Miércoles 23 de Abril de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
Patrocinado por:
Miércoles 13 de Febrero de 2013 - 04:53 PM

Unos bogotanos con mucho sabor costeño

Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL
Unos bogotanos con mucho sabor costeño
(Foto: Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL)
Colombia ha sido un país muy marcado por los regionalismos. Hay ritmos que nacen en zonas específicas y sus comunidades ya lo toman como suyo y muy pocas veces creen que alguien foráneo pueda llevar en la sangre esos sonidos que los hacen tan característicos.

Con la música vallenata sucede igual. Los habitantes de la región Caribe nacen prácticamente con un acordeón debajo del brazo, por lo que es muy difícil pensar que alguien del interior, especialmente si es bogotano o simplemente cachaco, pueda cargar con el sabor y el sentimiento que se necesita para interpretar estos ritmos.

Los hijos del viejo Miguel son esa excepción, son un grupo de tres hermanos: Yeir, Miguel y Marley, así como amigos: ‘Poncho’ y otros, que desde muy pequeños decidieron cantar música vallenata porque para ellos no es un género que nace de una región específica, sino que es folclor colombiano.

Con esta visión llegaron hace un año al famoso Festival de Riohacha 'Francisco El Hombre', donde fueron coronados los reyes del evento, sorprendiendo así a muchos escépticos que pensaban que del centro de Colombia hacia abajo no había madera para hacer vallenato.

Hoy, después de 15 años, han podido recoger los frutos de una carrera difícil. En el vallenato vieron la oportunidad de evolucionar y hacer un aporte diferente de nuevos ritmos fusión, así como lanzar un DVD en inglés y portugués con el fin de explorar nuevos mercados, pues su música ahora se extiende hasta República Dominicana.

-¿Cómo nació el grupo?

Yeir: Los hijos del viejo Miguel nacen como un proyecto familiar. Iniciamos cuando éramos niños, hace 15 años. El gestor de todo fue el viejo Miguel, nuestro papá y mánager. Empezó como un sueño de niños, de una cuadra de barrio. En ese momento aparece ‘Poncho’, que es de Madrid, Cundinamarca, representando la cultura de ese municipio muy conocido por las flores. Desde ese momento empieza a engranarse todo para consolidar lo que es hoy Los hijos del viejo Miguel.

-¿Por qué se decidieron por el vallenato, cuando en la capital se puede explorar otro tipo de ritmos?

‘Poncho’: Lo más importante que hay que decir es que el vallenato es el folclor de Colombia, no es de una sola región. Los hijos del viejo Miguel invitan a que se acaben esos regionalismos. Tomamos ese folclor porque es hermoso y desde muy pequeños en nuestras casas se escuchaban música de Diomedes, el Binomio de Oro con Rafael Orozco. Mis padres escuchaban mucha música vallenata. Quisimos ser parte de ese folclor y nos enamoramos de él.

-¿Cómo fue ese trabajo con el primer disco?

Yeir: Estábamos con ganas de hacer muchas cosas, con muchas ideas en la cabeza, pero fuimos muy tímidos. Nuestro primer CD lo llevamos con mucho orgullo porque nos abrió puertas a nivel de medios, pero creo que a medida que van pasando las producciones como con 'Francisco el Hombre', que ya es nuestro estilo, nos sentimos muy bien porque la gente ya lo conoce. Llevamos a la escena a este hombre, muchas personas no sabían si Francisco existía. Nos sentimos orgullosos que con este disco estamos consolidando un sonido propio, lo cual es muy difícil en el mercado. Vamos en ese camino de perfeccionar.

-¿Cuál es ese sonido propio del que ustedes hablan?

Yeir: En nuestro disco hay mucho sonido caribeño, utilizamos algunos instrumentos del Pacífico, aunque la tendencia siempre es hacia el vallenato, pero están los sonidos ahí: en un merengue utilizamos un cuatro llanero, tenemos una pequeña fusión con República Dominicana y la bachata. Cuando escuchas el disco sientes que es vallenato.

-¿Con qué nutren esta propuesta musical?

Yeir: Tratamos de ser básicos, manejamos la base del vallenato: el acordeón, la caja, la guacharaca, el piano, la guitarra, pero es más la forma de interpretarlos, que los instrumentos que se tocan. Esa es la forma en como lo hacemos, la intención de cantar, es decir, los colores.

-¿Qué tanta composición propia escuchamos en el disco?

‘Poncho’: En el disco que estamos promocionando ahora que es CD y DVD, quisimos traer esa parte de los clásicos, ya que es un homenaje a la Guajira, al 'Festival de Francisco El Hombre', pero también mostramos simplemente lo que somos, Los hijos del viejo Miguel. Hay una parte donde incursionamos con el reggae también.
Las letras son de grandes amigos nuestros, nos y les damos la oportunidad a nuevos compositores de hacer parte de nuestro trabajo, que nos ayuden a escribir, aunque Yeir es el que más ha estado metido esto.

-¿Cómo es la puesta en escena de Los hijos del viejo Miguel?

‘Poncho’: Este DVD es netamente músico-teatral, como es un homenaje a 'Francisco El hombre' tuvimos el orgullo de visitar las tierras por donde viajó, cantó y llevó noticias, Esa investigación que hicimos y ese recorrido lo traemos a escena. Vamos a ver una parte donde él venció al diablo, podemos ver en tarima, duelos entre dos personas, es algo muy diferente en un vallenato, por eso decimos que somos únicos, novedosos y diferentes.

-¿Qué tal la experiencia de postular su disco a los Premios Grammy Latino?

Yeir: Los hijos del viejo Miguel somos miembro de estos premios, es un orgullo porque hay que tener una trayectoria, ser músico profesional, esperamos que el otro año sí podamos traernos el galardón para Colombia.

-¿A qué se debe esa identificación con la cultura guajira?

Yeir: Precisamente por el festival que ganamos es que tenemos estos atuendos. La mochila y el sombrero wayuú, representativos de La Guajira. Llegamos y fuimos a la playa, allá nos encontramos con una india wayuú vendiendo este tipo de elementos y se nos dio por comprarlos. El mismo día que participábamos, coincidentemente y sin querer, nuestros atuendos se parecían a la publicidad del festival. Fue como un as bajo la manga, no nos quisimos uniformar, pero se dio, porque a la gente le gustó mucho, entonces se nos convirtió en una insignia.

-Si el primer disco fue una verdadera travesía para sacarlo, ¿Cómo les fue esta vez con esta tercera producción?

Yeir: Es recoger los frutos de lo que ya veníamos sembrando. Cuando empezamos con los medios fue un trabajo muy difícil, pero siempre nos hemos preocupado por la presentación y el contenido del producto. En la segunda producción nos fue mucho mejor, pues nos ganamos el festival y empezamos a ganar mucho más despliegue de prensa. Este tercer disco es fruto de eso, de lo que cosechamos en el pasado, seguimos sembrando semillas donde nos presentamos, la gente nos tiene muy presente por nuestros sombreros y las pintas, la gente ve algo característico entre nosotros.

¿La intención es hacer un tipo de vallenato diferente o más fusión que cantar el tradicional?

‘Poncho’: Queremos hacer un aporte, creemos que todo ha evolucionado, sabemos que podemos aportar mucho más al vallenato, tener el espectáculo y cantar canciones, queremos llevar ese folclor y contarle a la gente con un show en vivo, de qué se trata realmente el vallenato, de dónde salió ese folclor. El aporte nuestro es un sonido diferente, tocar nuestros propios instrumentos, cantarlos de una manera diferente, contar historias actuadas en los escenarios. Pero seguimos conservando las raíces del vallenato igual.

-Son una agrupación que nació en Cundinamarca y a veces en estos casos el vallenato suele ser muy regionalista. ¿Cómo lograron cambiar esa percepción?

Yeir: De una manera muy bonita, nunca nos estresamos. Cuando nosotros iniciamos en el Festival Vallenato de Valledupar teniendo 10 años, éramos en ese momento los únicos que íbamos del interior. Afortunadamente siempre dejamos una buena impresión, eso fue algo que nos ayudó muchísimo. Lo que queremos es acabar con ese regionalismo en todo sentido, no solamente en el ámbito musical, generalmente se nos crean unas luchas entre regiones. Habernos ganado el Festival hace un año, en una zona como la Guajira donde hay mucha más presencia vallenata, habernos ganado ese público, fue una muestra de que sí se puede, de que si presentamos una buena propuesta nos van a aceptar.

-¿En estos 15 años de vida artística sintieron un rechazo por no ser de la región?

‘Poncho’: Hasta el momento no, de pronto ellos siente que las personas que nacen allá ya lo hacen con la pasión por el vallanato, lo sienten de ellos. Pero nosotros consideramos al vallenato como folclor de Colombia, porque lo amamos y sabemos que podemos aportarle algo más.

-¿Qué tanto les cambió la vida después de su participación en el 'Festival Francisco El Hombre'?

Yeir: Bastante, sentimos que es un golpe en todo el buen sentido de la palabra. Veníamos de una temporada de 13 años donde sí habíamos tenido logros, pero un Festival con un aval tan grande por medio del Ministerio de Cultura y otras entidades gubernamentales, no habíamos tenido la oportunidad de ganarlo. Obviamente, el golpe anímico de entrada es muy grande. Llegamos a la Guajira como un grupo muy normal, bajo perfil y todo esto es una anécdota hermosa porque llegamos casi que desapercibidos y terminamos en los primeros lugares. Esos recuerdos nos llena de alegría porque se abrieron muchas puertas.

Publicada por
COLPRENSA, BOGOTÁ
Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones