Jueves 23 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Jóvenes
Patrocinado por:
Miércoles 12 de Diciembre de 2012 - 12:01 AM

Perder el año: mucho por analizar

Perder el año: mucho por analizar
Recibir el boletín de notas con resultados en rojo y la noticia de que el adolescente perdió el año, puede ser igual de frustrante para él y para sus padres. Antes que hacer un melodrama, vale la pena hacer una reflexión sobre qué fue lo que pasó y cuánta responsabilidad tienen todos en lo sucedido.

“Hola, estoy demasiado triste. Esta misma tarde me enteré que perdí grado décimo… yo sí sabía que iba mal, tenía una pequeña esperanza de recuperar las materias que estaba perdiendo, pero lamentablemente el puntaje no alcanzó.
“En estos momentos no se qué hacer, estoy agobiada y tengo miedo de la reacción de mis padres. Me duele demasiado la decepción que le causaré, no quiero que se decepcionen, no quiero verlos tristes, ellos esperaban mucho de mi… resulté ser todo lo contrario a mi hermano, uno de los mejores resultados del Icfes, súper inteligente y le va demasiado bien en la Universidad, es un orgullo para la familia. (Mis padres buscaron que me ayudara pero mantiene muy ocupado).
“Ya no tengo ganas de hacer nada, realmente siento que me esforcé. Mis padres buscaron y pagaron a personas para que me explicaran en las materias que iba mal, pero de nada sirvió”, escribió una joven en un foro de internet donde se planteaba el tema de la pérdida del año escolar.
Perder el año tiene dos caras de la moneda (o quizá muchas más dependiendo de cada situación): está el estudiante perezoso, que a pesar de los esfuerzos de sus padres, se descuidó  y mintió sobre su verdadero rendimiento. Y por el otro lado, el chico con dificultades de aprendizaje, con problemas emocionales o sociales, que ve en la pérdida del año uno de los peores problemas de su vida.
Apenas el 26 de noviembre pasado, un niño se suicidó en Suba, Bogotá, porque, supuestamente, perdió el año. Aunque la situación no quedó clara y sus padres dicen que no lo perdió, el temor al rechazo familiar está latente en los jóvenes. El tema escolar, en general, es un detonante para que los niños tomen la opción de quitarse la vida.
“No es en sí la pérdida del año, el detonante principal es lo que sucederá a raíz de esto: el rechazo o la decepción de los padres, la sensación de inutilidad, el vacío de no sentirse querido porque no responde con lo que se espera de él”, señala el psiquiatra Diego León Carrillo.  
Lo que queda claro es que perder el año no debe ser asumido como una situación trágica, sino de reflexión que permita analizar qué fue lo que pasó. Incluso, los padres del adolescente tienen también responsabilidad en el asunto.
“Perder al año es una tarea que se queda pendiente para toda la familia, no solo para el estudiante. No quiero decir con esto que el chico no sea responsable, pero no es el único. Perder el año significa que el chico no se esforzó lo suficiente y que la familia no lo hizo tampoco porque no buscó estrategias para evitar que esto pasara”, señala Rivero.

Las tareas de los padres
1Fije las reglas al principio del año escolar y asegúrese de que el adolescente sepa qué necesita para estar preparado en el colegio. Asegúrese también de que entienda que usted sabe que él dará lo mejor de sí.
2Infórmese sobre el colegio de su hijo, pida el manual de convivencia, pregúnteles a los docentes cómo es la vida escolar de su hijo y si él se siente bien o si ha notado algo extraño en su comportamiento.
3Conozca muy bien cómo se manejan las tareas y las guías escolares en la institución, cómo se califica y qué se está evaluando tanto conceptual como en el tema del comportamiento de su hijo.
4Nunca haga la tarea por el chico, pero pregúntele cómo va y ofrézcase a orientarlo.
5Ayude a su hijo a organizarse y de ejemplo de cumplimiento y responsabilidad en casa.

LA VOZ DEL EXPERTO

Cómo asumir la pérdida del año

Camilo Cifuentes
Psicólogo juvenil
“Antes de enfrentarse a los padres, es importante que el adolescente sepa qué fue lo que pasó. Este es mi mejor consejo para ellos: no digan mentiras y hagan un acto de contrición. Si fueron perezosos, admítanlo y aseguren que pondrán su mejor esfuerzo el próximo año. Si algo está pasando, también es bueno decirlo. A pesar de la vergüenza que uno pueda sentir por haber fallado, usualmente se obtienen mejores resultados si se dice la verdad, si se es honesto con la familia y si se pone la cara.
Y este es otro de mis consejos: si el adolescente realmente no está motivado para estudiar, entonces es importante buscar apoyo en otros compañeros, hablar sin tapujos y decirle a los padres: se me complica la matemática o la biología o no le encuentro sentido a aprender historia. De esta manera encontrarán entre todos una estrategia para hacerlo divertido. Quedarse callado solo da malos resultados. Y si las cosas van mal, guardar silencio hará el problema más grande.
Para los padres, con tan solo preguntar al adolescente y al docente cómo van las cosas no es suficiente: acompañe al chico en el camino de aprender, y así no se llevará sorpresas desagradables”.

ENTREVISTA a JUAN RIVEROS

JORGE SANABRIA
Especial Vanguardia Liberal
Juan Riveros está seguro de haber tomado la mejor decisión cuando el pasado martes y ante la sorpresa de entrenadores y televidentes de La Voz Colombia, dio un paso al lado, según él, por el beneficio de su equipo, compañeros y Colombia. El joven bogotano, se despidió de la competencia argumentando que sus contendores no merecían salir y que de haber sido así le hubiera dolido mucho continuar. Él seguirá trabajando por y para la música, ahora más que nunca se encuentra lleno de ganas y fuerza para seguir con su proyecto como solista y sacarlo adelante. “Mi corazón está en paz, yo estoy feliz y mis amigos también, todo eso es una señal de que sí tome la decisión correcta” dijo a Jóvenes.
-¿Por qué cree que simpatizó tanto con los televidentes?
“Me da pena responder esa pregunta. Creo que a lo largo del programa fui una persona real que luchó con lo que tenía. Nunca pretendí ser más ni menos, siempre fui sincero, trabajador, equipero y de buen humor”.
-¿Qué le dice a los colombianos que lo respaldaron?
“Ellos saben por qué hice lo que hice. A ellos les debo todo. El “Gracias” más sincero y cariñoso de mi vida es para esas personas”.
-Un momento inolvidable:
“Nunca olvidaré ninguna noche de La Voz, pero desde el momento en que empezó aquella noche hasta que todo el teatro estaba de pie aplaudiéndome es imborrable”.
-¿Quién debe ganar?
“Alguien que sepa lo que tiene pero especialmente que sepa de dónde viene. Que esté orgulloso de ser un artista colombiano y lo refleje cuando cante”.
-Una canción para no olvidar:
“‘Fix you’ de Coldplay”.
-Un mensaje para Jóvenes:
“Los sueños sí se cumplen. ¡Búsquenlos!”

Publicada por
BELKYS P. ESTEBAN
Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones