martes 11 de agosto de 2020 - 12:00 AM

5.858 cepos se dejaron de instalar en Bucaramanga

Mientras en el primer semestre de 2019 se registró la imposición de 6.285 cepos por parqueo prohibido, para el mismo periodo de 2020 la cifra llegó a tan solo 427. No se descarta que la significativa reducción esté relacionada con las restricciones establecidas por la propagación del COVID-19.
Escuchar este artículo

La imposición de cepos en Bucaramanga ha estado marcada por escandalosas situaciones, tras el inconformismo que los ciudadanos sienten con esta medida que entró en vigencia desde hace tres años. Entre enero y junio de 2020, la Dirección de Tránsito de Bucaramanga, DTB, confirmó la instalación de un total de 427 bloqueadores vehiculares por parqueo prohibido, es decir, 5.858 menos que en el mismo periodo del año anterior.

Aunque el verdadero objetivo de los cepos es persuadir a los conductores para que no parqueen en espacios no autorizados, el procedimiento es reprochado en la capital santandereana, específicamente en los sectores de Cabecera, Centro y Real de Minas. Hay quienes aseguran que los funcionarios de la DTB ‘abusan’ durante los operativos de inmovilización de los automotores.

Hace unos días precisamente, a través de un video difundido por redes sociales, se pudo observar el malestar de los comerciantes que se encuentran sobre la carrera 35 con calle 52.

Enfrentados a los funcionarios de Tránsito o también llamadas Unidades de Bloqueo, que llegaron a instalar los cepos entre quienes presuntamente estaban cometiendo una infracción, los propietarios y administradores de varios negocios salieron a pedir -en una sola voz- “un poco más de consideración con nuestros clientes. Estamos cansados, atravesando por una situación crítica. No es justo que molesten a quienes nos vienen a comprar en estos momentos. Solo queremos que nos dejen trabajar. Pasan por esta misma zona hasta cuatro veces al día”.

En otros sectores de la ciudad, los comerciantes dicen tener ese sentimiento de impotencia porque se afectan con la medida: “Muchos clientes no demoran más de cinco minutos dentro del local, no obstruyen la vía o el tráfico, incluso parquear en una bahía también es malo para Tránsito. No estamos pidiendo que dejen de hacer los operativos, pero sí que sean un poco más flexibles porque con esta persecución lo que logran es que la gente no vuelva más. Debemos varios meses de arriendo y tenemos muchas cuentas por pagar”.

Lea también: ‘A media marcha’ están las obras de la Conectante C1-C2

Estadísticas

De acuerdo con el informe de la DTB, los cepos son una estrategia para controlar el abandono de vehículos sobre las vías de los sectores más transitados, junio ha sido el mes donde más se han instalado cepos, contrario a lo que ocurrió en abril que no se instaló ninguno. Sin embargo, en términos generales, se puede asegurar que durante este primer semestre la instalación de cepos en Bucaramanga tuvo una significativa reducción del 93%.

Cabe subrayar que los conductores de automóviles son los que más infringen la norma. Representan el 46,6% del total de sancionados, seguido de los motociclistas con el 32,3%.

Según las autoridades, el martes es el día en que más se instalan cepos y el domingo en que menos ocurre. . En 2019, se mantuvo este mismo patrón de comportamiento para ambos casos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad