Miércoles 23 de Abril de 2014
Publicidad
Publicidad
Salud
Patrocinado por:
Martes 12 de Marzo de 2013 - 12:01 AM

Lunares: hay que prestarles atención

Tomada de Internet / VANGUARDIA LIBERAL
Después de los 30 años aparecen en la piel unas lesiones llamadas queratosis seborreicas o seniles y que pueden confundirse con lunares. Son benignas y no tienen ninguna significación.
(Foto: Tomada de Internet / VANGUARDIA LIBERAL)
Desde que apareció en su rostro, Carolina estuvo preocupada por un lunar que cambiaba de forma y color constantemente. A pesar de que en su Eps le aseguraban que este lunar era normal y que no le representaría ningún problema más adelante, la verdad es que descubrió que de no haber actuado a tiempo podría haber sido incluso peligroso para su salud.

El lunar crecía y cambiaba de color, pero cada dermatólogo al que asistía luego de haber investigado en la red las características de los lunares normales y encontrar grandes diferencias con el que tenía en su rostro, le indicaba que estaba bien y que no debía preocuparse.

Inquieta, decidió acudir a una consulta particular, desde donde fue remitida con un cirujano plástico para que la librara de esa preocupación. Lo que el cirujano encontró fue revelador: su lunar presentaba todas las características de un nevo displásico, peligroso para la salud. Fue operada inmediatamente y ahora lidia con una cicatriz que podía haberse evitado si se hubiera tratado oportunamente.  

Qué son los lunares
Los lunares resultan atractivos en los rostros y la piel de muchas personas. Pero existen algunos que son atípicos y otros que resultan problemáticos para quien los posee.

Los lunares se forman por la concentración en el tejido de la piel de unas células llamadas melanocitos. Hay lunares rosados, morenos, marrones, planos y gruesos e incluso existe un síndrome llamado Síndrome del lunar atípico, que es común a muchas personas y que no reviste mayor importancia, siempre que sus características se mantengan.

Los lunares atípicos aparecen en las personas que poseen 100 lunares o más alrededor del cuerpo y miden más de 8 centímetros. Los normales miden alrededor de 6 centímetros y tanto su color como su forma son regulares y no presentan cambios.

Cuando el color varía, la forma cambia y hay picazón, dolor, elevación, sangrado, se forma una costra, se genera materia, supuración o ulceración, estamos ante un nevo displásico, que es como se denominan estos lunares que de no ser tra-tados pueden convertirse en melanomas, una patología de la piel que puede terminar en cáncer.

Aunque representa el 1% de las neoplasias malignas, el melanoma es el tumor de piel que más capacidad tiene de producir metástasis a otros órganos. La piel, el tejido celular subcutáneo y los ganglios linfáticos, son los principales sitios de metástasis local, mientras que el pulmón, hígado, hueso y sistema nervioso central son los órganos de mayor metástasis a distancia. De esta manera pueden causar la muerte del paciente.

Es conveniente vistar al médico si un lunar no  le parece normal.

Qué hacer cuando se ha detectado
Skin cáncer fundation
Cuando se confirma microscópicamente el diagnóstico de nevos displásicos, es aconsejable:

1 Registrar antecedentes familiares completos de lunares inusuales, melanomas u otros cánceres. Discútalo con su médico.

2 Someterse a exámenes regulares completos de la piel en los intervalos sugeridos por su médico, y aconsejarle a los familiares que hagan lo mismo.

3 Realizarse autoexámenes mensuales de la piel.

4 Reducir la exposición al sol. La exposición excesiva puede estimular la formación de nuevos lunares o hasta causar melanomas.

5 Tomarse un juego de fotografías de cuerpo entero, especialmente si familiares tienen nevos displásicos o melanomas y/o usted tiene muchos lunares. Los cambios pueden verse más fácilmente de esta manera.

6 Hacerse examinar rápidamente por su médico cualquier bulto inusual o cambiante de la piel.

7 Consultar con su médico para ver si se recomienda un examen ocular, ya que los lunares y los melanomas también pueden aparecer en los ojos.

Voz de experto
Nathalia Anaya Ortiz

Dermatóloga, Ips Dermatologia Avanzada. /Bucaramanga.

¿Representan los lunares un riesgo para la salud?
“Si, los lunares son una colección de células llamadas melanocitos, encargadas de dar la coloración a la piel, y representan lesiones que  pueden ser de origen benigno y/o maligno.

Es importante conocer las características de una lesión benigna para diferenciarla de lunares atípicos y de otras lesiones pigmentadas que tienen un comportamiento diferente y pueden ser precursoras de carcinomas y melanomas, un tipo de cáncer que puede comprometer la vida del paciente”.

¿Cuáles son los signos de alarma con respecto a los lunares?
“Actualmente contamos con la regla del  A, B, C, D, E del melanoma, que permite evaluar las características de los lunares o de las lesiones pigmentadas nuevas que aparecen en la piel. Si se presenta alguno de estos hallazgos, debe consultar al dermatólogo para que revise la lesión.

A: Asimetría de la lesión, una mitad de la lesión es diferente de la otra.
B: Bordes irregulares y poco definidos.
C: Cambios en el Color, o que presenten más de 3 colores.
D: Diámetro mayor de 6 milímetros.
E: Elevación/Evolución

En mi opinión, la ‘E’ de evolución es el signo más importante ya que los cambios (oscurecimiento, picor, sangrado o elevación…) en un lunar pueden indicar transformación a melanoma, sin olvidar que también puede aparecer melanomas ‘de novo’ sobre la piel normal”.

¿Qué lunares deben cauterizarse o recibir tratamiento?
“En general  en dermatología no se recomienda cauterizar lunares de manera rutinaria, sin un previo examen clínico, dermatoscópico o patológico del lunar que lo clasifique como lesión benigna o maligna.

Lunares que cumplan con las características antes mencionadas en la regla del A, B, C, D, E, deben ser biopsiados de manera prioritaria para clasificar el compromiso de la lesión y en lo posible tratarlo de manera temprana para salvar la vida del paciente.

¿Cuáles son las recomendaciones cuando un lunar provoque alarma?
“Es muy importante asistir a controles periódicos con el médico dermatólogo quien observará la evolución de sus lunares y elegirá el mejor tratamiento. En la mayoría de los casos se realiza una observación cuidadosa. Actualmente contamos con herramientas que optimizan nuestro examen como la Dermatoscopia (análisis por microscopía de epiluminiscencia) con el fin de detectar de forma temprana características que puedan hacer sospechar una transformación maligna. En caso tal, el dermatólogo realizará una biopsia para descartar o confirmar dicha transformación.

El único tratamiento curativo del melanoma es resecarlo con cirugía, y ésta depende de la localización, el tamaño y las características histológicas de la lesión. En general este tratamiento es realizado por un equipo multidisciplinario con Oncología, o cirugía Oncológica”.

¿Cómo considera el sistema de salud el tratamiento de los lunares?
“El sistema de salud en general debe dar prioridad a los tratamientos de patologías que puedan comprometer la vida del paciente.  Es muy importante la consulta oportuna del paciente, la remisión al médico especialista en dermatología quien realizara la evaluación clínica y dermatoscópica del paciente,  el diagnóstico mediante la patología y le ofrecerá el tratamiento al paciente según el caso. Se debe realizar posteriormente un seguimiento a los pacientes según la clasificación del cáncer, cada 2 a 4 meses los primeros dos años, posteriormente cada 6 meses los siguientes 6 años y anualmente durante 10 años”.   

Tipos de melanoma
Existen diversas formas de presentación del Melanoma, entre estas las más comunes en piel son:

1 Melanoma del lentigo maligno: es una mancha pigmentada de varios tonos, café-pardo o marrón, con puntos negros, bordes irregulares, localizada en cara o cuello. Esta lesión permanece así por mucho tiempo, pero luego crece de forma elevada y cambia de color a negro.

2 Melanoma de extensión superficial: se parece al lentigo maligno pero es más pequeño y elevado, de forma irregular y evolución más corta. Usualmente se localiza en las piernas y la espalda.

3 Melanoma nodular: es una lesión elevada, con forma de cúpula, de color negro o varios tonos pardos, que se ulcera y sangra con facilidad.

4 Melanoma lentiginoso acral: es una mancha que se pigmenta rápidamente, se vuelve nodular y se ulcera. Se localiza en las extremidades: dedos, lecho de uñas, plantas y bordes de los pies.

Publicada por
BELKYS P. ESTEBAN
Su voto: Ninguno (3 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones