domingo 11 de octubre de 2009 - 10:00 AM

Acapulco padece por la ausencia de agua potable

El agua potable es el recurso básico primordial que algunos colombianos tienen con sólo abrir las llaves de su casa, mientras otros la consumen de pilas comunitarias.

Sin embargo, en Acapulco vereda de Girón, ubicada a 20 minutos de Bucaramanga, el valioso líquido no sale de las llaves y la calidad de la poca que se consigue no es apta para el consumo humano, pues proviene de fuentes hídricas contaminadas, en su mayoría por cultivos que vierten químicos.

Con la sequía que se vive desde septiembre pasado, los 3.000 habitantes de Acapulco pasan trago amargo porque la ciénaga que reserva el agua tiende a desaparecer.

Ante el inevitable problema, la opción fue comprar (el dos de octubre) al Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, AMB, el agua equivalente a cinco carrotantes, por un valor de 111 mil pesos.

Líquido que no ha llegado a su fin, pues el Acueducto no se encarga del desplazamiento del agua y el Cuerpo de Bomberos de Bucaramanga, CBB, que se comprometió con la entrega no ha cumplido con su propósito.

A lo que el capital Wilson Pineda, jefe de operaciones del CBB, respondió: 'no es competencia de nosotros la labor de llevar agua pero la haremos llegar gratis. Además, por el momento atendemos emergencias forestales'.

La demora se debe a que Bomberos de Bucaramanga, tiene solo  dos carrotanques contra incendios; uno es utilizado en las zonas afectadas por las conflagraciones y el otro está en reparación.

Última esperanza

Los casi 40 metros cúbicos de agua que compraron solventará las necesidades por un par de días. 'El agua que pagamos durará muy poco'. '¿Y después?' Se pregunta Mauricia Ruiz, líder de Acapulco, quien recalca: 'parece que la única esperanza que tenemos para tener agua es que llueva'.

'El alcalde Luis Alberto Quintero nos prometió hace unos meses que tendríamos agua de manera definitiva, pero todo se quedó en promesas. Seguimos tomando agua sucia, contaminada y no queremos seguir en esa condición', señala Luis Enrique Roa, otro habitante afectado por la ausencia del líquido.

Problema de años pasados

Han sido al menos 40 años de constante búsqueda del agua que es, 'un derecho fundamental', según afirman los afectados, quienes cada semana subían al pozo para prender la moto bomba que generaba presión para la distribución del agua.

El 50 % de las 750 personas adscritas a la compra del líquido, pagaban 3.000 pesos mensuales por el mantenimiento de la máquina que les permitía la recolección del agua una vez a la semana, durante dos horas.

El líquido que lograban conseguir se destinaba para la cocina, el lavado de ropa y el abastecimiento a 600 estudiantes del colegio Miguel Sánchez Hinestroza y a tres guarderías más con 20 estudiantes cada una.  Hoy, los niños ni pueden hacer uso de los baños, ni tienen agua para lavar sus manos, lo que ha provocado la aparición de brotes de dengue.

Con la sequía, los hombres, en su mayoría se desplazan a Floridablanca y Bucaramanga para comprar el líquido que trasladan en pimpinas.
Nohema Viviescas, líder de Acapulco, subraya que la población no aguantará más indiferencia de las entidades, a pesar de los esfuerzos realizados para tener el valioso líquido.

'La compra de agua es un alivio, pero no podemos vivir toda la vida con agua por unos solos días, y ahora peor, porque es una esperanza'.  
Es así, como Acapulco padece día a día la ausencia del agua. 'Los que están abajo, no saben cómo se vive acá arriba, sin agua para algo tan elemental como alimentarse', recalca Roa.

Al cierre de esta edición Acapulco no había recibido el agua que compraron hace diez días al Acueducto Metropolitano.

Responde Girón

Julián Serrano Gómez, secretario de Infraestructura de Girón, dijo que en el centro poblacional se encuentra instalado el 90% de las líneas internas de conducción del agua potable que llegará a cada casa, las 24 horas dAel día, y que se distribuirá desde un tanque con vida útil de 25 años de expansión.

'Falta terminar parte de la instalación de las redes internas. Una vez se realice toda la obra, se tiene proyectado suministrar de agua potable a Acapulco en diciembre próximo', explica Serrano Gómez.

Una vez se cumpla con la instalación de las redes restantes del proyecto, la empresa de Servicios Públicos de Ruitoque, se encargará de cobrar por el recurso básico a cada una de las 600 familias.



Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad