Martes 21 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
Patrocinado por:
Domingo 17 de Febrero de 2013 - 12:01 AM

“Deja de acosarme”

Bien podría decir que no hizo nada para “ganárselo”. Solo fue cordial. Sencillamente esa persona se fijó en usted y al parecer, se convirtió en una obsesión.

Al principio usted  fue paciente, decente, respondió a su saludo, le dio la mano, contestó una que otra llamada, pero lo que parecía normal al comienzo tomó otro rumbo. Ya no la deja respirar.

Por supuesto usted está al borde del desespero: tiene que rechazar las llamadas, devolver regalos, cambiar de ruta, esquivarlo en el ascensor y tomar las escaleras, literalmente “escondérsele”.

Y aún así tiene que cruzarse con esa persona. O es su compañero de trabajo, o labora en la misma edificación, o vive justo en su conjunto residencial, o peor aún, tienen un amigo o amiga en común.

Definitivamente se siente acosada y es normal que se fastidie cada vez que esa persona se le acerca. Sin decir que es un delincuente, por supuesto, y sabiendo que no tendría que llegar a otras medidas más drásticas, quiere que esa persona entienda de una vez por todas, que a usted no le interesa. Entonces, ¿cuál es la forma más acertada de frenar a esa persona?

¿Y usted cómo actúa?

Debe decirle adiós a las sonrisas de cortesía.

Si la saluda, responda de manera seca, tajante. No dé espacio para que haga otro tipo de preguntas.

No le reciba regalos, lo mejor es devolverlos y solicitar con toda la seriedad del caso que no le envíe más detalles. Sencillamente, no le interesa. Quizá al comienzo haya dicho frases como “valoro mucho lo que haces pero no…”. En esta oportunidad necesita ser clara y decir “no quiero nada, no insistas”.

Identifique el número de esa persona en su celular y rechace las llamadas.

En el caso de que sea un compañero de trabajo que marca a su extensión, lo mejor es que sea clara, pregunte si es algo laboral y de inmediato corte la comunicación.
 
Por nada del mundo lo acepte en sus redes sociales. Si al contrario, ya lo había aceptado y la persona insiste en seguirla en Twitter, comentar cualquier fotografía o estado suyo, lo mejor es bloquearlo cuanto antes. Si es necesario, evite el uso personal de redes sociales por un tiempo prudencial.

Pídale a las personas cercanas a usted que no den detalles de su vida a esa persona. Pero en la medida de lo posible sea prudente.

Si el caso se presenta en su oficina, es bueno comunicarlo a su jefe directo para que se deje un precedente de la situación. Esto, con el fin de evitar incomodidades futuras.
Para evitar rumores de corrillo, sea discreta. Coméntele solo a su jefe y a un amigo de confianza.

Evite en lo posible estar en lugares solos con esa persona. Esté rodeado siempre de sus compañeros de trabajo. Si es en su residencia, evite las zonas comunes.

Que usted no sea el típico ‘ex’ acosador

Usted no quiere verse jamás en este papel. Pero sin ir tan lejos, quizá algunas veces ha perdido la razón, y terminar en este tipo de persecuciones:

Terminaron y este fue el motivo por el que usted se volvió acosador. Quizá a su ex pareja le corresponda ser la protagonista de la segunda parte de la película ‘Sobreviviendo a mi ex’. Llegar al trabajo de su ‘ex’, a la portería de su ‘ex’, acosarla por el pin o por las redes sociales, acosar virtualmente mediante correos y mensajes de texto, puede saturar a esa persona y no es el camino. Además, ¿no le resulta patético llegar al mismo bar, programar las vacaciones al mismo destino turístico? No sea acosador. Cierre círculos, retírese.

También puede ser un acosador virtual. Alguien le encanta y no deja de seguirlo, escribirle “me gusta” en cada comentario, en cada foto. Es de las personas que recibe un pin y no espera un segundo, cuando ya está respondiéndolo, llenándole de emoticones el chat. Cuidado. Este tipo de comportamientos también generan un alto rechazo. Nada peor que el único sentimiento que esa persona tenga por usted es el de fastidio total.

Alarmas

Si usted tiene el control de la situación y esa persona no le genera un peligro, simplemente pararse en la raya, ser clara, y ante todo, manejar la situación con la seriedad del caso, sin confianzas, hará que la persona desista, que se retire y tenga claro que no hay posibilidades con usted.

Pero por supuesto existen ciertas alarmas que requieren pasar a otro tipo de instancias más allá de un simple “aléjate”. Estas son algunas sugeridas por la psicóloga especialista en trastornos afectivos, Luz Elena De La Rosa Puello, para recomendar acompañamiento profesional con técnicas de afrontamiento:

Una forma extrema de enamoramiento frecuente que incluya conductas desadaptativas, orientadas por el pensamiento obsesivo e intenso hacia el sujeto amado.

La necesidad apremiante de reciprocidad.

Cambios de humor y estado de ánimo disfórico en respuesta a la falta de reciprocidad.

Intensos sentimientos de ansiedad y depresión si el sujeto amado no parece corresponder al amor.

Idealización del sujeto amado y rechazo a aceptar la realidad que le presentan, tomándola como una amenaza emocional y persistencia a hacer cosas temerosas.

LISTA

Es bueno preguntarse

¿Ha encontrado más de cinco llamadas perdidas, una tras otra, en su celular, y justo de esa persona?
¿Le deja regalos en su portería, en su lugar de trabajo, y ya ha tenido que devolvérselos?
¿Sus miradas suelen desvestirla a su paso, y no bastándole las acompaña con frases empalagosas?
¿Se acerca a usted sin ninguna razón, aparece de repente e invade sus espacios?
¿Ya ha tenido discusiones con su pareja, precisamente por la insistencia de este personaje en su vida?
¿La persona ya la contactó por redes sociales y pregunta a sus demás compañeros y allegados detalles de su vida?

Nota: Si respondió de manera afirmativa a los anteriores interrogantes, seguro tiene junto a usted a una persona obsesionada, que no entiende el rechazo. Es bueno evaluar si usted está siendo clara, o solo está acudiendo a evasivas, si le da pena ser tajante, si esa persona está malinterpretando sus actos de cortesía. Es hora de frenar a tiempo ese acercamiento constante.

Preguntas y respuestas

Luz Elena De la Rosa Puello
Psicóloga

¿Por qué algunas personas no entienden un “no me interesa” y se empecinan en seguir coqueteándole a alguien, así a esta le fastidie?
Para que pueda surgir lo posible. Es preciso intentar una y otra vez lo imposible. El manejo de estos esquemas puede motivar e impulsar a una persona a la constancia, considerando que es la vía que lo lleva a lograr su deseo; por otra parte, a través de la experiencia desde su masculinidad, ellos distinguen que hay dos características que trabajan a su favor en esta materia: confianza y persistencia, es así, como cada vez que desean algún ideal miran el lado positivo y emplean esfuerzo como el medio para obtener su fin sin tener en cuenta la reacción de aversión que le produce a la otra persona.

¿Cuál es la mejor forma de abordar a esas personas? ¿Qué se debe hacer ante ello?
La mejor forma es otorgarle la posibilidad de una conversación sincera y madura poniendo en evidencia que no hay correspondencia y atracción, que no hay un gusto hacia él o ella, cuyo motivo no obedece a un acto consiente, sino que es por factores bioquímicos y de ausencia de reacciones emocionales; esa especie de fascinación que hace que dos personas se queden “enganchadas”. Invitarlo a que preste atención al lenguaje corporal, ya que éste es muy importante para determinar si hay disposición e interés en aceptarlo o no.   

¿Qué errores no cometer con este tipo de personas? A veces por cortesía se responden llamadas, saludos, obsequios.
La actitud juega un papel significativo en los casos en los cuales la percepción e intuición son los primeros indicadores ante una conquista. Es necesario no responder con coqueterías, delimitar los detalles y expresar desde el inicio cuál es la verdadera motivación e intención frente a su compañía. Lo importante es no seguir el juego ni formar escudos defensivos, sino respetar su vulnerabilidad, argumentando que no es cuestión de ganar o perder sino de aceptar una condición real. Por lo tanto, una postura  con congruencia, honestidad y transparencia es el principal soporte para el manejo de esta situación.

Publicada por
PAOLA BERNAL LEÓN
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones