliación que no siempre lleva a que la persona se convierta en la mejor amiga o amigo. Si es el jefe no esperar convertirse en la mano derecha de él, pero sí una reconciliación con olvido que no es pérdida de memoria sino recuerdo sin dolor. Esto se hace en un proceso humanizador. Siempre que una persona difícil piensa desestabilizar a otro dice lo que no es verdad, o verdades a medias; entonces si no es cierto para qué quedarse sufriendo por algo que no tiene razón ni lógica. Así se logra un proceso de perdón.

Publicada por
PAOLA BERNAL LEÓN
Su voto: Ninguno (2 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones