Sábado 1 de Noviembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Revista Nueva
Patrocinado por:
Sábado 15 de Septiembre de 2012 - 09:19 AM

¿De ‘caza’ hacia el altar?, 10 errores que no debe cometer

¿De ‘caza’ hacia el altar?, 10 errores que no debe cometer
Al parecer, alcanzar puestos más altos en la escalera sociocultural no ha logrado sanar la rara manía de algunas mujeres de querer ‘cazar’ a un hombre a la tercera salida… Aquí, 10 ‘tendencias suicidas’ que extinguen la llama del amor al primer soplido.

¡Qué triste realidad! Hasta machista parecería para algunas. Sin embargo, con todas las intenciones de ser lo más objetivas posibles, encontramos a una experta en el tema, dispuesta a esclarecer esas suicidas tendencias femeninas al comenzar una relación.

Pero si después de leerlas todavía considera que nada tienen que ver con su realidad, dese por bien servida. Pues seguramente tendrá a su ‘amigovio´, novio o ‘proyecto’ feliz, y con ganas de dar el siguiente paso.

Ellos “huelen” la desesperación

El cambio de roles no ha logrado exterminar el ‘síndrome Susanita’. Por el contrario, según Ingrid Gómez, asesora en procesos afectivos, ha llevado a las mujeres a ponérsela demasiado fácil a los chicos, quienes ahora gozan el privilegio de ser cortejados con tanto esmero como ansias de volverse indispensables para ellas.

Así, sin importar qué cargos obtengan las susodichas en sus empresas, cuántas especializaciones ostenten en sus currículos o qué tantos ceros acumulen en el banco, la desesperación por encontrar un esposo antes de determinada edad puede volverlas unas cazadoras sin habilidades.

“El afán de conseguir pareja y el miedo a quedarse solas o solteras son generalmente comportamientos que se detectan en el periodo de los 30 a los 40 años, tienen que ver con la fertilidad y nos hacen cometer muchos errores. Antes y después de este rango de dad, las mujeres están más relajadas y gozan más sus prematuras relaciones.

Por otro lado –continúa nuestra asesora-, el cambio de roles hizo a las mujeres autosuficientes y eso a ellos no les gusta porque quieren que en medio del éxito femenino, ellas les den un rol activo. Las mujeres se han acostumbrado a controlarlo todo y esa imagen tan poderosa no les permite a los hombres imaginarse a su lado”.

Entonces es normal encontrar algunas ‘tipo ejecutiva’, con excelentes ingresos y cuyo objetivo es conseguir bienes materiales para alcanzar cierta seguridad, pero con un manejo menos hábil en sus relaciones.

Consolidar un lazo en la etapa previa al noviazgo es bastante difícil, sobre todo si ellos se sienten apabullados y poco necesitados. Y sin ánimo de ofender y mucho menos de generalizar, los hombres “huelen” las ganas de ir al altar a kilómetros, así como los perros huelen el miedo.

Los 10 pecados emocionales

Usted puede considerarse inocente si tiene entre sus haberes solo un par de relaciones destruidas en poco tiempo. Pero si la cifra sigue subiendo, es hora de cuestionarse cuál de los siguientes errores puede estar cometiendo en su afán por formalizar la relación.

1. Verle cara de marido a cuanto hombre la corteja.

Si usted es de las que al comenzar a salir con un galán le ve cara de papá y esposo… ¡reflexione!  Ilusionarse a las dos salidas a comer, habla de cierta ansiedad. Vivir el presente, sin crearse falsas expectativas, es una excelente opción para permitirse conocerlo sin idealizarlo de entrada.

“Comenzar a salir con un hombre y creer que con él se casará, tendrá hijos o construirá su hogar es un error típico.  Mujer: apenas está saliendo con este personaje; viva el presente y poco a poco irá viendo qué pasa”, aconseja  Ingrid.

2. Creer que él será su “salvador”.

Ni bien llegaron del cine en su tercera cita y usted ya está imaginándose el final de todos sus problemas. De ahora en adelante no tendrá que preocuparse por nada, pues “este sí es el superhéroe” que la ayudará cuando más lo necesite.

Pero si a los hombres no les gusta la autosuficiencia femenina, mucho menos les agrada tener que cargar con un peso adicional en sus vidas.

“La mantendrá económicamente,  le dará hijos, la acompañará,  arreglará el baño, lavará el carro y le cambiará el aceite, y la hará feliz en todos los aspectos… Los hombres sienten cuando los vemos como nuestros ‘salvadores’ y eso les pesa demasiado”.

 3. Acorrararlo… ¡Pobrecito!

“Un hombre se siente feliz con los momentos personales, así que permítaselos y usted también tenga los suyos”. ¿Puede haber acaso una recomendación más sana?

Muchas mujeres no entienden que la ‘intensidad’ es una muestra de inseguridad. Hacer hasta lo imposible para que un hombre no se escape, controlando cada minuto de su vida, es un error monumental.

“Un hombre acorralado se siente  como un primate enjaulado. No cometa el error de meterse a su vida a robarle sus espacios”.

4. Contarle a todo el mundo sobre él

¡Ay!, esta sí es la típica ‘metida de pata’ patrocinada por cierto entusiasmo muy de nuestro género. Desde el boom del fenómeno en las redes sociales, exhibir la propia vida parece más importante -o más fácil- que vivirla.

Ostentar los logros en diferentes aspectos de la vida se ha convertido en una suerte de autopublicidad, en la que cada uno recrea su propia burbuja. El campo amoroso, lejos de ser un área restringida, es un caldo de cultivo en el que se alimenta la propia imagen.

“Apenas han salido tres veces y ella ya publica en su Twitter y Facebook: ‘Qué feliz me haces’, ‘Encontrarte es lo mejor que me ha pasado’, ‘Hoy vuelvo a creer en el amor’”.  ¡Despacio! No a todos los hombres les gusta exhibir su vida personal; solo pasado un tiempo se sentirán cómodos con ello.

5. Hacerle ver que lo necesita… ¡desesperadamente!

Ese típico cuento de la débil princesa en problemas está tan alejado de la realidad, como un hombre contemporáneo capaz de exponer su frondosa cabellera o diseño de sonrisa a las llamas de un dragón.

“La mujer maravillosa se convierte en un ser desesperado por amor, necesitado de afecto, débil,  una mártir confesa de todo lo que el hombre hace o dice. Él se siente responsable de la salud mental y emocional de ella y eso es una carga muy pesada.  Los hombres prefieren mujeres seguras, tranquilas y que sepan asumir la vida”.

6. “Tú mandas, yo obedezco”

Entablar desde el principio una disposición absoluta de hacerlo todo por estar con él es un juego poco atractivo para cualquier espécimen masculino. “Los hombres no quieren las cosas tan fáciles, simplemente les quitamos su papel de conquista y perdemos cierta gracia”.

Según la opinión de nuestra experta, demasiada obediencia no es muy sana en las relaciones, mucho menos cuando están comenzando.  Y a pesar de que un hombre quiera los cuidados y mimos de una mujer, ser toda una ‘madre’ desde el principio lo espantará.

 7. Ir demasiado rápido

La velocidad es tan peligrosa como adictiva y las mujeres somos expertas en ese tema. Con dopamina hasta las pestañas, nos sentimos enamoradas y ‘destinadas’ a pasar el resto de la vida con un cuasi desconocido.

Al principio, los hombres son entusiastas, galantes y efusivos. Pero pasados unos tres meses, las hormonas se tranquilizan y aquella que lucía despampanante pierde un poco de brillo. No le dé entonces motivos para salir corriendo.

“Las mujeres van más mesuradas y a medida que el hombre las conquista se ilusionan con demasiada prisa; pueden incluso volar muy rápido, caerse y darse unos golpes durísimos. Mujer: no lo dé todo tan pronto, déjelo con expectativas, disfrute salir con él, pero siga manteniendo su vida”.

8. Atraparlo porque no quiere estar sola

“No importa si usted quiere el amor más que cualquier cosa… Escoja bien. Muchas mujeres, con tal de no quedarse solas, están con hombres machistas, infieles, mentirosos, alcohólicos u hombres que en realidad no les gustan”.  Más claro, ¡imposible!

9. Satisfacerlo… (Ya sabemos cómo)

Los hombres piensan todo el día en sexo y se sienten poderosos cuando satisfacen a una mujer. Caer en paradojas complejas sobre lo oportuno del momento para la primera relación sexual, realmente no es lo más importante.

“Acá la cuestión no es si ‘es demasiado pronto o no’. Más bien, que cuando suceda se disfrute a todo nivel: antes, durante y después.  No es la mejor amante la que más posiciones hace, la mejor amante es aquella que se conecta sexualmente y disfruta realmente el momento. Es la unión de dos cuerpos, pero también de dos seres”.

10. Vivir la vida de él… como suya

 “Una mujer que no sabe quién es o qué quiere, no tiene identidad y comienza a vivir la vida del hombre con que sale”. Este error es uno de los fulminantes indolentes en la pérdida de la atracción.

Así que no olvide primero estar feliz consigo misma, y trabajar su autoestima y amor propio. “Cuando salga con alguien no abandone sus proyectos y vida personal. Las mujeres auténticas serán siempre más atractivas que las que no tienen intereses fuertes”.

 

La mujer ideal

Los hombres son más visuales y las mujeres más verbales, eso una verdad irrefutable. Por eso, no es un secreto revelado destacar la importancia de sentirnos bellas.

“Es un aspecto biológico y cerebral. El hombre, en primera instancia, se mueve por lo que ve. Las mujeres nos movemos por lo que escuchamos y olemos; somos muy olfativas y verbales, mientras que ellos son claramente visuales”, asegura Ingrid Gómez, asesora de procesos afectivos.

Suponemos que quedó claro con la lista anterior. La belleza no alcanza si tenemos delirio de detectives privados, si los hacemos sentir innecesarios con una autosuficiencia exacerbada y si olvidamos el valor que posee nuestra propia vida.

“A veces creemos que somos una ‘piedrita de fantasía’, pero tenemos que actuar como diamantes porque si nosotras nos valoramos seremos valoradas. No se convierta en la mujer que persigue a los hombres, sino en esa que todo hombre quiere tener.

Todas las mujeres son valiosas, no importa si son flacas, gordas, bajitas, muy altas. Incluso hay mujeres de 45 años mucho más exitosas que otras de 28”.

Si quiere pasar al siguiente nivel, tenga en cuenta qué tanto cuida su físico, cuánta frescura o sentido del humor le aporta a la relación y qué tan dispuesta está a cuidar a esa ‘alma gemela’.

“La frescura… eso pierden las mujeres avanzada la relación. Se vuelven amargadas, neuróticas y en el fondo del corazón los hombres quieren que los cuiden y sentirse bien. Pensamos que los hombres  no se quieren comprometer, pero sí quieren. Pasado el tiempo, buscan una mujer para envejecer, porque ahí está su seguro de vida”, puntualiza la experta.

Cinco errores masculinos

No sería honorable escribir sobre los errores femeninos y obviar los masculinos. Además, imaginamos que después de ‘tanto palo’, usted muere de ganas por saberlos. Así que le pedimos a nuestra asesora que nos enumerara algunos de los más comunes:

1. Dárselas de gigolós. Cuando la mujer no les interesa, está todo bien. Pero cuando les gusta, dejan volar su imaginación y  su ‘labia’ a veces excesivamente.

2. Decir mentiras. Muchos tienen a sus conquistas como ‘arrocitos en bajo’ y  no se deciden a formalizar el vínculo.

3. No estar conectados con su vida. Aquí la dificultad no es tanto que carezcan de dinero, el problema real es que no tengan proyectos o que dependan todavía de sus padres.

4. Criticar todo el tiempo a la mujer. Sí que sufrimos este punto, sobre todo, cuando nos han tenido que esperar para ir a cenar.

5. Ser serios o aburridos. Sobre todo les pasa a los hombres mayores, quienes no sueltan los temas políticos y financieros en una cena romántica. ¡Sacrilegio!

Para tener en cuenta

Las mujeres nos enamoramos más rápido. El hombre decide amar solo a ciertas mujeres, pero cuando lo hace es algo muy serio.

Algunas prefieren ser una ‘piedrita de fantasía’ en vez de actuar como diamantes. No se convierta en una perseguidora de hombres, sino en la mujer que todo hombre quiere tener.

¿No se demora en conseguir pareja, pero no le dura más de dos meses? Entonces debería preguntarse por qué le pasa eso. Seguramente hay un detonante para esta situación.

Para algunas mujeres, el éxito es tener pareja; para los hombres, es conseguir un buen trabajo. Mientras él va más despacio, ella piensa en casarse y tener hijos.

Publicada por
REVISTA NUEVA
Etiquetas:
Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones