domingo 18 de enero de 2009 - 10:00 AM

10 menores violaron el ‘toque de queda’

La lluvia era fuerte. Aún así Fernando y Javier, de 15 y 17 años, departían unos tragos sentados en una de las bancas de la carrera 33. La verdad estaban algo 'pasados de copas'. Era medianoche. Ellos acababan de salir de uno de los establecimientos nocturnos de la zona y, como estaban ‘prendidos’, decidieron seguir ingiriendo licor sobre la vía pública.

Según dijeron a las autoridades que los condujeron al Centro de Recepción al Menor, ellos no veían nada de malo en estar allí tomando: 'por qué tanta alharaca, si sólo estamos departiendo un rato', dijo Javier.

Édgar Salcedo Silva, secretario de Gobierno Municipal, informó que ellos fueron sólo dos de los diez menores de edad que fueron sorprendidos en la calle durante la primera noche de la entrada en vigencia del denominado ‘toque de queda’.

Como se recordará, mediante decreto, el alcalde de la ciudad, Fernando Vargas Mendoza ordenó que ningún adolescente puede estar en la calle después de las 12:00 de la medianoche.
Por supuesto a ninguno de ellos tampoco se le estará permitido ingerir bebidas alcohólicas, ni mucho menos consumir sustancias alucinógenas.

Siete de los diez jóvenes que infringieron la norma estaban tomando bebidas alcohólicas en vía pública, entre la medianoche y la madrugada de ayer, en zonas como Cabecera, Mejoras Públicas y  El Centro.

Los tres restantes se encontraban en establecimientos nocturnos, lo que le generó al dueño del establecimiento una drástica sanción.

Una vez los agentes de la Policía llevaron a los menores infractores al Centro de Recepción, se procedió a notificarles a sus padres sobre la situación de cada uno de ellos.

Uno a uno fueron llegaron los jefes de hogar, quienes tuvieron que firmar un acta en donde se comprometían a cuidar mejor a sus hijos: 'Mijo yo le dije que no saliera', le recomendó uno de los padres a su hijo infractor.

A él y a los demás jefes de hogar se les recordó que si sus hijos reincidían en la violación de la norma, se les conminaría a asistir a la Escuela de Padres, en donde tendrían que participar en jornadas de prevención y asistencia a menores, so pena de recibir una drástica multa.

Es de precisar que sólo uno de los diez jóvenes que cayeron en el operativo no tuvo acudientes y, por supuesto, fue dejado a disposición del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf.

Aunque la jornada de ayer, en primera instancia, fue de carácter pedagógico, Salcedo Silva dijo que había sido aceptable pues muchos jóvenes decidieron acoger lo dispuesto en la Resolución firmada por el alcalde al caer la tarde del viernes pasado.

Hay que aclarar, eso sí, que la fuerte lluvia que azotó a la ciudad entre la noche del viernes y la madrugada de ayer hizo que los operativos de control resultaron más traumático de lo normal.

De todas formas, Salcedo Silva aseguró que los controles continuarán. Esta medida, además de proteger la integridad física de los menores, le apuesta a reducir la alta cifra de delitos cometidos por los menores de edad en Bucaramanga.

Finalmente el funcionario les recordó a los propietarios de bares y tabernas que si permiten la entrada de jóvenes menores de edad a sus establecimientos, recibirán sanciones que irán entre los 5 y los 10 salarios mínimos mensuales legales vigentes. Incluso se les podrán sellar sus establecimientos.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad