Publicidad
Lun Nov 20 2017
19ºC
Actualizado 09:48 pm
Martes 20 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Cálculos renales: tome mucho líquido para prevenirlos

El dolor que producen los cálculos renales puede enviar a una persona a la clínica. Al ser producidos en el bajo vientre, son capaces de cortar la respiración y el paciente requiere de atención inmediata para controlarlo.
Tomada de Internet / VANGUARDIA LIBERAL
La falta de consumo de líquidos es un factor importante en la conformación de cálculos renales y una de las claves para combatirlos. La prevención, como en la mayoría de los casos en salud, es lo más efectivo.
(Foto: Tomada de Internet / VANGUARDIA LIBERAL)

Las abuelas recomiendan tomar cerveza para deshacerse de ellos por medio de la orina y aunque no es recomendable tratar las enfermedades con remedios caseros, tienen razón en que es necesario producir orina tanto para evitar la formación del cálculo como para sacarlo del organismo.
Los cálculos de calcio son los más comunes. Ocurren con mayor frecuencia en los hombres entre los 20 y 30 años de edad. El calcio puede combinarse con otras sustancias como el oxalato (la sustancia más común), el fosfato o el carbonato para formar el cálculo. El oxalato está presente en ciertos alimentos como las espinacas. También se encuentra en los suplementos de vitamina C. Las enfermedades del intestino delgado aumentan el riesgo de formación de cálculos de este tipo.
Los cálculos de cistina pueden formarse en personas con cistinuria. Este trastorno es hereditario y afecta tanto a hombres como a mujeres.
Los cálculos de estruvita se encuentran principalmente en mujeres que tengan una infección urinaria. Estos cálculos pueden crecer mucho y obstruir el riñón, los uréteres o la vejiga.
Los cálculos de ácido úrico son más comunes en los hombres que en las mujeres y pueden ocurrir con gota y quimioterapia.
Otras sustancias pueden también formar cálculos, entre ellas los medicamentos aciclovir, indinavir y triam-tereno.

Síntomas
Es posible que no presente síntomas hasta cuando los cálculos bajan por los conductos (uréteres) a través de los cuales la orina se vacía a la vejiga. Cuando esto sucede, los cálculos pueden bloquear el flujo de orina desde los riñones.
El principal síntoma es el dolor intenso que comienza de manera repentina y puede desaparecer súbitamente.
El dolor puede sentirse en el área abdominal o en un costado de la espalda.
El dolor puede irradiarse al área de la ingle (dolor inguinal) o a los testículos (dolor testicular).
Otros síntomas
pueden abarcar:
Color anormal de la orina.
Sangre en la orina.
Escalofríos.
Fiebre.
Náuseas.
Vómitos

Pruebas y exámenes
El médico llevará a cabo un examen físico. La espalda o el área ventral (abdomen) podrían sentirse adoloridos.
Los exámenes que se pueden realizar abarcan:
Exámenes de sangre para evaluar los niveles de calcio de fósforo, de ácido úrico y de electrólitos.
Exámenes de la función renal.
Análisis de orina para ver cristales y buscar glóbulos rojos en la orina.
Análisis del cálculo para determinar el tipo.
Los cálculos o una obstrucción pueden observarse en una tomografía computarizada del abdomen; una resonancia magnética del abdomen/riñón; una radiografía del abdomen; una pielografía intravenosa (PIV); una ecografía del riñón o una pielografía retrógrada

Voz de experto
Eduardo Barrera
Cirujano Urólogo
Los objetivos del tratamiento son aliviar los síntomas y prevenir síntomas futuros (los cálculos renales usualmente desaparecen por sí solos). El tratamiento varía según el tipo de cálculo y la magnitud de los síntomas o las complicaciones. Puede requerirse hospitalización si los síntomas son severos.
Cuando los cálculos salen, se debe colar la orina y conservarlos para analizarlos y determinar su tipo.
La ingestión de líquidos debe ser abundante para poder producir una gran cantidad de orina. Se recomienda tomar agua, al menos de 6 a 8 vasos al día, e igualmente se puede requerir la administración de líquidos intravenosos.
Es posible que sea necesario administrar analgésicos (calmantes) para controlar el cólico renal (dolor asociado con el pasaje de los cálculos). Si el dolor es muy severo, se pueden administrar analgésicos narcóticos.
Dependiendo del tipo de cálculo se pueden indicar medicamentos para disminuir la formación de cálculos y/o ayudar en la desintegración y excreción del material que causa el cálculo. Estos medicamentos pueden ser diuréticos, soluciones de fosfato, alopurinol (para los cálculos de ácido úrico ), antibióticos (para los cálculos de estruvita) y los medicamentos que alcalinizan la orina como el bicarbonato de sodio y el citrato de sodio.
Si el cálculo no sale por sí solo, puede requerirse una extracción quirúrgica. La litotricia puede ser una alternativa a la cirugía. Las ondas ultrasónicas o las ondas de choque se emplean para desintegrar los cálculos de forma que puedan ser expulsados con la orina (litotricia extracorpórea por onda de choque) o extraídos con un endoscopio que se inserta en el riñón a través de una pequeña incisión en el flanco (nefrolitotomía percutánea).
Pueden ser necesarios algunos cambios en la dieta con el fin de reducir la recurrencia de algunos tipos de cálculos.

10 maneras de prevenir
1 Beber suficiente agua para obtener un volumen de orina superior a 2 litros diarios.
2 Mantener un peso ideal y realizar ejercicio moderado al aire libre.
3 Restringir la ingesta de proteínas de carne y aves de corral a 20 gramos diarios.
4 Consumir 40 gramos de proteína de plantas al día.
5 Coma frutas y verduras todos los días, evitando productos ricos en oxalato.
6 Beber leche y productos lácteos para lograr una ingesta de calcio de 1000 mg al día.
7 Conocer y seguir las directrices internacionales sobre la grasa y consumo de carbohidratos.
8 Utilice alimentos frescos y congelados, evitando los alimentos conservados o precocidos.
9 No se automedique.
10 Evite el estrés.

Causas
Hay diferentes causas para los diferentes tipos de cálculos renales:
Cálculos de calcio: son los más comunes. Aparecen cuando hay exceso de calcio y oxalato en la sangre. Provocado por tomar ciertas drogas, o si hay exceso de vitamina D, que aumentan las concentraciones de calcio. La genética o una dieta rica en alimentos con oxalato (espinaca etc) inciden.
Cálculos de ácido úrico: el ácido úrico proviene del metabolismo de las proteínas y puede cristalizar en forma de cálculos.
Cálculos de estruvita: son ocasionados por bacterias que infectan el tracto urinario. Estos aparecen generalmente en las mujeres.
Cálculos de cistina: son muy raros y provienen de una enfermedad hereditaria que provoca que los riñones secreten grandes cantidades de algunos aminoácidos.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (4 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Arroz con leche
Uno de los postres tradicionales de muchos países. Otra forma de disfrutar el arroz.
Publicidad
Publicidad