Sábado 25 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
Patrocinado por:
Martes 06 de Agosto de 2013 - 12:01 AM

“No nos queremos casar, gracias”

En el estudio participaron siete instituciones internacionales. La Universidad de La Sabana en Colombia, la Universidad Nacional de Seúl, la Universidad de Los Andes en Chile, la Universidad de Asia y el Pacífico en Filipinas, la Universidad de Piura en Perú, el Instituto de Matrimonio y Familia de Canadá y el Instituto de la Juventud de Holanda.
Aunque cada vez crece más el número de personas que prefieren convivir con sus parejas, sin formalismos como el matrimonio, terceros siguen presionando hacia la opción del matrimonio.

Así se conoció hace poco y es una realidad. El 37% de los resultados que arrojó un estudio internacional serio cofinanciado por la Universidad de la Sabana, destacó a los colombianos con la cifra más alta en elegir la unión libre como opción, al igual que Nicaragua.

Incluso Colombia solo tiene un 19% en matrimonios, ubicándose en los más bajos, cuando en otros países la cifra es de hasta un 50%.

Lo anterior demuestra que las parejas prefieren ahora la unión libre antes que un formalismo como el matrimonio.

Ese es el caso de Catalina y Mario. Ellos llevaban 3 años de novios y decidieron comprar un apartamento y sin formalismos, sin un matrimonio encima, prefirieron convivir.

Y ya llevan cuatro años así, felices, y los terceros, amigos y familiares, viven cuestionándolos sobre por qué no se casan.

Catalina tiene claro que los derechos ahora son los mismos, así que después de haber convivido dos años, legalmente cuentan con las mismas condiciones de un matrimonio.

“A veces pienso que las personas solo buscan que socialmente todos los aplaudan, hacer una fiesta pomposa, salir en los periódicos, solo por complacer a sus padres o suegros. Hay mujeres que sí sueñan con la fiesta, el vestido, otros lo ven como un acto religioso que por creencias no pueden pasar por alto pues vivirían en el pecado, y personas como yo que vemos el matrimonio como una entrega del uno al otro, sin actos, solo guiados por nuestro amor”.

Y Mario está de acuerdo. “Incluso por gastos no es nada práctico. La seriedad y el formalismo se los da uno. Conocí una pareja que llevaba 20 años así, felices, conviviendo, y no pensaban en separarse, simplemente no querían firmar un papel y ya”.

El estudio internacional ‘Mapa Mundial de la Familia 2013’ explica que menos de la mitad de las personas adultas en América y Europa, han contraído en los dos últimos años matrimonio.

Cómo abordar a terceros

¿Qué debe evaluar para saber que su convivencia está funcionando y no necesita otro tipo de compromiso o papel?

Estas son algunas señales que comparte la psicóloga Yolanda Hernández, para que entre a evaluar cómo va su relación sin matrimonio, pero feliz en unión libre:

1 Cuando se respetan los espacios, cuando se respetan mutuamente y el amor no es obligación sino un sentimiento de generosidad entre dos personas que voluntariamente desean compartir sus vidas.

2 Cuando la pareja se siente segura del amor y la confianza.

3 Las parejas que se aman con generosidad muestran interés por mantener la relación y les interesa mostrarlas en sociedad según las normas sociales.

De la unión libre al matrimonio

Pasar de la unión libre al matrimonio se convier

te para muchos en un temor. Hasta “agüero” le tienen pues conocen casos de personas que vivían felices en unión libre y terminaron arruinando su relación después de casados. Otros, simplemente lo ven como miedo al compromiso. Y algunos lo hacen porque sienten que la unión libre es menos exigente o “restringida”.

Al respecto explicó la psicóloga Yolanda Hernández, “cada pareja tiene libre decisión de convivir con o sin matrimonio; lo relevante es que la pareja sea sincera y establezca límites en su relación, ya que antes del matrimonio se sienten libres manteniendo una relación que quieren, mientras que si se casan se les exige más y el paradigma apunta hacia “el compromiso”, “la atadura” y “control de llegada” incluso “ exigencia económica”. Por ello cambia el contexto y por ende las alternativas de solución, llegando a la conclusión de que antes se vivía mejor porque no estaba casado”.

Por su parte, agrega la psicóloga Hernández “el matrimonio es un acto social formal que significa mostrar a la luz pública una relación de pareja y legalmente constituida con derechos como pareja. Es importante que la decisión sea tomada por la pareja sin manipulación de terceros y dejar claro que dicha decisión será tomada en su debido tiempo o postergada según sus intereses”.

Publicada por
PAOLA BERNAL LEÓN
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones