miércoles 11 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Adolescentes y jóvenes, los más afectados por la conducta suicida

Según reportes publicados por el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en Colombia los niños, adolescentes y jóvenes son las principales víctimas de suicidio en lo que va de 2019.

Durante este año se han reportado 1.024 suicidios, de los cuales 447, corresponden a este grupo poblacional, que figuran como principales víctimas. De estos, 125 son menores de 18 años.

En 2018, el 10,53% del total de los casos de este acto fatal ocurrieron en personas entre los 5 y 17 años de edad, situación que es alarmante pues va en aumento.

Frente a ese panorama, Santander ocupa el quinto lugar de los departamentos que presentaron mayor número de casos en 2018. En total 143.

El año pasado en Santander se presentaron 124 casos de suicidios en hombres y 19 en mujeres.

Bucaramanga es la ciudad que encabeza la lista, con 40 casos, seguido de Floridablanca con 14, Piedecuesta con 12 y Barrancabermeja con 11.

De acuerdo con el informe de comportamiento de suicidio del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en el país la tendencia de suicidios en los hombres es mayor que en las mujeres. Por cada 4,66 hombres se suicida una mujer.

Lea también: En Bucaramanga, la tasa de suicidio está por encima de la media nacional

Ante este escenario, la Asociación Colombiana de Psiquiatría en conjunto con el Ministerio de Salud adelantan una campaña enfocada en la prevención del suicidio: ‘Hay preguntas que salvan vidas, prevenir es preguntar’. La iniciativa se lanzó ayer, en el marco de la celebración del día mundial de prevención del suicidio.

De acuerdo con Carolina Porras, psiquiatra Infantil y Representante por Santander de la Asociación Colombiana de Psiquiatría, para prevenir las conductas suicidas es necesario suspender el tabú, mencionar del tema y entender que hablar del suicido no aumenta esta conducta.

Atender las señales de alarma e identificar los factores de riesgo son claves para prevenir un suicidio. Todos podemos hacer preguntas que salvan vidas pero es importante saber cómo hacerlas.

“En los jóvenes hay que saber cómo se hace la pregunta. Para un adolescente es muy difícil hablar de sus propias emociones, poner en sus propias palabras lo que le está pasando. La clave es ser muy respetuoso, oírlo, no juzgarlo, mostrarle de forma empática que estoy con él, acompañarlo y direccionarlo a los servicios de salud”, explicó.

Preguntas como ¿Has pensado que es mejor morir? ¿Has pensado en hacerte daño? ¿Lo intentaste alguna vez? ¿Crees que todo está mal y no puede mejorar?, entre otras son las adecuadas para descubrir si esa persona está en riesgo y motivarlo a buscar ayuda.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad