Viernes 1 de Agosto de 2014
Publicidad
Publicidad
Ola Verde
Patrocinado por:
Martes 18 de Junio de 2013 - 12:01 AM

Peces del Sogamoso: ¿lograrán sobrevivir?

Anterior
Siguiente
La construcción de Hidrosogamoso parece haber sellado el destino de los peces de este río. Pero aún hay propuestas que permitirían que muchas especies endémicas puedan sobrevivir al embalse.

Un total de 115 especies nativas distribuidas en ocho órdenes y 34 familias de peces habitan en Santander, según una investigación realizada por la Universidad Industrial de Santander, la Pontificia Bolivariana, la Federal de Río de Janeiro y la Corporación de Investigaciones en Biodiversidad y Medio Ambiente de Santander, ‘Biomas’, en 2011.

Los peces siluriformes, con 55 especies y 27 géneros, seguidos por Characiformes con 40 especies y 28 géneros, son algunos de los más encontrados. Las familias con mayor número de especies fueron Characidae (22 especies) y Loricariidae (14 especies), así como los sistemas de los ríos Sogamoso y Lebrija son los que presentan la mayor diversidad (84 y 74 especies). En total, hay

13 especies endémicas en el departamento, es decir, que pertenecen únicamente a este territorio. Siendo el río Sogamoso una de las cuencas en la que habita mayor número de peces y familias, las alarmas se han encendido con la construcción de Hidrosogamoso. Los debates no han dejado de sucederse día tras día, pero ¿habrá alguna solución o todos morirán irremediablemente?

Alfonso Martínez Martínez, ex decano de la UIS y especialista en peces, aunque está preocupado, cree que Hidrosogamoso no tiene que ser necesariamente el fin de tantas especies de peces.

Estas propuestas incluyen el diseño y construcción de pozos, las brigadas de rescate de fauna y flora, así como el traslado de los peces a zonas protegidas. Hay esperanza.

“La represa va por qué va, y ya pronto iremos a ver esquiar a muchos santandereanos. Se repetirá lo mismo que la Represa de Urra. Total desastre ecológico. A nivel de Ictiología, desaparecerán todos los peces reofílicos como el Bocachico (Prochilodus magdalenae), el Jetudo (Ichthyoelephas longirostris), el Bagre (Pseudoplastystoma magaleniatum), el Bagre Sapo (Pseudopimelodus bufonius), la Dorada (Brycon moorei), que han sido el sustento de muchas familias por muchas generaciones.

Este tipo de energía esta mandada a recoger. ¿Será que en Santander no brilla el sol para aprovechar la energía solar? Con el sol del desierto del Sahara se piensa iluminar a todo Europa, esos si son proyectos ecológicos.

Se deberían hacer los inventarios científicos y serios sobre Entomologia, Mastozoología, Herpetología, Ictiología, Ofidiología, Zooarqueología. Botanica General. Orquidiología y otras. Estos estudios demoran mínimo 5 años, para evitar la extinción de muchas especies que más nunca volveremos a ver y no supimos su importancia industrial, medicinal y demás”.

“La Hidroeléctrica ya es una realidad inminente.

“Básicamente son tres las propuestas que serían respaldadas por ictólogos santandereanos de renombre internacional, quienes desinteresadamente aportarían su experiencia y conocimiento como asesores de impacto ambiental: Plutarco Cala Cala, geólogo y zoólogo, profesor emérito de la Universidad Nacional; Guzmán Galvis Vergara, biólogo y zoólogo de la Universidad de Estocolmo (Suecia); y Carlos Ardila Rodríguez, investigador de la cátedra de ictología en la Universidad Metropolitana de Barranquilla.

Estos asesores intervendrían con propuestas como promover el diseño y la construcción de pozos escalonados sucesivos que permitan rebasar la atura de 190 metros a las especies migratorias de peces nativos, organizar brigadas de rescate de fauna proveniente de suelos y bosques anegados por el embalse y su traslado a zonas protegidas durante el llenamiento del embalse y promover el vaciado de material aluvial a depósitos de redistribución para terrenos erosionados o infértiles por medios mecánicos, y evitar el revestimiento de sedimentos acumulados al cauce del río y la sofocación y descomposición de biomasa”.

Los peces y las represas

Bibiana Duarte

Master en International land and water management

“En el momento que se construyen represas se comienzan a generar cambios en los niveles de temperatura, nutrientes y oxígeno del agua afectando el equilibrio de las cadenas tróficas, ya que tienden a desaparecer especies nativas y se generan condiciones propicias para especies invasivas como malezas acuáticas. Todo esto termina inestabilizando el ecosistema y generando nuevos regímenes ecológicos. Los peces migratorios son los más afectados, los cambios en la tasa de sedimentos alteran directamente la presencia de sus hábitats, por la alteración de aquellas geoformas donde se refugian y se reproducen los peces (la mayor parte de los sedimentos se quedan atrapados en los embalses). Por otro lado, los peces requieren fuentes de agua dulce fluídas y no obstruídas para poder procrear y desovar. Igualmente son sensibles a los cambios de temperatura y disponibilidad de oxígeno. Es necesario entender que el cambio de las dinámicas hídricas estará sujeto a las demandas energéticas más a los requerimientos naturales para mantener las poblaciones de los peces reofílicos.

Para el caso de Hidrosogamoso, los pescadores de la parte alta aseguran que la subienda se verá interrumpida por el muro que represará las aguas, la falta de oxígeno y aguas quietas interrumpen estos flujos migratorios. En los primeros días, cuando comenzó a desviarse el río, se registró una alta e incontrolada mortandad de peces. Los pescadores de la región indicaron que se trataba sobre todo de peces reproductores. Todos los testimonios de los pescadores indican que continúa reduciéndose la diversidad en la población de peces, principalmente porque los ahoga el exceso de lodo que se acumula en las agallas; otros mueren envenenados y en otros casos, los peces están tomando otras rutas que se desvían del cauce principal. Por ejemplo, en muchas quebradas se ha observado la aparición de bocachicos y otras especies que anteriormente no transitaban por tales corrientes. Son pocas las especies icticas que se han adaptado a vivir en aguas quietas, por lo general terminan introduciéndose especies foráneas en los trópicos como la Tilapia, la trucha, mojarra, carpa, entre otras, pero estas mismas especies han causado la desaparición de especies nativas. Sin duda los principales afectados de estas consecuencias que tiene la construcción de hidroeléctrica son los pescadores locales y familias rivereñas que sus medios de vida están ligados directamente a las dinámicas naturales del río.

De acuerdo a este contexto, Isagén solo se compromete a asegurar un caudal mínimo y justificará el plan social de mitigación y compensación, por efectos sobre la dinámica íctica causada por la presa, a través de estudios sobre ictiofauna y pesca. Situación que deja a un lado estudios sobre distribución espaciotemporal de organismos”.

Publicada por
BELKYS P. ESTEBAN CARLOS ARDILA ALFONSO MARTÍNEZ MARTÍNEZ
Su voto: Ninguno (3 votos)
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones