Lunes 22 de Diciembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Jóvenes
Patrocinado por:
Miércoles 22 de Mayo de 2013 - 12:01 AM

Atento al matoneo o acoso amoroso

Entre 7% y el 55% es la prevalencia de la agresión en las relaciones de pareja, dependiendo en la región, así como la edad y la etnia, según estudios desarrollados por el Colegio Colombiano de Psicólogos. Un estudio de Medicina Legal reveló que las denuncias por agresiones entre novios menores de edad aumentó de 2.952 a 5.212 en un año.

No se trata solo de las presiones para tener relaciones sexuales, se trata además de la dinámica en sí que se genera en la relación.

“Como no quería tener relaciones sexuales con él, entonces empezó a burlarse de mi físico, me decía que de todas maneras yo era gorda y no le inspiraba nada”, cuenta Sofía, una valiente joven de 17 años que se animó a hablar con Vanguardia Liberal de su experiencia con uno de sus novios en el colegio.

Sus mejores amigas le aconsejaron que lo dejara porque no se merecía esos malos tratos. “Es que nadie se merece que le digan esas cosas, uno es libre de decidir qué quiere hacer y qué no”, explica Diana, también de 17 años y una de las mejores amigas de Sofía.

Pero la situación no se quedó solo allí. El exnovio no respetó la decisión Sofía y empezó a fomentar rumores acerca de ella, inventando sucesos que jamás habían sucedido entre ellos.

“Tuve que asegurarles a mis padres que solo eran calumnias y ellos fueron a hablar al colegio. Él quedó advertido, pero fue muy incómodo, pasaba noches sin dormir sintiéndome mal, como si no valiera nada”, puntualiza Sofía.

El “matoneo” o acoso no se da solo entre compañeros que se creen superiores a los demás y con derecho de lastimar. También se da en las parejas de novios, por intermedio de palabras o incluso de acciones que podrían pasar desapercibidas o se callan por temor a sentirse aún más denigrado.

Y aunque es más frecuente que los chicos ejerzan presión sobre las chicas, también pasa del lado contrario. José Luis fue víctima de chismes sobre su sexualidad porque no quiso aceptar ser novio de una compañera suya de colegio. Para José Luis fue muy difícil porque sus compañeros varones comenzaron a ridiculizarlo y eso lo llevó a padecer una fuerte depresión. Ahora, a sus 19 años, recuerda que fue duro soportar esa presión que generan los rumores.

Ese acoso dentro del noviazgo es algo que puede empezar con algo pequeño: “frases como ‘estás muy gorda y ya no me gustas’ o ‘es que tu no tienes por qué vestirse así que pareces una cualquiera’, son el principio de una actitud posesiva que puede llegar a los golpes si la otra persona no hace lo que el otro dice. Los jóvenes deben dejar de creer que los celos son lindos y expresan amor”, explica el psicólogo Camilo Cifuentes y además señala que un noviazgo en la adolescencia debe ser sencillo y disfrutarse, y las peleas deben ser por cosas pequeñas como no ponerse de acuerdo en a dónde ir y no por quién tiene más poder sobre el otro.

“Este tipo de acoso se sigue extendiendo hasta la madurez por parte tanto del acosador como de la víctima, que con cada pareja sigue permitiendo que se le digan estas palabras y cree que es normal, que es lo correcto”, puntualiza Cifuentes.

Pero, ¿qué hacer?

“Hay que estar alerta a las señales, comenta la psicóloga Lilian Mora. “Si me siento degradada o degradado (porque también le pasa a los varones) por algo que me están diciendo, por ejemplo, que no sirvo para esto o aquello, o que debo hacer tal cosa o tal otra, entonces hay que parar el noviazgo. Hablar con un adulto de confianza, con profesores y padres. Antes de hacerse novios, deben ser amigos y conocerse”.

Otro de los puntos a tener en cuenta es cuando uno de los dos elige la ropa que el otro debe ponerse y habla acerca de cómo debe comportarse.

“También reacciones como ‘si ese o esa te mira lo agarro a golpes o no tienes por qué hablar con ninguna otra persona diferente de mí’, son campanas de alerta que están indicando que ese chico o chica quiere tener el poder en la relación y eso no debe ser así”, finaliza Mora.

RECOMENDACIONES

*Si tu pareja:

1 controla a dónde vas.

2 controla con quién estás y los amigos que tienes.

3 Invade tus espacios personales y te vigila continuamente.

4 Amenaza para obtener lo que quiere.

5 Quiere cambiar tus preferencias.

6 Se enoja y te deja de hablar por un largo tiempo

7 Revisa tus pertenencias (cartera, celular, correo electrónico, etc.)

8 Te toca o besa sin tu consentimiento.

9 Te ha agredido físicamente (mordido, pellizcado, jaloneado, etc.).

Publicada por
BELKYS P.ESTEBAN
Su voto: Ninguno (6 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones