Martes 21 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
Patrocinado por:
Miércoles 16 de Enero de 2013 - 12:01 AM

Recuerda: Tú no eres mi psicóloga

Recuerda: Tú no eres mi psicóloga
Son conocidas como pareja psico, precisamente porque parece que vivieran en ese rol todo el tiempo. No olvide que usted es la pareja, y aunque es bueno mirar desde otro enfoque lo que le sucede a ese ser que quiere, no puede ir haciendo terapia todo el tiempo.

Preguntas como: ¿Siempre actúas de la misma manera en tus relaciones? ¿Cómo fue la relación con tus padres?
Todo puede empezar con un inocente interrogante hasta convertirse en un psicoanálisis completo.
Luego vendrá: ¿Y la relación con tus hermanos? Y después la terapia y las recomendaciones para que la pareja resuelva, tras un sutil: ¿Te gustaría ir a consejería para que hables de tus problemas infantiles?
En ese momento la pareja suele sentirse en un consultorio psicológico. Preguntas van y vienen, cuestionamientos, abordajes, toma de apuntes en libreta, lecturas sugeridas, y al final un completo psicoanálisis mes a mes.
Precisamente a este tipo de personas se les conoce como pareja psico. Y no es por más sino por ese abordaje continuo que lleva a una persona a sentirse completamente aburrido.
Junto a esas constantes preguntas, aparecerán otras como ¿sabes qué dices con ese estilo al vestir?” o “si mueves las manos de esa forma estás comunicando que…”
Cuidado, no termine asumiendo un rol que no le pertenece y que al contrario bloquea cualquier tipo de comportamiento espontáneo de su pareja.
Estas son las recomendaciones a tener en cuenta. Pregúntese, ¿hasta qué punto se está extralimitando con su pareja? Y si es psicóloga o psicólogo, sepa también separar el rol profesional del personal. Su pareja no es su paciente.

“Me siento en constante estudio clínico”
Cuando una persona se siente bajo la presión constante de una secuencia de preguntas que indagan sobre el pasado, presente y futuro de sí mismas, es bueno:
a. Manifestar verbalmente la incomodidad que se siente frente a tal situación.
b. Es importante aclararle a la persona que ha confundido su papel de pareja, que en una relación las palabras son importantes en un pequeño porcentaje, pero que lo que da una medida lo más acertada posible es la actitud frente a manifestaciones de compromiso, compañía, ternura, alegría, admiración y pasión en la relación actual, en el presente.

LA VOZ DEL EXPERTO

Marcela Callejas
Psicóloga
¿Cuándo podemos decir que estamos dejando a un lado el papel de pareja y pa-sando a la de psicólogos? Pasamos del rol de novio a psicólogo o psicóloga cuando empezamos a analizar todo lo que nuestra pareja hace o deja de hacer, es decir, le buscamos la respuesta a todo, antes de que nuestra pareja nos hable.
¿Qué tan contraproducente puede ser? Realizar este tipo de comportamientos nos lleva a correr varios riesgos. Cuando empezamos a analizar todo lo que nuestra pareja hace, genera en nosotros películas que no existen, y esto lleva por supuesto a discusiones o reclamos. No escuchar lo que la otra persona nos dice puede acabar incluso con la relación.

Ruth Carmenza Ramírez Sequeda
Psicóloga esp. En neuropsicología
“Claro que es importante conocer de la parte psicológica de la persona con quien empezamos a salir, pero no de manera inquisitiva sino en la cotidianidad, en las conversaciones naturales de confianza que empiezan a fluir y afianzan una relación. Lo mismo en los espacios de amigos en primera instancia y luego familiares, que seguramente con el devenir del tiempo y por el compromiso se van a dar. Otra opción es en la solución de conflictos a partir del diálogo, en el convivir sin necesidad de vivir bajo el mismo techo, en las relaciones sociales.
Una manera de conocer a una persona es cuando está disgustada o cuando está con algunos tragos de más, pero todas estas circunstancias se dan, fluyen, no se preparan como en un laboratorio.  Cada ser humano es un mundo que parte de sus experiencias vividas y de la forma como las ha manejado. Esto no garantiza que una persona con una infancia, adolescencia o juventud caótica siga los ejemplos de lo vivido. Es muy posible que una persona cambie naturalmente porque por principio natural tiende a que el entorno no viva lo que él o ella ha vivido.
Una premisa de la mayoría de los seres humanos y que hoy debemos enfatizar es que todos y todas podemos cambiar la historia de la humanidad cuando cambiamos, le damos un giro a nuestra propia historia y esto es una decisión personal que siempre es posible y se debe convertir en un compromiso con nosotros y nosotras mismas.

Comportamientos al diván
De la mano de dos psicólogas, evalúe qué tanto está cambiando su rol de pareja por el de ‘psico’.
1Buscándole respuesta a todo.
Interesante que usted quiera llegar al meollo del asunto, a eso que quizá ni siquiera su pareja se haya detenido a evaluar. Pero no termine en un delirio de Freud, menoscabando en la infancia, tratando de llegar al subconsciente de esa persona. De lo que se trata es de entender también que está frente a un ser humano como cualquier otro y que se equivoca. Así lo explicó la psicóloga Marcela Callejas.
2A veces no es psicólogo sino juez
Pareciera como si llevara a esa persona al estrado con tanto interrogatorio. Todo puede ir pausado, hacer pregunta tras otra como si esa persona se sintiera en un diván cómodo, hasta sentirse acorralado con tantas preguntas. Cuidado. No hay que andar juzgando o buscando razones antes de que la misma persona se cuestione y haga su propio análisis. Esta es una de las recomendaciones de la psicóloga Marcela Callejas.
Explicó la psicóloga Ruth Ramírez que “el profesional en psicología no dice qué hacer sino confunde o aclara como medio de influencia para que el otro u otra piense y tome decisiones, entre lo que se quiere y no se quiere para el proyecto de vida, y desde ahí es la persona misma quien asume su papel como arquitecto de circunstancias o pobre víctima de las mismas, pero siendo consciente”.
3No todo es un psicoanálisis
Es importante saber ciertos datos de la pareja. Tampoco es sano ir por la vida sin preguntar nada. En este caso, tal y como lo explica la neuropsicóloga Ruth Carmenza Ramírez Sequeda, “puede darse hoy día que muchas personas por los diferentes conocimientos adquiridos a través de la lectura o el internet puedan aplicar los mismos, no solo en el análisis personal sino de los componentes humanos de su entorno y esto incluye a la pareja”.
a. Por eso es sano: a. Conocer de la persona a quien se piensa entregar los sentimientos es sano mientras no se trasciendan los límites, al punto que la persona termina sintiéndose estudiada y escudriñada todo el tiempo, situación que lleva al desgaste constante de querer mostrar al otro u otra lo que quiere ver y no lo que en realidad se es.
b. No sobrepase límites pues: “esto hace que el otro u otra se vuelva predecible y monótono como también la persona que cumple el rol de psicólogo o psicóloga, que vive más a la expectativa de las equivocaciones para corregir, que de los aciertos para mantener que seguramente son más”.
4Cuestionario planeado: ¡Cuidado!
Una cosa es que usted como pareja quiera saber determinadas cosas y se den conversaciones casuales, naturales, espontáneas, y otra muy diferente es la planificada con posibles preguntas y contra-preguntas. Algo así como “si me responde esto…podría preguntarle
esto y esto…”.
¡Qué conversación tan psicorígida! Seguro de pensarlo ya está bostezando y queriendo huir del lugar.
En este caso, explicó  la psicóloga Ruth Carmenza Ramírez, “una pareja debe vivir sobre parámetros de espontaneidad que hacen fluir el día a día en una constante de conocimiento, no tan solo del pasado de la persona sino del comportamiento específico en la relación presente; porque una persona no haya querido como se espera en una relación anterior, no significa que no sepa querer”. Cuando se empiezan constantes cuestionamientos con intención de indagatoria, consejos de corrección y desconocimiento de la historia vivida de una persona, se puede decir que se está saliendo de los parámetros de pareja y se está asumiendo un rol moldeador hacia la otra persona que para nada tiene que ver con el papel del psicólogo.

Consecuencias
¿Qué consecuencias trae precisamente cambiar de rol y terminar siendo una profesional en psicología?
Estas son algunas, citadas por la psicóloga Ruth Carmenza Ramírez:
Cuando se entra en la monotonía de la bata blanca y el diván en una relación, muy posiblemente independiente de los sentimientos que se puedan sentir, hay un desgaste a nivel emocional.
Se acaba la espontaneidad. El hecho de que la pareja llegue vestido como la persona quiere, decir y hacer lo que la persona quiere, se olvida la esencia y se deja de ser quien es en realidad.

Recuerde que…
El verdadero amor ama lo que se es, lo que no se es y hace claridad en que ama lo que nunca se llegará a ser. Solo así se podrán superar las vicisitudes de cualquier relación de pareja, expuso la profesional Ruth Carmenza Ramírez Sequeda.

Publicada por
PAOLA BERNAL LEÓN
Su voto: Ninguno (2 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones