lunes 29 de julio de 2019 - 12:00 AM

$8.242 millones le corresponden a Santander por deuda de Caprecom

El Acuerdo de Punto Final empezó a funcionar con el pago de las deudas que contrajo la liquidada EPS Caprecom con entidades en todo el país. A Santander le correspondieron recursos por $8.242 millones. Sin embargo, la deuda del sistema de salud en Santander alcanza los $300.000 millones.

Con el desembolso de 514.000 millones de pesos para liquidar las deudas de Caprecom, el presidente Iván Duque inició recientemente los pagos del Acuerdo de Punto Final.

Por este concepto, al departamento de Santander le correspondieron $8.242 millones, de los cuales, según voceros del Ministerio de Salud y Protección Social, ya se han realizado pagos por $8.080 millones.

La ESE Hospital Universitario de Santander fue la institución que recibió más dinero: $4.647’803.708 en total.

De acuerdo con Anwar Rodríguez, viceministro (e) de Protección Social, “lo que estos pagos implican para el prestador es liquidez para dos temas fundamentales, hacer saneamiento de sus cuentas y de las cuentas por pagar con el talento humano y generar mejor estado de liquidez para mejorar la atención en los servicios de salud de los pacientes”, aseguró.

Lea también: La dramática historia de un niño que padece cáncer y quiere regresar a su hogar

Los recursos que comenzaron a girarse para darle liquidez al sistema llegarán a 1.361 IPS (50,84%) y hospitales públicos (49,16%) de todo el país.

Luis Alejandro Rivero, secretario de Salud de Santander, reconoció que ese dinero, pendiente con algunos hospitales e IPS de la región, ayuda. No obstante, la deuda en Santander puede estar por el orden de los 300.000 millones de pesos, dinero que se le debe tanto a la red pública como a las EPS de la atención no POS.

“Cada peso que se reciba en este momento, teniendo en cuenta la situación de los hospitales, es necesario. Sin embargo, solo el Hospital Universitario de Santander tiene $250.000 millones de cartera con las EPS, dinero que esperamos se pague el próximo año. Solo de no POS son $30.000 millones, que ya es una cifra mayor”, explicó el secretario.

Julián Niño, gerente del HUS, aseguró que este dinero corresponde a recursos que ya estaban pactados pagar, pero que hasta ahora lograron ser girados. Además, señaló que “frente a la deuda, el impacto de estos recursos realmente no alivia la alta cartera que tienen las entidades con nosotros, aunque reconocemos que suman para ir pagando pasivos que venimos arrastrando desde hace varios años”.

Además, añadió que hoy la atención a migrantes que no tienen fuente de financiación sigue afectando las finanzas del Universitario.

“Estamos confirmando aún el giro de estos recursos en nuestras cuentas, teniéndolos (en nuestras manos) definiremos qué proveedores podemos pagar. Frente a una deuda de $250.000 millones, $4.600 millones definitivamente están lejos de aliviar la situación financiera del HUS, más cuando mensualmente el Hospital Universitario requiere entre $14 mil millones y $15 mil millones”, resaltó el gerente.

Lea además: Cuatro alumnos representarán a Bucaramanga en certamen de robótica

Se estima que la deuda histórica entre el Gobierno y las instituciones prestadoras de servicios de salud (IPS) como clínicas, hospitales y laboratorios oscila entre los siete y doce billones de pesos, cifra que ha ocasionado un desequilibrio en la atención y acceso a la salud de los colombianos.

La crisis que afronta el servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Santander, HUS, es una muestra de ello. Allí hay días en que se atiende a más del doble del número de pacientes para la que está acondicionada esta sala de emergencias.

Javier Francisco Martínez Durán, coordinador del servicio de Urgencias del HUS, señaló que se trata de una situación derivada desde años atrás por la crisis del sistema de salud.

“Las aseguradoras no tienen redes alternas como lo dice la norma. Muchos pacientes tienen que ser trasladados a otros sitios cuando el hospital ha copado su capacidad, pero no tienen otra alternativa en donde ser atendidos”, afirmó.

En el HUS, la atención se presta las 24 horas del día y en ningún momento se ha detenido, pese a la congestión.

Julián Niño, gerente de la ESE HUS, afirmó que, junto con su equipo, llevan dos años organizando la cartera del Hospital.

Le puede interesar: Santander cuenta con una nueva unidad de quemados

“Esperamos recuperar la mayor cantidad de recursos, cuando llegamos realmente no teníamos un adecuado nivel de coincidencia entre la deuda que reportábamos nosotros y la que reportaban los diferentes pagadores. Esperamos que el esfuerzo del trabajo realizado para tener nuestras cifras conciliadas permita que seamos grandes beneficiarios de esta Ley de Punto Final”, resaltó.

Cabe aclarar que este mecanismo hace referencia únicamente al saneamiento de las deudas por recobros de servicios, tecnologías y medicamentos no incluidos en el Plan Obligatorio de Salud, es decir, no financiados por la UPC.

Para el Secretario de Salud de Santander, este acuerdo es lo mejor que le puede pasar al sistema.

“Esperaría que este acuerdo fuera una solución para el sistema. Es un acuerdo que estaba en mora, algo que se venía pidiendo a la Nación. Lo mejor que puede pasar es que el otro año se cumplan esos pagos, tanto a la red pública como a las EPS, en la medida que eso se dé, van a tener recursos para pagarle a los hospitales”, aseguró.

Entidades como el Hospital Psiquiátrico San Camilo, el Instituto de Salud de Bucaramanga, el Hospital San Juan de Dios de Floridablanca, la ESE Hospital Regional del Magdalena Medio y el Hospital Regional de San Gil también recibirían recursos que oscilan entre los $100 millones y $500 millones cada uno.

¿Qué es el acuerdo de punto final?

La Ley de Punto Final es una iniciativa impulsada por el Ministerio de Salud y el Ministerio de Hacienda que buscará saldar las deudas históricas entre el Gobierno y las instituciones prestadoras de servicios de salud (IPS) como clínicas, hospitales y laboratorios, con el objetivo de intentar dar liquidez al sistema de salud colombiano.

Con recursos de la Adres se adelantará un proceso de auditoría y pago de una posible deuda de $5,2 billones, asociada a los servicios y tecnologías no financiados con la UPC (Unidad de Pago por Capitación) del régimen contributivo.

En el régimen subsidiado, el saneamiento implicará pagos por aproximadamente $1,5 billones, donde la Nación cofinanciará el esfuerzo territorial, para lograr el saneamiento definitivo asociado a los servicios y tecnologías no financiados con la UPC del régimen subsidiado.

Cabe aclarar que el Acuerdo de Punto Final no sólo permitirá saldar las deudas históricas que en muchos casos superan más de una década, sino también consolidar un nuevo mecanismo para que este tipo de inconvenientes no vuelva a repetirse. La actualización del Plan de Beneficios de Salud (PBS), el control de precios de medicamentos, las compras centralizadas, la continuidad de las exclusiones y la implementación de Valores Máximos de Recobro también hacen parte de las medidas que se integran con el acuerdo.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad