Viernes 1 de Agosto de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
Patrocinado por:
Lunes 11 de Febrero de 2013 - 12:01 AM

¿Cuándo es hora de desistir?

¿Cuándo es hora de desistir?
No es fácil aceptar la derrota, haber perdido, pero es mejor no postergar ese momento y empezar de cero cuánto antes.

Claro, hay que luchar. Como se dice comúnmente, no hay que tirar la toalla ni creer que se ha perdido la pelea en el primer round. Pero irse al extremo tampoco es sano. Encapricharse en una idea, una relación, un negocio, incluso, un sueño, puede pasarle cuenta de cobro tarde o temprano.
Usted debe ser consciente, no perder los estribos. Con los pies en la tierra y lejos de la emotividad, decirse si ya es imposible seguir, si se han desgastado todas las posibilidades y ni aún así, ha encontrado el resultado esperado.
Esto puede ocurrirle con una relación de noviazgo, de matrimonio, con un negocio, con su empresa, con su sueño de ser cantante, actor, modelo.
No es fácil decir “se acabó”, “no hay nada que hacer”, “estamos en quiebra”, “ya no tengo la edad para ir tras mi sueño”.
Y es aún más difícil porque a nadie le enseñaron a perder, a decir no más, a retirarse. Mucho menos le enseñaron a aprender del fracaso. Solo le dijeron que perder es frustración, que duele.
Pero es hora de aprender de verdad del fracaso, de no postergar esa decisión crucial de decir “no va más” y empezar de cero cuanto antes.
La lección debe ser aprendida.

LA VOZ DEL EXPERTO

Ana Juliana Becerra Santos
Psicóloga
¿Por qué tememos tanto al fracaso?
Le tenemos miedo al fracaso porque no somos educados para perder. Desde que somos niños tenemos una respuesta competitiva a ganar o a obtener todo aquello que deseamos.
En la adolescencia también empezamos a explorar nuevas cosas y darnos cuenta que otros logran algunas cosas que nosotros quisiéramos lograr pero que por constancia, oportunidades o por otros motivos no logramos.
Esa necesidad de reconocimiento en un grupo permanece en el adulto y se refleja en el miedo al fracaso que cada uno maneja, tanto en su vida personal, como en su vida profesional.
En ese proceso de aprendizaje nadie nos enseña que fracasar es parte del éxito de quien es exitoso hoy. Nadie nos habla de eso, solo de que es un sentimiento desagradable que nadie quiere sentir. No nos lo enseñaron y no se enseña, y se siente como una pérdida, es parecido al duelo o pérdida de expectativas, de sueños; despedirnos de todo lo que hemos invertido nos cuesta y le tememos tanto al fracaso.

Efectos de dilatar la decisión
Lo más probable es que las personas a su alrededor se hayan dado cuenta que la relación llegó al fin, que el negocio ya está en quiebra, que su sueño de ser actor o cantante ya fue arrasado por el tiempo. Pero usted puede ser el último en querer admitirlo.
Esto no es más que dilatar un “no”, que al final tendrá que emitir. Postergarlo solo hará que su proceso para empezar de cero se retrase también y quizá el tiempo le pase cuenta de cobro.
Frente al tema, explicó la psicóloga Ana Juliana Becerra “si ya se ha evaluado que el negocio no es viable, la relación o sueño, lo que estamos haciendo es alimentar la ansiedad, el miedo y agrandamos la sensación de vacío que genera la pérdida, postergamos el duelo, nos apegamos a nuestras ilusiones y perdemos objetividad”.
Así que ese tipo de consecuencias, sumado a enredarse en sus emociones ocasiona bloqueos en sí mismo y estancamiento.

A empezar de cero, pero ¿cómo?
Usted sabe que debe ver cada fracaso como un aprendizaje, pero no encuentra la brújula. ¿Qué ejercicios debe hacer tras el fracaso?
Para ello, la psicóloga Ana Juliana Becerra le explica:
1Primero verlo desde todas las perspectivas posibles, hablar con alguien de confianza experto en el tema. La experiencia ayuda mucho a ampliar nuestra visión de lo que ocurrió, en qué fallamos, cómo lo podemos hacer mejor la próxima vez.
2Una vez entendido y siendo lo más objetivos posibles, aprender que perder hace parte del éxito. Ayuda mucho. Tendremos que pasar por esos sentimientos muchas veces hasta lograr algunos de nuestros objetivos. Pero pretender que todo saldrá bien siempre al primer intento es algo ingenuo y muy desmotivante para quienes no tienen en cuenta que algo puede salir diferente a lo planeado. Incluso puede salir mejor de lo pensado, pero no lo vemos porque queremos que sea exactamente como lo imaginamos y raras veces sucede así.
3El paso a seguir es súper importante y tiene que ver con cómo otros lo lograron. La mayoría de las empresas exitosas tiene historias de quiebra y no una sino varias veces. Saber que el camino incluye dificultades nos hace prevenirlas y saberlas manejar mejor que cuando pensamos que todo va a salir bien y no sale como esperamos.

Señales de que es hora de desistir
1Cuando se está estresando demasiado y no le está brindando la satisfacción que esperaba.
2Cuando llega a un punto que solo busca el objetivo porque fue lo que pensó, pero no lo hizo feliz.
3Desistir es adecuado cuando no cumple con las expectativas personales y de los otros. Cuando eso pasa es mejor reevaluar y pesar en mejorar el plan o dejarlo.

Es bueno saberlo
1No desistir a tiempo le genera pérdida de tiempo y de dinero.
2Si no desiste es señal de que no está aprendiendo de la experiencia y al contrario estará dejándose guiar solo por las emociones.
3Desistir a tiempo involucra desistir cuando se pueden prevenir las consecuencias negativas de haber tomado decisiones solo porque deseamos algo o a alguien demasiado.
4Contraproducente puede ser no intentarlo con verdaderas ganas, sin razones reales para dejar de lado esa idea, sino guiados solo por percepciones o miedo a intentarlo.
5Se puede intentar si se tienen claras las razones por las que se debe replantear el sueño, la empresa o la relación. Se debe estar muy atento a los resultados de cada decisión que se tome para saber si es bueno avanzar o desistir.

No tema a los comentarios de terceros
Hay personas que pierden el rumbo y le dan relevancia a los comentarios de terceros. ¿Qué pensarán? ¡Que me quedó grande el matrimonio!, ¡que no pude con una idea de negocio¡ Dirán que soy un fracasado.
Al respecto, explicó la psicóloga Ana Juliana Becerra, es importante derribar esos pensamientos que le apuntan al qué dirán y al contrario aprender.
“Fracasar es algo normal y lo que menos nos puede dar es pena. No solo nos sucede a nosotros. Por otro lado, debemos darle el peso que tienen, que son algo externo. Si es una persona en la que confiamos, y no es razonable lo que dicen, se debe desechar el resto”, enfatizó Becerra.

Publicada por
PAOLA BERNAL LEÓN
Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones